OPINIÓN: ¿Por qué la reelección de Obama favorecería a los mexicanos?

Si Obama resulta reelecto en la elección presidencial de EU, podrá dar continuidad a políticas que apoyan a la comunidad latina
incendio colorado
obama_uno  incendio colorado  (Foto: )
  • A+A-
Por: Susannah J. Glusker
Autor: Susannah J. Glusker | Otra fuente: 1
NULL

Nota del editor: Susannah J. Glusker es presidenta de la oficina de empadronamiento de electores de Demócratas en el Extranjero, en la Ciudad de México. 

(CNNMéxico) — Sí, coincido con el análisis de que México resulta importante pero no una prioridad en materia de política exterior para la administración de Barack Obama, presidente de Estados Unidos.

Esto me recuerda el texto de mi madre, Anita Brenner, en su libro El viento que barrió México, que nos da una perspectiva de casi 70 años. "En Estados Unidos no podemos vivir seguros hoy (1943), ni podremos en lo sucesivo, si no tomamos en cuenta a México; ni México estará seguro si hace caso omiso de nosotros". 

Probablemente esto se deba al hecho de que, desde mi punto de vista, somos demasiado buenos vecinos: Estados Unidos presiona en asuntos económicos y fronterizos; México, por su parte, busca introducir al mercado sus productos agrícolas e industriales. Luego, cuando surgen problemas, se ofrecen disculpas y se echan a andar los mecanismos diplomáticos para corregir los problemas ignorados que de pronto salen a luz, como por ejemplo el reciente escándalo de Rápido y Furioso, que alcanzó el grado de crisis binacional en el momento en que murió un ciudadano de Estados Unidos, por cierto, de origen mexicano.  

La frontera que divide a estos dos países, tomando en cuenta la enorme diferencia económica entre ambas poblaciones, se podría definir con el dicho de "el pasto siempre aparenta estar más verde al otro lado de la cerca". De tal forma, los estadounidenses viajan a México y gozan del arte, los sabores, colores, olores, música y los abrazos, mientras que los mexicanos van al norte en busca de mejores ingresos. Ambos buscan una mejor vida. La relación personal es buena y aunque guardando cierta distancia, se enamoran y forman nuevos hogares en ambos lados de la frontera.

Sin embargo, hay pocos países colindantes en el mundo que tienen no solo una diferencia enorme de nivel económico entre las clases media y las de escasos recursos, y que a la vez mantienen una colaboración comercial y política estable con una gran simpatía por la convivencia  personal.

En lo que atañe al intercambio comercial entre los dos países, Estados Unidos es el principal socio comercial de México, que a su vez, es el tercer socio comercial de Estados Unidos después de Canadá y China. Aproximadamente el 25% de las exportaciones de Estados Unidos tienen su destino en México, según datos del Departamento de Estado de EU.

El ataque que sufrió Estados Unidos el 11 de septiembre del 2001 modificó sus prioridades, que desde mi punto de vista son la seguridad de sus fronteras, el terrorismo y el narcotráfico. La relación se mantiene estable y positiva, pero cambia.

Ahora bien, dada esta realidad política, comercial y social, ¿cuál candidato sería mejor para México?

Obama, a pesar de las fuertes  presiones en el Congreso —con mayoría del partido republicano—, de los grupos de cabildeo y ante la crisis económica, ha tomado medidas importantes para Estados Unidos y México. A pesar de los incidentes violentos en la frontera, Obama avaló la legalización de miles de mexicanos que llegaron a los Estados Unidos siendo niños, que estudiaron en escuelas públicas y hablan inglés pero no obstante, vivían con el temor a ser deportados. Ahora pueden obtener licencia de  conducir, trabajo legal —con salario mínimo— y estudiar carreras universitarias, lo que les da la oportunidad de legalizar su permanencia en la Unión Americana.

¿Cómo definir en términos concretos que la presidencia de Obama sería mejor para México y los mexicanos residentes en Estados Unidos?

En primer lugar, por sus valores, de clase media y de minoría sui géneris. Se formó en una familia de clase media en la que conoció en carne propia los problemas que enfrentan millones de personas, como por ejemplo el de los gastos médicos.

Accedió a un nivel de educación magnífica y se graduó con honores. Conoce la lucha a la cual se enfrenta la mayor parte de la población en Estados Unidos y de otros países.

Logró cambiar el sistema de préstamos gubernamentales eliminando la intermediación del banco, que lucraba con dinero de los contribuyentes, y redujo a los estudiantes los intereses para el financiamiento de sus estudios, y así aumentó el ingreso al erario en  millones de dólares.

Sin embargo, reconozco que prevalece un ambiente hostil hacia Obama por los cabildeos del 1% de la población —los que más recursos tienen, desde mi punto de vista—. Si se le reconoce su labor y Obama es reelecto tendrá mayor poder para corregir más injusticias que afectan a la mayoría de la población.

Me uno a quienes consideran que Obama es la mejor opción.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Sussanah J. Glusker.

Ahora ve