El amor de Wall Street por las armas

A un año de la masacre de Newtown, las acciones de los fabricantes subieron 56%: Paul La Monica; pese a la indignación por este tipo de crímenes, los inversores siguen apostando a la industria.
gun_usa  (Foto: Getty)
Paul R. La Monica*

Si alguien creyó que el trágico tiroteo del año pasado en la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, cambiaría el romance que mantienen los estadounidenses con las armas de fuego, se equivocó. De acuerdo con la encuesta de CNN/ORC Internacional difundida el miércoles, el apoyo a leyes más estrictas para el control de armas ha disminuido respecto a enero, cuando habían transcurrido pocas semanas desde la masacre donde 20 niños y seis adultos fueron asesinados por un hombre armado que luego se quitó la vida.

No puedo decir que me sorprenda. Si nos fijamos en el desempeño bursátil que han tenido las acciones de empresas metidas en el negocio de las armas desde diciembre pasado, es evidente que las armas de fuego siguen siendo un negocio lucrativo.

Como consecuencia inmediata del tiroteo de Newtown, las acciones de los fabricantes de armas Smith & Wesson y Sturm, Ruger & Co. se desplomaron.

También cayeron los títulos de los minoristas Dick's Sporting Goods y Cabela's, dos compañías que generan considerables ingresos por la venta de armas.

Entérate: China escala posición en venta de armas. 

Pero toda la retórica sobre cómo la masacre de Sandy Hook finalmente daría lugar a leyes federales y estatales más estrictas sobre el control de armas se ha quedado mayormente en eso: palabras.

Los temores de los inversionistas sobre la posibilidad de que una mayor regulación afectara las ventas y los beneficios de las empresas del sector (que de hecho comenzaron a fortalecerse tras la reelección del presidente Obama) han desaparecido. Basta con mirar el buen desempeño que tuvieron la mayoría de las acciones en el pasado año.

http://markets.money.cnn.com/services/chartbuilder/livechart.asp?SSS_B8066ABFB5E46C6E561B71BEC645EC7D

Fuente: Paul R. La Monica/CNNMoney. Acciones de firmas de armamento al alza. SWHC (Smith & Wesson) y RGR (Ruger).

Las acciones de Smith & Wesson han subido 56% desde el mínimo de 52 semanas al que bajaron apenas días después del tiroteo de Newtown. Los títulos de Cabela's se han disparado más de un 60%. Los de Ruger han remontado 82%. También los valores de los fabricantes de municiones Olin y Alliant Techsystems han experimentado un alza este año.

El aumento en la cotización de la mayoría de estas acciones tiene sentido cuando reparamos en los fundamentos. Las ventas de Smith & Wesson en su trimestre más reciente subieron un 26% respecto a hace un año, y la compañía indicó que estaba operando a su "máxima capacidad de producción".

Las ventas de Ruger crecieron 45% en el tercer trimestre. La compañía anunció en septiembre haber comprado una planta de 220,000 pies cuadrados en Carolina del Norte para satisfacer la creciente demanda. La nueva planta, que según Ruger fue la primera gran expansión de la compañía en 25 años, abrirá en el primer trimestre del próximo año.

Las acciones de los fabricantes de armas actualmente están debajo de los máximos registrados hace unos meses. Un analista de Lake Street Capital Markets, Chris Krueger, señala que las compañías de armas enfrentarán algunas comparaciones difíciles en los próximos meses, en gran medida porque la demanda se disparó dramáticamente después de los acontecimientos de Newtown, pues algunos consumidores optaron por comprar ante el temor de que endurecieran las leyes sobre posesión de armas.

Más información: ¿Qué hace EU ante violencia con armas?

Eso obviamente no sucedió; por lo que Krueger ahora prevé que el crecimiento en las ventas se modere tras un periodo de demanda que describió como "inusual y sin precedentes". Y es posible que su predicción ya esté ocurriendo.

En su más reciente informe de resultados financieros, emitido en octubre, Cabela's señaló que las ventas de armas de fuego y municiones se estaba desacelerando. Y los últimos datos sobre la verificación de antecedentes del FBI para la adquisición de armas también reflejan una desaceleración en la venta de armas.

Esa disminución, sin embargo, puede ser solo temporal. De hecho, Kreuger elevó el jueves su recomendación para las acciones de Smith & Wesson, otorgándoles una calificación de "comprar" o buy. En su opinión, las peticiones de un control de armas más estricto que sugirán cuando se aproxime el primer aniversario del tiroteo de Newtown tendrán poco impacto sobre los legisladores estadounidenses.

"Incluso si ocurriera otro incidente como el de Newtown, la regulación del control de armas no llegaría muy lejos. Sería necesario que se produjeran cambios políticos más grandes", dijo.

Y este año no ha estado libre de otros incidentes de tiroteos masivos, entre ellos uno en el edificio Navy Yard, en Washington, D.C., donde un hombre armado mató a doce personas antes de ser ultimado por la policía.

No habrá leyes más rígidas

Así que no esperemos que prosperen leyes más severas para el control de armas. La mayoría de los estadounidenses claramente no quieren un mayor control. Los grupos de cabildeo de la industria son demasiado poderosos. Y mientras las empresas sigan produciendo ganancias, Wall Street seguirá apoyando el negocio. Es la despiadada realidad.

Según datos de FactSet Research, los dos principales accionistas de la compañía fabricante de armas Smith & Wesson -Vanguard y BlackRock- aumentaron sus participaciones en el tercer trimestre.

Estas dos firmas también son la tercera y cuarta mayor accionistas de Ruger, y también aumentaron su posición en esa compañía. Lo mismo hicieron las firmas The London Co. of Virginia, y Capital Research and Management, la primera y segunda mayor accionistas de Ruger.

Y luego está la firma de inversión Cerberus Capital Management, que posee una participación mayoritaria en la compañía de capital privado Freedom Group, propietaria a su vez de Bushmaster, fabricante del arma que fue utilizada por el asesino de Newtown.

Poco después de los asesinatos de Newtown, Cerberus declaró que vendería inmediatamente su participación en Freedom. Pero aún no lo ha hecho. La firma declinó hacer comentarios para este artículo.

Es posible que Cerberus pueda estar teniendo problemas para encontrar un comprador. Pero considerando el buen desempeño bursátil que reportan otros fabricantes de armas que cotizan en Bolsa, eso parece difícil de creer. Lo que es más, Freedom Group, a pesar de no estar listada en Bolsa, sí reporta sus resultados trimestrales... y las ventas en los nueve primeros meses de este año se incrementaron más de 50% respecto al año anterior.

Dicen que el dinero todo lo puede. Así que a pesar de la indignación por lo ocurrido en Connecticut hace un año, la mayoría de los grandes inversores han seguido apoyando a la industria de las armas. Y probablemente continuarán haciéndolo.

*Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva de Paul R. La Monica, quien aparte de Time Warner, Abbott Laboratories y AbbVie no posee ninguna posición accionaria.

Ahora ve
Esto es lo que debes saber de la devoción a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×