La Montaña Mágica 2014

Rossana Fuentes Berain, VP editorial de Grupo Expansión, nos cuenta en crónicas sus impresiones, el color, y los detalles del Foro Económico Mundial 2014 desde Davos, Suiza.
rossana  (Foto: Especial)


Un nuevo contrato social

25 de enero

Un "optimismo cauteloso" para la economía mundial en 2014 es la nota con la que concluye este año el Foro Económico Mundial, en Davos, en medio de recordatorios de que los riesgos prevalecen: deflación, inestabilidad en los mercados emergentes, desempleo tenaz y sobretodo la desigualdad.

El lunes este grupo volverá a las oficinas, a lo urgente, a mover efectivamente la economía y la política internacional, como lo ha hecho desde hace cuatro décadas. Llevará sembrado, no sé por cuánto tiempo antes de sumirse en discusiones recurrentes sobre la rentabilidad inmediata, que la misión de Davos es comprometerse con "mejorar el estado del mundo".

Muchos no creen que el "Davos Man" pueda cumplir con esa misión, algunos ni siquiera que desee hacerlo, como es el caso de Andy Robinson y su acérrima crítica a esta élite económica que, en su opinión, ha hundido al mundo.

El hecho es que el "Nuevo Contrato Social" que necesitamos desde Azerbaiyán hasta Zambia pasa por quienes se reúnen año con año en esta Montaña Mágica. O participa este grupo en la configuración del mismo o no existirá.

Y digo "nuevo" porque el contrato social derivado de la transición de la sociedad agrícola a la sociedad industrial ya no funciona. No es que la tecnología, o no únicamente la tecnología, este forzándonos a replantear el marco de las relaciones políticas económicas y sociales del Siglo 21, es que todo lo que escuché esta semana me lleva a la conclusión de que tienen que redefinirse aspectos básicos de la convivencia social que tienen que ver con temas desde la educación y salud hasta con aquellos de sobrevivencia básica ante un planeta profundamente afectado por el calentamiento global.  

El tecno optimismo me pareció lo más interesante y divertido de Davos este año. Pienso en el coche que se maneja solo y entonces temo por las líneas de producción en Cuautitlán Izcalli y en Hermosillo y en Aguascalientes, y veo lo orgullosos que nos sentimos los mexicanos -¡y con razón!- de ser potencia exportadora de autos en el mundo y cómo lo presume el Presidente Peña Nieto.

Y me pregunto: ¿Qué pasaría si esas plantas automotrices regresan a Texas o a Detroit? ¿Por qué no concretamos las reformas energéticas y educativas (y el resto) que nos mantendrán como un país competitivo?

Otra vez México viene a Davos como lo hizo hace 20 años -cuando decidió abrir su economía al mundo- con una muy buena historia para contar y se percibe una oportunidad de oro para atraer capitales y crear empleos cada vez mejor remunerados. Otra vez la esperanza es real, pero también lo es el riesgo.

Los mercados emergentes y en particular Latinoamérica serán evaluados idealmente por sus meritos individuales y los de sus élites.

México está en una mucho mejor situación económica interna que en 1981, cuando Argentina ataco las Malvinas y se vino la crisis de la deuda latinoamericana y la década perdida; mejor que en 1994, el año en que vivimos la tragedia de proporciones shakespearianas del cierre del sexenio del primer Presidente mexicano que visitó este foro, Carlos Salinas de Gortari,  pero México es México y los riegos externos e internos no son cero, no estamos blindados contra nosotros mismos.

Las tan analizadas aquí "clases medias", cuando menos en el caso de las mexicanas, ya sabemos por experiencia propia el enorme daño que las devaluaciones producen a nuestro patrimonio. A  ver cómo fluctúa el peso mexicano, no la siguiente semana, no, sino en los siguientes 11 meses, antes de la Cumbre del 2015, para ver si el "optimismo cauteloso" aplica en territorio nacional.

Por lo pronto, las empresas y los países que destacan -si me permiten la contradicción de términos- en la jungla de los alpes suizos son los que están dispuestos a correr riesgos, a reinventarse, a jugársela contando una nueva historia, una historia que implique retos.

El mundo de Davos es un mundo tremendamente competitivo y no para los débiles de corazón. Durante cuatro días ves a los lobos de Wall Street (en el mejor sentido de la metáfora, no en el de la película) correr por las calles nevadas con sus pulseritas de colores tomándoles los signos vitales. Empiezan la jornada a las siete de la mañana y atienden sesiones hasta las 11 de la noche.

Como decía Anthony Sampson, un veterano periodista inglés, los ricos (los de Davos en este caso) "son iguales que nosotros, sólo que tienen más dinero", muchísimo, muchísimo más dinero y más poder para influir en la vida de todos los demás.

Lo que escucharon o dijeron esos ricos en estos tres días en los salones del centro de Congresos de Davos impactará directa o indirectamente a millones de personas que ni siquiera saben que existe la Montaña Mágica.

El filantrocapitalismo puede llevarles agua a sus comunidades con una celebridad como Matt Damon y eso está muy bien, pero también el capitalismo sin apellidos, al que presuntamente se honra año con año en Davos puede crear o no los empleos que nos ayudan, como decían los clásicos, a alejarnos del "vicio y el aburrimiento".

