Surface 2: un buen gadget, pero...

El dispositivo tiene mejoras de interfaz y pantalla, pero aún tiene carencias, dice Adrian Covert; las ‘apps’ son su principal falla, ya que Microsoft busca defender su base de usuarios y no innovar.
surface1  (Foto: Getty)
Adrian Covert
NUEVA YORK -

El gadget Surface 2 de Microsoft sin duda mejoró a su predecesora en todos los sentidos. Dicho esto, todavía no está lista para desafiar a Apple y Google por la supremacía en el segmento de la tablet.

El dispositivo híbrido de Microsoft es más delgado, liviano y veloz, y tiene la misma hermosa pantalla de 1080p que lleva su hermana más potente, la Surface Pro 2. Está exquisitamente diseñada. Moverse por la interfaz Windows RT es una experiencia tan perfecta y limpia como la de cualquier iPad o tablet Android.

Primero echemos un vistazo a las nuevas cubiertas: la ‘Touch Cover' y la ‘Type Cover' siguen estando entre las mejores innovaciones salidas de Redmond. Es increíble cuán esbeltas son y cómo se conectan magnéticamente a la Surface. Y en esta ocasión, los teclados en ambas cubiertas son mejores que antes.

Pero el trackpad sigue siendo un problema en estas cubiertas. Curiosamente, el trackpad de la ‘Type Cover' es peor que el que viene en la nueva ‘Touch Cover' y peor al que traía la ‘Type Cover' el año pasado. Además son muy pequeños, todavía reaccionan principalmente al punto que estás clicando o tocando en el trackpad en vez de responder a la cantidad de dedos que estás utilizando.

Artículo relacionado: Nexus 7, la mejor tableta para Android

Tomemos por ejemplo los gestos de arrastrar y resaltar objetos. En lugar de permitir que arrastres con tres dedos en el trackpad para tomar un archivo y colocarlo en una carpeta, o seleccionar un fragmento de texto, tienes que mantener un dedo en la esquina inferior izquierda y utilizar otro para mover el objeto en cuestión por la pantalla.

Esto no parece ser un gran problema en el papel, pero dado el estrecho espacio y la deficiente sensibilidad del trackpad (por no hablar de la falta de un clic mecánico), intentar ejecutar estas acciones es una molestia. Por eso la gente todavía prefiere hacerlo en una PC.

La pantalla no es idónea. Con de16:9 pulgadas, sensible al tacto, hermosa a la vista y estupenda cuando se acopla a un teclado y trackpad.

Sin embargo, sus proporciones son problemáticas cuando se usa como tableta. La mayoría de las personas suelen sostener sus pizarras verticalmente. Cuando haces esto con la Surface, se siente raro, incómodo. Es demasiado larga y estrecha.

Por eso, muchas tablets Android de gran tamaño -como la Nexus 10 y el Kindle Fuego HDX 8.9- adoptan una pantalla menos ancha. Ir un paso más allá y optar por una pantalla 3:2 sería una feliz conciliación entre la pantalla actual de Microsoft y la pantalla 4:3 más cuadrada del iPad.

Son estos detalles de la pantalla los que impiden que la Surface sea una pizarra excelente, o incluso buena. Es simplemente aceptable. Y eso es una mala noticia para un dispositivo que quiere ser primero una tablet, y luego una PC.

El sistema Windows 8.1 es mejor, pero no perfecto. La actualización del software Windows RT 8.1 para la Surface 2 tiene muchas mejoras necesarias. La funcionalidad mejorada de la herramienta snap widgets y la integración de las notificaciones ofrecen una visión de cómo la pizarra podría ayudar a definir la forma en que se sentirá y se verá la informática del futuro.

Tener Twitter o un reproductor de música permanentemente anclado junto a Internet Explorer es muy práctico. También lo es apilar cuatro aplicaciones juntas en un monitor externo. Hace que te alegres de no estar utilizando una PC con ventanas tradicionales.

Sin embargo, y aunque tiene buenas ideas en el papel, Windows 8.1 no se siente del todo intuitivo. Muchas de sus funciones avanzadas a menudo se descubren por error (o en mi caso, buscando en Google).

Otro gran obstáculo es la forma en que interactúas con el hardware y el software. No hay ninguna razón para que los usuarios no puedan controlar fácilmente todos los aspectos de Windows con el teclado y el trackpad de las cubiertas ‘Type' y ‘Touch'. Pero en muchas ocasiones tuve que dejar del teclado y el ratón para tocar la pantalla con el fin de cambiar de aplicaciones. Esto frustrará a la mayoría de los usuarios.

¿Dónde están las aplicaciones? Otro gran obstáculo es la falta de aplicaciones RT. La tienda apps de Microsoft ha mejorado respecto a hace un año. Ahora Facebook, Twitter, Netflix, Hulu y Kindle ofrecen sus servicios para RT.

Y aunque las aplicaciones son menos vitales en una tableta que un teléfono, la falta de utilidades oficiales tipo Spotify y Pandora y toda la suite de Google afecta mucho. Si compras una Surface y quieres la mejor experiencia posible, tienes que estar cómodo usando las soluciones de Microsoft para correo electrónico, mensajería, almacenamiento en la nube, entretenimiento y lectura. Y no a todo el mundo le gustan.

La "solución" que ofrece Microsoft para este problema es esencialmente la nueva y más costosa Surface Pro 2, que ejecuta una versión completa de Windows 8.1 y te permite instalar todas las viejas aplicaciones de escritorio a las que estás acostumbrado. Eso es un problema para Microsoft, ¿por qué?

La Surface Pro 2 es grande, pesada y comparte los mismos problemas con el tamaño de la pantalla y las aplicaciones RT que adolece la Surface 2. También es un remedio aburrido y falto de imaginación.

Microsoft tiene que tomar una decisión difícil. La Surface 2 es la mejor idea y se asemeja más a lo que serán las computadoras en el futuro, pero la Surface Pro 2 es más funcional por el momento. Parece que a Microsoft le preocupa más no ahuyentar a su actual (aunque decreciente) base de usuarios que conquistar a nuevos clientes con algo más innovador.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Esta deja a Microsoft en una posición extraña. Tiene ante sí una disyuntiva: debe emprender en serio la eliminación gradual del entorno de escritorio tradicional o debe mantener los dos modos (escritorio/móvil) aislados uno del otro. En otras palabras, hacer que la Surface utilice Windows tradicional cuando esté acoplada a una cubierta-teclado, pero que funcione con la nueva interfaz cuando está desconectada de la cubierta. De lo contrario, los dispositivos como este permanecerán en un estado de limbo tecnológico.

Esto es lamentable. La Surface 2 no es decepcionante porque sea un dispositivo malo. Es decepcionante porque Microsoft tiene esta idea realmente estupenda que todavía no ha podido traducir en un auténtico gran producto.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×