OPINIÓN: Casi todo EU, entre los enemigos de la Asociación del Rifle...

Celebridades, periodistas y organizaciones caritativas son algunos de los que integran el compilado de opositores
  • A+A-
Autor: John Avlon | Otra fuente: 1

Nota del Editor: John Avlon es colaborador de CNN y columnista político en Newsweek y The Daily Beast. Es coeditor del libro Deadline Artists: America's Greatest Newspaper Column. Colabora regularmente en el programa Erin Burnett OutFront y es integrante del Equipo de Ataque Político de OutFront.

(CNN) — Pregunta: ¿Qué tienen en común George Clooney, Chaka Khan, la Asociación Médica Estadounidense, Bon Jovi y C. Everett Koop?

Respuesta: Todos ellos se ubican entre los 500 nombres de la absurda nueva "lista de enemigos" elaborada por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés).

A Richard Nixon le daría vergüenza ver que su siniestra forma de mantener un registro ha sido revivida de manera tan promiscua por la NRA. Sin embargo, de esta lista se puede rescatar algo valioso: es una muestra de que la organización se ha sellado herméticamente de la sociedad en general y está atrapada en debates conservadores que lo han desconectado de las personalidades destacadas de EU.

La lista de enemigos fue publicada originalmente a mediados de septiembre y de forma encubierta en la página de internet de la NRA bajo el título: "Organizaciones Nacionales con Políticas Antiarmas". Sin embargo, con la discusión sobre la restricción de armas, tras la masacre en la Escuela Primaria Sandy Hook, la lista se ha convertido en el ejemplo más reciente de pésimo criterio al interior de lo que alguna vez fue una honrosa institución.

Porque cualquiera que haya sido parte del personal encargado de su elaboración se basó en la idea de "o estás con nosotros o en nuestra contra" de manera tan literal, que todo aquel que no porte con su credencial de conservador es considerado un enemigo.

La lista se divide en categorías, incluyendo "personas y celebridades antiarmas", periodistas, organizaciones civiles y empresas, así como otra sorpresiva clasificación que incluye a líderes religiosos. No hay que ser un miembro fundador de Mensa (la Asociación Internacional de Superdotados) para ver cómo esto va a dividir más a los estadounidenses, en lugar de acercarlos.

Vivimos en una cultura de la celebridad impulsada, para bien o para mal, así que vamos a empezar con un vistazo a los famosos.

Lo primero que me llamó la atención fue la preponderancia de estrellas de comedia de la década de 1970, quienes al parecer se encuentran entre las principales amenazas de los actuales derechos de armas en Estados Unidos, incluyendo a Sandy Duncan, Marilu Henner, Ed Asner, Hal Linden y Pam Dawber, está última del programa Mork & Mindy. Imagino que quien elaboró la lista estuvo encerrado en un armario lleno de teleguías amarillentas. Es casi un milagro que The Partridge Family no estuviera en la lista.

Pero la NRA parece no estar satisfecha con limitar sus objetivos a celebridades de viejas épocas, tenía que continuar y traer a Sean Connery a la lucha, junto con Bruce Springsteen, Albert Brooks, Tony Bennett, Jack Nicholson, Britney Spears, Jerry Seinfeld y Oprah Winfrey.

En el lado cívico, la asociación considera oportuno enlistar a todos, desde Dick Parsons hasta Maya Angelou, pasando por (el difunto) Ed Koch y Michael Eisner. También puede considerarse un enemigo declarado si no está suscrito a la revista National Review.

Los nombramientos cobran mayor relevancia cuando se observa una lista parcial de organizaciones civiles, caritativas y religiosas determinadas por la NRA. Advertencia: respide profundamente antes de leer en voz alta:

• AARP;

• AFL-CIO;

• Asociación Médica Estadounidense;

• Asociación de Abogados Estadounidenses;

• Comité Judío Estadounidense;

• Liga Antidifamación;

• B'nai B'rith;

• Fondo de Defensa Infantil;

• Fundación de Acción Ambiental;

• Iglesia Episcopal;

• Fundación Lauder;

• Liga de Mujeres Votantes de Estados Unidos;

• Asociación Nacional de Organizaciones de la Policía;

• Coalición Nacional Contra la Violencia Doméstica;

• Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color;

• Consejo Nacional de La Raza;

• Liga Nacional Urbana;

• Asociación Nacional de Lesiones de la Médula Espinal;

• Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano;

• Conferencia Católica de Estados Unidos;

• Iglesia Metodista Unida;

• Iglesia Unida de Cristo;

• Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos;

• y la Asociación Cristiana de Mujeres Jóvenes de Estados Unidos

Lo pregunto en serio: ¿Quién falta?

La lista incluye a casi todos los grupos y congregaciones religiosas de importancia en EU, a cada sector étnico y circunscripción electoral de trascendencia.

Y si añadimos a la Coalición Nacional Contra la Violencia Doméstica y a la Asociación Nacional de Lesiones de la Médula Espinal, resulta un poco absurdo o despiadado —o ambos—.

Una de mis letras favoritas de U2 dice: "Elige a tus enemigos con cuidado, porque ellos te definirán". La NRA, al igual que gran parte del movimiento conservador, ha elegido a sus enemigos indiscriminadamente, sin tomar en cuenta que integran la mayor parte de un Estados Unidos moderno.

Este es un subproducto de la polarización, de lo que parece una necesidad de expulsar cualquier voz disidente y de la preocupación por la pureza ideológica.

En el caso de la NRA, esto es opuesto a las políticas que apoyó en el pasado, tales como las zonas escolares libres de armas y la verificación universal de antecedentes. Lo cual también se refleja en sus discursos sordos, como los que hace poco pronunció Wayne LaPierre, o el comercial de televisión verdaderamente fuera de la realidad al llamar "hipócrita elitista" a Barack Obama por tener para sus dos hijas un guardia del Servicio Secreto en la escuela.

La esencia de la evangelización gana adeptos, pero esa meta fácilmente puede caer en el olvido cuando uno se preocupa por no estar a tono con los intereses de las bases.

Los defensores sensatos de los derechos de la Segunda Enmienda son ignorados por el radicalismo recalcitrante de la organización, y exalta el porcentaje del 74% de los integrantes de la NRA que apoyan la verificación universal de antecedentes.

Añadir una lista indiscriminada de enemigos a la página de internet de la NRA solo pone de manifiesto su aislamiento, así como consolidar la oposición entre los personajes mencionados y sus seguidores.

Cuando halló su nombre en el nuevo documento de la NRA, el legendario columnista Jimmy Breslin, uno más de los personajes distinguidos en el listado, dijo: "quiero ser el primer lugar". Una respuesta directa al torpe intento por intimidar.

La lista de los enemigos de la NRA será contraproducente. Y entonces quizá sus innecesarios excesos provocarán un aclamado replanteamiento dentro de la organización, así como un oportuno recordatorio de que la política de sumar siempre es más eficaz que la política de la división.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a John Avlon.

Ahora ve