Por lo pronto yo regreso al mío, a mi empleo, con la convicción de que sin ser papista le compro a Francisco I la idea de "dejar que la riqueza sirva, no que domine".

Fe de erratas

En el texto de mi blog del viernes escribí "tampering" en lugar de "tapering", que es lo correcto. Les ofrezco una disculpa a los lectores y les comparto un chiste que viene al caso: ¿Qué hacen los abogados con sus errores? Los entierran ¿Los médicos? Los entierran ¿Y los periodistas? Los publicamos..., es así, lo lamento.

 

wef.jpg

El WEF advirtió que es difícil crear empleo porque las economías avanzadas no han consolidado su recuperación/Foto: Reuters

El tango del peso argentino

24 de enero

Hay días que son representados por una letra, la de este viernes en Davos fue la "T": Tango argentino; Turquía; transparencia; tampering (alteración); trampa (middle income trap) y tecno-optimismo t,t,t,t,t.t....

La devaluación del peso argentino abolló la narrativa de que el espacio latinoamericano ha dejado atrás la inestabilidad que apareció en algunas partes del discurso del presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien inició el regreso, junto con su equipo, este viernes a las 18:00 horas.

Los economistas como Enrique García del CAF o el propio secretario de Hacienda de México, Luis Videgaray,  no se mostraron particularmente sorprendidos por la "crónica de una crisis muy anunciada" y subrayaron que no hay razón para esperar un contagio regional debido a las decisiones argentinas. Dilma Roussef, la presidenta de Brasil, secundó esa posición.

Sin embargo, los mercados no dieron una lectura neutra a los signos de inestabilidad de la jornada en Buenos Aires. En otros países emergentes como Turquía, la segunda "T", y desarrollados, como Estados Unidos, las bolsas cerraron con bajas record.

La crisis argentina, no hay duda, era anunciada, pero una vez más la proverbial falta de "t"... transparencia, de un Gobierno latinoamericano desembocó en generalizaciones improcedentes respecto a la confiabilidad que se puede tener en las inversiones en nuestros países.

Un manejador de fondos (hedge funds) sentado junto a mí en la cena de los Premios Nobel de Economía simplemente describió cómo la información imperfecta en América Latina mantiene las inversiones que se hacen ahí en la parte más riesgosa del espectro de su cartera, no que no las hagan, pero en Argentina cuando menos siempre se acercan con cierto nerviosismo y exigiendo rentabilidad mayor para equilibrar el riesgo.

En el caso de México, país que en 1981 perdió su acceso a los mercados internacionales de capital por otra decisión argentina: la de invadir las islas Malvinas/Falklands , las opiniones fueron menos contundentes, primero porque a diferencia de las cuentas públicas de ese momento, hoy el país tiene una macroeconomía sana y por efecto de otra "T" la de "tamperig", que en es español equivaldría a una "alteración programada del mercado", por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos, que está dándose en función de una muy buena noticia, la de la recuperación económica de nuestro mayor socio comercial.

Eso no quita que seguimos con retos muy importante como lo puso el profesor Nouriel Roubini, de la Universidad de Nueva York, estamos en la "trampa de los países de ingresos medios", que su colega Michael Spence describió tan bien "el momento de volatilidad social porque se ve lo que se puede perder pero no lo que se ganaría con mayor productividad"

Hoy, por tratar de entender las dimensiones del tango del peso argentino me tocó ver de lejos en los pasillo el tecno-optimismo, que al final, diría el profesor de la Universidad de Yale, Robert Shiller, es una hermosa muestra de "exuberancia irracional" en la Montaña Mágica este 2014.

primer.jpg
El viceprimer ministro turco, Ali Babacan, asiste a una sesión en el WEF / Foto: Reuters

México e Irán, los focos de Davos

24 de enero

La producción y la demanda de energía en el mundo, la arena a la que llega México evolucionará tanto en este año que el reporte del Foro Económico Mundial preparado en colaboración con Accenture habla de "transiciones fundamentales".

La visita del Primer Ministro de Irán a Davos, Suiza, para anunciar el regreso de su país al mercado y buscar inversiones es tal vez el cambio más visible, pero no es el único: la presencia de México en dos niveles, el político con las intervenciones del Presidente Enrique Peña Nieto y el técnico, con Emilio Lozoya, empiezan a abrir un dialogo en el que hace más de medio siglo que el nombre de nuestro país no se oía.

Lo de Irán en la Montaña Mágica fue un grito, lo de México una conversación sin estridencias con los inversionistas.

La geopolítica es un factor importante de toda conversación acerca de la energía y para las grandes empresas pensar en regresar a donde salieron con el Sha, en 1979 y donde no pueden ni siquiera entrar hoy en día, pareciera que los hace salivar.

El Primer Ministro Hassan Rouhani  tan solo circuló por los hoteles y el centro de Congresos de la Montaña Mágica con su impresionante aparato de seguridad, que trae hasta el agua y el vaso del que bebe, y los anuncios no se hicieron esperar ENI (italiana)  declaró que exploraría negocios y Renault (francesa)  anunció directamente la inversión en una planta.

