Reducción de estímulo, un misterio en EU

La Fed evitó referirse a la reducción de su programa de apoyo monetario, dice Mohamed El-Erian; esperará que los datos de la economía en septiembre disminuyan el temor de inversionistas.
fed5  (Foto: Getty)
Mohamed A. El-Erian*
FORTUNE -

Tras la inquietante volatilidad de mayo y junio, la Reserva Federal optó ayer por la tranquilidad del mercado. Como resultado, las dos (o tres) decisiones consiguientes se postergarán ahora hasta septiembre. Esto nos llama a preguntarnos si la búsqueda actual de calma en los mercados echará raíces más profundas en el ínterin o, por el contrario, repercutirá en una mayor inestabilidad más tarde.

Estas son las tres principales aserciones que la Fed hizo la tarde de este miércoles al término de una reunión de dos días: uno) La economía estadounidense sigue mejorando, aunque a un ritmo moderado y con el desempleo aún alto; dos) dada la necesidad continua de una "política monetaria de sesgo altamente flexible", los banqueros centrales prevén mantener bajas las tasas de interés oficiales durante largo tiempo; y tres) el panorama económico sigue siendo incierto, incluido el equilibrio entre inflación y desinflación.

Más importante es lo que los banqueros centrales han decidido no abordar en esta ocasión. Dos elementos destacan aquí: se abstuvieron de ofrecer información adicional sobre su inclinación a  "reducir" las compras de activos hechas por la institución; y se abstuvieron de desarrollar sustancialmente su orientación a seguir en materia de política monetaria.

Es comprensible que el Banco Central decidiera contenerse o callar en estas cuestiones.

Las intensas perturbaciones del mercado que siguieron a las declaraciones de mayo/junio relativas a que la Fed disminuiría el estímulo sugieren que los inversionistas todavía no están muy convencidos de las posibilidades de un cambio ordenado desde un crecimiento "asistido" hacia un crecimiento "genuino". Y por ello, la reducción del apoyo de la Fed a la economía fue vista como prematura y perjudicial.

Es muy probable que los dos temas no aludidos esta vez sean abordados por los funcionarios de la Fed en su próxima reunión de política monetaria. Y, al aguardar hasta septiembre, ellos esperan que el temor del inversionista sea contrarrestado por la publicación de datos adicionales que confirmen que la economía de Estados Unidos está alcanzando la llamada "velocidad de escape".

Este resultado, si se materializara, también facilitaría el siguiente paso o avance de la estrategia política futura (el otro componente particularmente complejo de la política altamente experimental de la institución). Y con ello, la institución espera mejorar la probabilidad de una reducción ordenada y gradual de las políticas experimentales implementadas por ella.

Para septiembre quizás también sepamos quién sucederá a Ben Bernanke al frente del Banco Central más poderoso del mundo. En este sentido, en lugar de estar absorbidos por el circo mediático Summers-Yellen (los dos tentativos sucesores), los inversionistas podrían afrontar y manejar mejor la continuidad de políticas de la Fed, la única institución económica que ha asumido mayores responsabilidades en materia de formulación de políticas en Estados Unidos.

Todo esto hace que la próxima reunión de la Fed sea particularmente importante y espinosa. Sin olvidar que septiembre no vendrá libre de incertidumbre... ¿Recuerdan a Europa? Prácticamente todas las decisiones económicas y financieras clave en ese continente -ya sean a escala nacional o regional- han quedado en suspenso en espera del resultado de las elecciones alemanas en septiembre.

Al igual que ocurre en Estados Unidos, el enfoque operativo al otro lado del Océano Atlántico está en evitar cualquier movimiento que pueda zarandear el barco. Y, de nuevo, el resultado es posponer importantes iniciativas nacionales y en la zona euro.

Así que disfrutemos de este periodo de tranquilidad. Y esperemos que lo que ocurra después termine minimizando, y no amplificando, el riesgo de una corriente contraria.

Mohamed A. El-Erian es CEO y codirector de inversiones de PIMCO.

Ahora ve
Los hombres tienen más riesgo que las mujeres de morir de sida
No te pierdas
×