OPINIÓN: 'Siri' y 'Hashtag', los extravagantes nombres de bebé

La extraña moda dejó de ser exclusiva de las celebridades y algunas familias comunes se aventuraron a llamarlos Facebook o Apple
bebes
bebes-niños  bebes  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Dean Obeidallah | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Dean Obeidallah es un abogado retirado, comediante político y comentarista frecuente en varias televisoras incluyendo a CNN. Es el editor del blog de política The Dean’s Report y es codirector del documental que está por estrenarse The Muslims Are Coming! Síguelo en Twitter: @deanofcomedy

(CNN) Siri, Marte, Mac y Luna. No hablo de productos Apple o términos planetarios. Estos son nombres de bebé. Y no de cualquier persona sino los que han aumentado su popularidad en 2012, de acuerdo con la lista publicada en Baby Center.com.

¿Bebé Siri? En serio, ¿quién nombraría a su hijo como un producto frustrado de Apple que casi nunca funciona? Y hablando de otra Apple (como la hija de Gwyneth Paltrow y Chris Martin), ascendió unos impresionantes 585 lugares en la lista de nombres para niñas nacidas este año. Entonces bien podría existir una familia con una hija llamada Apple y un hijo llamado Siri. (Espero que con eso la familia tenga un descuento en la famosa tienda).

Hubo una época en la que tener nombres bizarros era algo que solo hacían las celebridades (como si ser el hijo de una celebridad no fuera reto suficiente). Ahí tienes a Blue Ivy de Beyoncé y Jay Z; el hijo de Penn Jillete nombrado Moxie Crimefighter; la hija de Bono, Memphis Eve, y el hijo del actor Jason Lee, Pilot Inspektor, y la lista sigue.

Pero ahora esta "moda" aparentemente se extiende hacia los no famosos. El 2011 tuvo sus propios nombres extravagantes como: Moo, Draper, Graceland y Tequila.

Hubo reportes sobre una recién nacida llamada Hashtag. Parece broma, pero después de la historia del año pasado acerca de un niño en Egipto al que nombraron Facebook (en honor a la importancia de la red social durante la revolución), no podemos estar muy lejos de nombres como Retweet y Spam Blocker. Realmente solo es cuestión de tiempo antes de que conozcas a un niño llamado DVR o Playstation 3.

Aparentemente algunos padres piensan que nombrar de esa manera a sus hijos, los distinguirá. Noticia de último minuto: no es el nombre lo que hará sobresalir a tu hijo, son sus logros.

Aunque no quiero arruinar la creatividad, seamos honestos, tiene que ver más con los padres presumiendo su "inteligencia" que de encontrar el nombre ideal. No es que primero tengan que conocer a sus hijos unos meses y después decir, “¿Sabes? Realmente es un pequeño Siri”.

¿Y acaso consideran que el nombre de un bebé puede tener consecuencias para el niño, incluso, afectar su vida futura como padre o madre? Cuando pienso en mi propio nombre, me doy cuenta de que mi vida pudo haber sido muy diferente si mis padres hubieran seguido sus primeros instintos cuando me bautizaron.

Mi padre palestino me quería poner Saladin por el famoso líder musulmán, mientras que mi madre siciliana quería nombrarme Dino. En cambio acordaron llamarme Dean.

En el norte de Jersey, Dean no era un nombre común. De hecho, me hizo sentir diferente al ser el único en mi clase. Y hasta ahora me dio gusto ver que Dean no estaba entre los primeros 100 del listado del 2012.

La verdad es, si me hubieran puesto Dino, seguramente sería más relacionado con mi etnia por los maestros, posibles empleadores y compañeros de trabajo. Hubiera tenido que superar varios estereotipos culturales.

Si mi nombre fuera Saladin Obeidallah, ya te podrías imaginar toda la "diversión" después del 11-S en Estados Unidos. Lo más probable es que hubiera sido elegido para chequeos de seguridad "al azar" en el aeropuerto o simplemente me acostumbraría a tomar el autobús para cruzar el país.

Pero hay una diferencia entre un nombre que no es muy común a tener el de una marca o aparato favorito. Un nombre es parte importante para formar la identidad de un niño. Puede provocar críticas o falsas impresiones sin conocerlo, un problema general del mundo que tendrá que enfrentar tu hijo.

Por ejemplo, estudios han descubierto que los niños con nombres que lingüísticamente suenan como si vinieran de un estatus socioeconómico más bajo son menos propensos a ser recomendados para clases de niños superdotados y seguramente serán catalogados como si tuvieran problemas de aprendizaje.

Otra investigación reveló que los niños con nombres que suenan femeninos –como Shannon o Ashley– han tenido más problemas disciplinarios en la escuela por ser molestados. Y otros estudios han encontrado una relación entre la cantidad de gente a la que les gusta su nombre y su nivel de autoestima.

Entonces, padres, no olviden que su elección tendrá un impacto duradero en sus hijos, tanto para bien como para mal. Y si insistes en escoger un nombre raro para tu bebé, entonces propongo que se le dé la oportunidad a él o ella de renombrarte a su gusto. Al menos así sería justo que un niño llamado Hashtag tenga padres llamados Angry Birds y YouTube.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Dean Obeidallah

Ahora ve