OPINIÓN: Comer carne, ¿sí o no?, un dilema para la alimentación del humano

La carne contiene proteínas que no encontramos en otros alimentos y formó parte de la evolución del ser humano
carne
carne  carne
Autor: Raquel Pérez de León | Otra fuente: 1

Nota del editor: Raquel Pérez de León es licenciada en Nutrición por la Escuela de Dietética y Nutrición del ISSSTE. Especialista en nutrición clínica y deportiva por la Universidad del Valle de México y Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid. Síguela en Twitter: @raq_nutriologa

(CNNMéxico) — El chimpancé se alimentaba de otros animales, en lo que significó el primer antecedente sobre por qué nosotros, los humanos, empezamos a consumir carne. Entonces, ¿por qué eliminarla ahora de nuestra dieta?

El ser humano es el resultado de un proceso evolutivo de millones de años que continúa. La mayor parte del genoma humano se formó desde la época preagrícola, y este patrimonio genético es el mismo que nos ha permitido adaptarnos a los cambios del medio ambiente.

Los genes de nuestros antepasados fueron evolucionando lentamente y, sin cambios tan significativos, determinaron nuestros requerimientos nutricionales actuales, entre otras cosas.

Desde hace seis millones de años, nuestra antepasada especie empezó a convertirse en omnívora.

Este tipo de alimentación le permitió obtener un tipo de grasas que no se encuentran en los alimentos vegetales, los ácidos grasos poliinsaturados: ácido araquidónico (omega-6) y docosahexaenoico (omega-3).

Fue así como su cerebro, mejor nutrido, aumentó de tamaño e incrementó la complejidad de sus funciones. Esto les permitió sobrevivir: no sobrevivieron los más fuertes, sino los más inteligentes.

La carne contiene proteínas que no encontramos en otros alimentos.

Las proteínas están formadas por aminoácidos, que son su estructura principal. Existen 20 aminoácidos diferentes, los cuales se combinan en varias formas para formar las proteínas.

Sin embargo, de estos 20 aminoácidos, hay nueve que el cuerpo no puede sintetizar, por lo que debemos obtenerlos de nuestra dieta: los aminoácidos esenciales.

Por lo tanto, un alimento con proteínas de alta calidad, es el que contiene los nueve aminoácidos que nuestro organismo necesita y, en este caso, nos referimos a los alimentos de origen animal, como las carnes. Los alimentos vegetales, a excepción de la soya, no contienen proteínas de alta calidad.

Es importante mencionar que nuestro organismo está en cambio constante. Por ejemplo, en apenas un año, se reemplaza el 98% de las moléculas, la piel se renueva cada cinco meses y el esqueleto cambia cada tres meses. Por lo tanto, si consumimos proteína de mala calidad, nuestros tejidos serán de baja calidad (piel, uñas, cabello, huesos, dientes, músculos). Otras funciones de las proteínas son:

• Regular la coagulación

• Formar anticuerpos

• Transportar nutrimentos en sangre

• Mantener el balance de los líquidos corporales

Hay carnes mejores que otras, ¿cuál debo elegir?

Hablando de carne nos referimos a: carne de pollo, pescado, res y cerdo. Y lo malo de los alimentos de origen animal es que, a pesar de que aportan proteínas de alta calidad, las grasas que contienen no son saludables, ya que pueden incrementar nuestros niveles de colesterol en sangre.

A pesar de que el colesterol es vital para las funciones del organismo, debido a que este mismo se fabrica en el cuerpo, no es necesario obtenerlo en grandes cantidades a partir de los alimentos.

Si consumimos grasas animales en exceso, el colesterol se acumula y se deposita en las arterias, incrementando el riesgo de aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares.

La recomendación es consumir carne roja solo dos o tres veces por semana, y que sea magra. Los demás días preferir pescado o pollo sin piel. Tampoco hay que despreciar a la carne de cerdo, pues por ejemplo los cortes como el lomo y la espaldilla son bajos en grasa. 

¿Ser o no vegetariano?

Nuestra dentadura está diseñada para comer carne, por lo tanto, el ser humano no es vegetariano por naturaleza. Vitaminas del complejo B y hierro son los micronutrimentos que obtenemos principalmente de los productos de origen animal, así como los ácidos grasos esenciales EPA y DHA. Si no consumimos ningún tipo de carne, tendremos mayor probabilidad de estas deficiencias.

Es cierto que los vegetarianos tienen beneficios a su salud. Por ejemplo:

• Tienen un peso y porcentaje de grasa corporal saludables

• Sus niveles de colesterol en sangre son adecuados

• Su presión arterial es buena

• Tienen menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares

Dejar de comer carne no es solo un tema de salud, sino que involucra además razones personales y éticas.

Es un hecho que se puede vivir saludablemente siendo vegetariano, cuidando cubrir los requerimientos nutricionales con otros alimentos diferentes a los de origen animal.

Por lo tanto, si quieres entrar al vegetarianismo es mejor que lo hagas bajo la supervisión de un especialista, así no tendrás ningún tipo de riesgo y podrás mantenerte sano.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si te gusta la carne, no tengas miedo en consumirla, solo no olvides que es importante la forma de preparación, así como la frecuencia y cantidad en que la consumes. Estos hábitos suman puntos para tu estilo de vida y tu salud.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Raquel Pérez de León.

Ahora ve
España interroga a los cuatro detenidos por el doble atentado en Cataluña
No te pierdas
×