¿Por qué rechazar una oferta de empleo?

La falta de retos es una razón para negarse a laborar en una empresa, dice Fernando Calderón; los profesionistas deben considerar también la claridad de la oferta y la reputación de la firma.
reclutador carrera  (Foto: Photos to Go)
Fernando Calderón*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Seamos honestos, en muchas ocasiones se aceptan ofertas laborales sin considerar si son una opción estratégica para la construcción de la carrera profesional, ya que prevalece la necesidad de pagar las cuentas y esto nos lleva a dejar de lado la reflexión sobre el impacto que la posición puede tener en el currículo.

No obstante, hay ocasiones en que simplemente no es conveniente tomar un trabajo, ya sea por razones estratégicas relacionadas con el desarrollo profesional o por razones personales. A continuación algunas de ellas:

1.    La oferta de trabajo es poco clara: ya sea respecto a las funciones a realizar, el horario de trabajo, el sueldo o la línea de reporte, entre muchas otras posibilidades. Cuando un reclutador no se muestra abierto a aclarar dudas sobre la oferta, debes preguntarte si es el entorno laboral en el que quieres trabajar. Recuerda que el objetivo de la entrevista es que el empleador te evalúe como candidato, pero que tú también puedas evaluar a la empresa.

2.    Quieren que empieces ‘de inmediato': si no estás trabajando actualmente sin duda también querrás empezar cuanto antes, pero si tienes un empleo y tu posible empleador ejerce presión para que renuncies lo antes posible debes tener cuidado puesto que tu ética profesional puede verse afectada. Lo ideal al dejar un empleo es avisar con dos semanas de anticipación, aunque los puestos de nivel gerencial o directivo toman más tiempo. Tu nueva empresa deberá valorar que te interesa renunciar de la manera correcta porque será el mismo compromiso que tendrás con ella.

3.    Compromete tu calidad de vida: es cierto que no siempre podemos darnos el lujo de evaluar las implicaciones de un trabajo en nuestro estilo de vida, pero es importante hacerlo porque cuando un empleo complementa nuestra filosofía de vida se refleja en nuestro desempeño profesional y entonces gana la empresa y ganamos nosotros.

4.    No hay nuevos retos: una buena elección laboral está asociada con la forma en que un empleo beneficiará tu carrera a largo plazo. Si la posición no ofrece experiencias o aprendizajes adicionales a los que ya posees, quizá conviene que busques otras opciones, de lo contrario podrías frenar tu crecimiento.

5.    Lo único atractivo es el dinero: aunque es un factor de peso, piensa muy bien antes de tomar un empleo donde lo único atractivo es el salario. Este tipo de decisiones acaban reflejándose en tu currículo, así como en tu desempeño y ánimo.

6.    La empresa tiene mala reputación: una búsqueda rápida en Google puede ser de utilidad para saber un poco más sobre una empresa, como por ejemplo si es una organización estable, si se ha visto envuelta en algún problema legal, si sus finanzas son saludables, si ha realizado recortes de personal, etc.

Artículo relacionado: Las preguntas más raras de un reclutador

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Es importante considerar que cualquier empleo conlleva retos, ventajas y desventajas, por lo que buscar un lugar ideal es poco realista. El sentido de todas estas recomendaciones es que puedas analizar ventajas y desventajas antes de aceptar un empleo y tomar la mejor decisión. La construcción de una carrera profesional debe ser evaluada con cuidado desde el primer momento.

* El autor es Director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCCMundial, empresa líder en el mercado de bolsas de trabajo en línea.

Ahora ve
Beber hasta 12 latas de refresco diario y otros excéntricos hábitos de Trump
No te pierdas
×