OPINIÓN: Pemex debe ser modernizado y bien administrado, no privatizado

La Constitución no tiene por qué ser modificada para mejorar los rendimientos de Pemex, una empresa que no ha sido bien administrada
Una reforma daría "oxígeno" a Pemex: Lozoya
Luis Espinosa Cházaro
Autor: Luis Espinosa Cházaro | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del Editor: Luis Espinoza Cházaro es diputado federal por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Es integrantes de la comisiones de Defensa Nacional, Energía y Puntos Constitucionales. Síguelo en su cuenta de twitter: @Luischazaro11

(CNNMéxico) La propuesta de Reforma Energética del presidente Enrique Peña Nieto, que se explica en 10 puntos, resulta ser, desde mi punto de vista, un simple catálogo de buenas intenciones que en realidad pretende ocultar el objetivo de abrir el sector energético a la iniciativa privada, principalmente a la extranjera, tanto en la generación de electricidad como en la exploración y extracción de hidrocarburos, actualmente prohibidos por la Constitución.

Sin embargo, los Contratos de Producción Compartida (de "Utilidad Compartida", como los llama el Gobierno federal) le permiten al operador del campo recuperar sus costos de operación y de capital antes de la participación de ingresos con el Estado, en la que la retribución a la compañía privada es en especie o indexada al precio del crudo, pudiendo llegar hasta un 60% de la producción total deducida para el contratista. Es decir, se estaría compartiendo, de ser aprobado lo propuesto por el Ejecutivo, cerca de 90 de cada 100 dólares por barril, que es lo que hoy en día representa la ganancia promedio por producción por barril.

La Iniciativa presentada por el Gobierno Federal se justifica en la situación de un sector caótico, pero el escenario es el siguiente:

- Reservas Probadas de hidrocarburos de 13.87 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente, con una vida promedio de 10.2 años, con una tasa de restitución a más del 100 por ciento;

- Reservas Probables de líquidos y gas de 12.30 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente, con una vida promedio de 19.3 años, con una tasa de restitución a más del 100 por ciento;

- Reservas de gas Probadas, Probables y Posibles (3P) calculadas en 63,229 billones de pies cúbicos.

- Los mayores volúmenes de reservas probadas de crudo, equivalentes a 69 por ciento, se localizan en campos marinos. Con respecto a las reservas probadas de gas natural, 58 por ciento se ubica en campos terrestres y 42 por ciento en campos marinos.

- Más de 36 millones de clientes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con una estimación de la tasa crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 10% para el 2017.

- El precio internacional del petróleo se ubica alrededor de los 100 dólares por barril.

Estas cifras representan oportunidades de negocio. La pregunta que se plantea es: ¿para quién? Evidentemente, el Gobierno Federal no considera que deba ser para beneficio directo de la población mexicana. Prefiere "compartirlos".

Es conveniente exponer otra serie de datos:

  • Pemex es la petrolera número 14 a nivel mundial en ingresos.
  • Ocupa el segundo lugar en utilidades antes de impuestos.
  • Se sitúa en el lugar 86 después de impuestos.
  • En 2012 sus ventas representaron el 11% del PIB.
  • De cada 100 dólares, Pemex solo invierte 9.6 dólares.
  • Pemex aporta un tercio de los ingresos del Estado mexicano.
  • En 2012 tuvo rendimientos antes de impuestos por 905 mil 246 millones de pesos; pagó por derechos e impuestos 902 mil 645 millones de pesos, y obtuvo una utilidad de 2 mil millones 600 mil pesos.
  • 70 centavos de cada peso que entran a Pemex se van a la Secretaría de Hacienda por concepto de Impuestos, Derechos y Aprovechamientos, dejando plenamente descapitalizada a la paraestatal.
  • Pemex paga a Hacienda a cuenta del Derecho Ordinario sobre Hidrocarburos pagos diarios, incluyendo días inhábiles, de 634 millones 525 mil pesos durante el año. Además, el primer día hábil de cada semana del ejercicio fiscal deberá efectuar un pago de 4 mil 453 millones 880 mil pesos.
  • A pesar de lo anterior, Pemex es el quinto productor de crudo en el mundo.

LEER: Detalle de los resultados reportados por Pemex

Todas las cifras anteriormente expuestas, en el PRD nos parecen alentadoras, pues consideramos que representan oportunidades que deben ser potenciadas y reorientadas, pues detectamos que el actual régimen fiscal en Pemex es totalmente irracional e insostenible, sin comparación nacional o internacional.

Estimamos que la paraestatal requiere de entre 150 y 200 mil millones de pesos adicionales anuales, por lo que proponemos una reducción de 9 puntos porcentuales de manera gradual en la tasa del Derecho Ordinario sobre Hidrocarburos de manera tal que pueda absorber dichos recursos. Además, se establece un periodo mensual para los pagos provisionales.

En cuanto a la CFE, se estima que absorbe 80 mil millones de pesos en subsidios otorgados a los usuarios, registrando una pérdida por más de 17 mil millones de pesos el año pasado. Es irracional que las empresas nacionales tengan que absorber las ineficiencias de las administraciones públicas.

Mientras la propuesta del Gobierno federal se basa en compartir beneficios con la iniciativa privada, que se rige por las reglas del mercado, la propuesta del PRD se basa en el efecto multiplicador que conlleva el fortalecimiento y modernización de Pemex y de la CFE como palancas de desarrollo nacional y creadoras de empleo.

Los 8 Ejes Estratégicos que plantea el PRD son:

  1. Cambio en el Régimen Fiscal, necesario para inversión productiva en Pemex.
  2. Autonomía Presupuestal, para aprobar y hacer uso de sus recursos presupuestarios sin necesidad de contar con la anuencia de la Secretaría de Hacienda.
  3. Autonomía de Gestión, con la finalidad de que se integre y aproveche las economías de escala, el poder de negociación, y que le permita adecuar su estructura con base en sus estrategias y metas.
  4. Fortalecer a la Secretaría de Energía (Sener) y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), para asegurar una política energética de largo plazo.
  5. Tarifas, precios y subsidios de los combustibles y la electricidad para un acceso equitativo a la energía.
  6. Convertir al Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros en un Organismo Financiero, para beneficio estratégico de las presentes y de las próximas generaciones.
  7. Impulsar la Investigación y Desarrollo Tecnológico, aprovechando y destinando mayores recursos de los fondos ya establecidos.
  8. Transición energética, cuidado del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, que vele no solo por la sustitución de fósiles, sino también por la transición de Pemex hacia una empresa energética.

 

El PRD sostiene que no es necesario hacer cambios a ningún artículo de la constitución para lograr el desarrollo y modernización del sector. Para ello, proponemos la modificación a 12 ordenamientos jurídicos y la creación de uno nuevo, que ya pondremos en la mesa de discusión.

El PRD ha sido el primero en presentar ante la opinión pública una propuesta de Reforma Energética moderna, responsable, integral, viable, sustentable y posible, que busca la transparencia y la lucha contra la corrupción de funcionarios en todos los niveles, así como de líderes sindicales. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La propuesta del PRD busca el desarrollo de la industria nacional, la seguridad energética y el bienestar de todos los mexicanos en generaciones actuales y futuras.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Luis Espinosa Cházaro.

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×