Chipre, ¿inicio de desbandada bancaria?

Impuesto a depósitos en Chipre provocaría retiros de ahorro en otros países, dice Wolfgang Münchau; la eurozona prácticamente cayó en el incumplimiento de una garantía de seguro de depósito, añade.
Wolfgang Münchau
Financial Times -

Sir Mervyn King dijo una vez que no era racional iniciar una corrida bancaria, pero sí era racional participar en una cuando ya ha comenzado. El gobernador del Banco de Inglaterra tenía razón, por supuesto. El sábado en la mañana, los ministros de Finanzas de la zona euro podrían haber comenzado una corrida bancaria.

Con el acuerdo sobre un ‘recorte' (reducción del valor de los activos) a los depositantes en Chipre, la eurozona -prácticamente aunque no oficialmente- ha caído en incumplimiento de una garantía de seguro de depósito sobre los depósitos bancarios. Dicha garantía fue otorgada en 2008, tras el colapso de Lehman Brothers. Consistía en una serie de garantías coordinadas a nivel nacional. Querían enfatizar políticamente que todos los ahorros estaban a salvo.

Estoy utilizando la expresión "prácticamente aunque no oficialmente", porque legalmente Chipre no ha caído en morosidad ni ha impuesto pérdidas a los depositantes. El país está recaudando un impuesto del 6.75% sobre los depósitos de hasta 100,000 euros, y un impuesto del 9.9% sobre los depósitos por encima de ese umbral. Legalmente, éste es un impuesto sobre el patrimonio. Económicamente, es un recorte.

Yo mismo había favorecido un recorte, o un impuesto sobre los depósitos de más de 100,000 euros, la parte no cubierta por la garantía de seguro de depósitos. No hay ninguna razón moral o económica para proteger a los extranjeros que han decidido estacionar grandes sumas de dinero en una cuenta de banco chipriota por cualquier razón. Este recorte también habría estado en línea con la filosofía del seguro de depósitos. Su propósito no es proporcionar una certeza absoluta, sino evitar corridas bancarias, que es lo que sucede cuando vas en contra de los pequeños depositantes. Por tanto, los esquemas de seguro de depósitos bien diseñados imponen techos.

Yo no podía creerlo cuando me enteré de que los ministros de Finanzas de la eurozona fueron tras los pequeños depositantes en Chipre. Entiendo la razón puramente técnica por la que lo hicieron. La eurozona no podía ponerse de acuerdo sobre un rescate completo, que habría costado 17,000 millones de euros.

Los alemanes rechazaron un préstamo que estaban seguros que Chipre invariablemente incumpliría. Así que la suma se redujo a 10,000 millones de euros. Un recorte a los depositantes era la única forma de cofinanciar esto. Cuando hicieron las matemáticas, encontraron que los depósitos grandes no habrían sido suficientes.

Así que optaron por un impuesto sobre el patrimonio con una escasa progresión. Ni siquiera hay una exención para las personas que sólo tienen ahorros muy pequeños.

Si uno quisiera alimentar el clima político de insurrección en el sur de Europa, ésta es la manera de hacerlo. El daño político a largo plazo de este acuerdo será enorme. En el corto plazo, el peligro consiste en una corrida bancaria generalizada, no sólo en Chipre.

Al igual que en el caso de Grecia, los ministros de Finanzas dijeron: "No se preocupen, ésta es una situación única". Eso es cierto sólo en un sentido legal muy estrecho. El recorte sobre los bonos en Grecia ciertamente fue diferente al recorte sobre los depositantes en Chipre. Y cuando ellos repitan esto en alguna otra parte, será único, una vez más.

A menos que haya una prórroga de último minuto para los pequeños ahorradores, la mayoría de los ahorradores chipriotas actuara racionalmente si retiran el resto de su dinero simplemente para protegerlo de mayores recortes o impuestos. Sería igualmente racional que los ahorradores en otros países del sur de Europa se unan a ellos. La experiencia de Chipre les dice que la solvencia de un esquema de seguro de depósitos es únicamente tan buena como la del Estado. Considerando la proporción de deuda del sector público italiano, o el endeudamiento combinado del sector público y privado de España y Portugal, no hay manera de que estos Gobiernos puedan garantizar todos los depósitos bancarios por sí solos.

El rescate de Chipre ha demostrado que las naciones acreedoras insistirán desde ahora en que cualquier rescate bancario debe ser cofinanciado por los depositantes.

Lo realmente desconcertante es ¿por qué la gente no retiró su dinero antes? ¿No leen los periódicos? ¿Tal vez confiaban en el nuevo presidente de Chipre, que les había prometido que él no volvería a aceptar esto? ¿Y por qué ha habido tan poca fuga de depósitos en otras partes del sur de Europa? ¿Acaso ellos también confían en sus Gobiernos? Más importante aún, ¿seguirán haciéndolo ahora?

Hay algunos impedimentos institucionales contra las corridas bancarias dentro de la zona euro. Algunos países imponen límites diarios de retiro, aparentemente como medida contra el lavado de dinero. Tampoco es fácil abrir una cuenta bancaria en un país extranjero. En muchos casos, es necesario tener residencia. Puede que tengas que viajar hasta allí en persona, y es necesario hablar el idioma local o por lo menos inglés.

Pero yo no me consolaría tanto con estos impedimentos. Una vez que el miedo alcanza un nivel crítico, la gente actúa, y entonces una corrida bancaria se convierte en un proceso de autoperpetuación. Ha habido mucha complacencia sobre la crisis de la eurozona en los últimos ocho meses.

Mucha gente incluso pensó que la crisis había terminado porque Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, ofreció una garantía como prestamista de última instancia. Los depositantes bancarios ahora entienden que si la crisis había terminado, era sólo porque la zona euro había encontrado una nueva fuente de financiamiento: sus ahorros.

No tengo ni idea de si habrá o no una corrida bancaria en las próximas semanas. Pero seguramente sería algo racional.

Ahora ve
En las calles de Tokio puedes jugar Mario Kart, pero en la vida real
No te pierdas
×