Solo los estadounidenses se mostraron más cautelosos, después de todo si de geopolítica se trata ahí hay mucha historia acumulada desde la toma de rehenes y la obstinada postura ( reiterada en el Foro) de no reconocer el derecho del Estado de Israel a existir.

Si Irán fue la estrella por novedoso, México le compitió con la consistencia de un mensaje sin estridencias alrededor del principio de que hay que "verlo para creerlo" cuánto ha cambiado.

Sigue siendo una economía abierta, ahora más al sumarse el sector energético, que destaca por hacer la tarea en un vecindario, América Latina, donde no todas las casas están en orden: Davos amaneció con la noticia del desplome del peso argentino.

Nada de qué preocuparse por el momento coincidieron Enrique García del CAF y los funcionarios económicos de México. De Argentina sale dinero, a México hoy se anunció que Cisco, Nestlé y Pepsico llevaran en conjunto más de 7,000 millones de dólares.

Y la inversión energética no ha empezado siquiera. A Irán, dicen aquí los expertos internacionales en el sector, llegará el dinero del pasado, de quien insiste en hacer la equivalencia simple de medio oriente=petróleo, a México va el dinero del futuro de la transición fundamental que convertirá al norte del hemisferio americano en el mayor productor de crudo del mundo.

http://www.cnnexpansion.com/media/2014/01/24/iran.jpg
El ministro de exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif attends / Foto: Reuters

Peña Nieto, los aciertos y el negrito en el arroz

23 de enero

Es la cuarta vez que Enrique Peña Nieto viene al Foro Económico Mundial, la primera como presidente de México. Disciplinado, se mantuvo "on the message", ningún espacio para salirse de la narrativa, que refuerza los puntos a exponer frente a sus distintas audiencias, no baja la guardia ni un momento, se adivina gozoso, pero, hasta eso, controla con tal de no equivocar la construcción gramatical.

Bromea de que es repetitivo, ¡y lo es!, para subrayar que a) ha hecho reformas gracias a la civilidad de las fuerzas políticas nacionales, b) México tiene mejores indicadores económicos que la mayoría de los países, no sólo de la región, sino del mundo, c) que sin triunfalismos ha mejorado seguridad, aunque aún hay mucho por hacer, y finalmente pide a los inversionistas que viajen y vean por sí mismos; "live it to believe" les dice en los momentos, pocos momentos, en que habla en inglés al inicio o cierre de sus intervenciones.

El toute Mexique en Davos, empresarios, funcionarios y sus esposas van a oírlo dos veces, no, tres... plenaria, sesión y cena.

En general gusta, "Si no fuera por su reforma hacendaria..." se lamenta uno de ellos, quien comenta que pagó más de 200 millones de pesos adicionales en la nómina del 15 de enero nada más para que los empleados "salieran tablas".

No se lo van a perdonar tan fácil, aunque mañana se anuncia una multimillonaria inversión de Pepsico, después de los impuestos especiales a gaseosas y comida chatarra y FEMSA no ha suspendido ningún plan de inversión.

El negrito en el arroz donde quiera que se presenta el presidente de México son las referencias a la violencia en Michoacán; preguntan directo, como el profesor Kalus Schwab, o en bajito, ahí también hubo "media training" presidencial, no lo atrapan, no lo acorralan, pero tampoco ofrece un discurso radicalmente distinto de lo que presidentes anteriores han ofrecido. ¿Quién estaría en contra de buscar un Estado de derecho? 

La libra porque hay voluntad de escuchar de logros, que hace tiempo que no se alcanzaban en México y Latinoamérica, y porque -con independencia de que él y su equipo ¡y sus adversarios políticos! trabajaron mucho en el 2013- en Davos, en el 2014, a Enrique Peña Nieto se le alinearon las estrellas: Colombia, Perú y Chile quieren que le vaya bien a su socio estratégico en la Alianza para el Pacífico, tanto que en medio de sus propias negociaciones de paz con la guerrilla de las FARC, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ofrece echar una mano con las autodefensas, claro, si México lo necesita y lo pide, porque ya le dijo a Estados Unidos que gracias, pero no gracias.

Los colombianos vivieron 50 años el fenómeno de los paramilitares y quien fuera secretario de Defensa señala que "en un principio la gente les da la bienvenida, las ven como una solución, pero no lo son; es echar gasolina al fuego"

Y lo último que necesita el "peñismo", en este momento en que ofrece a diestra y siniestra que el año que comienza será el de resultados basados en la eficacia de su gestión, es un incendio, provocado o accidental.

 

pena_santos.jpg
Peña Nieto con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos en conferencia / Foto: Reuters

 

El almacenamiento de datos en la mira

23 de enero

El sabor de la mañana fue "innovación disruptiva". Nunca me imaginé escuchar al siguiente CEO de Walmart, Doug McMillon, declarar que su negocio es tecnológico, o al rey de la publicidad, Maurice Levy, de Publicis, que su prisa es para ganar en el espacio creativo de la digitalización.

Escuchándolos hay que agregar algo a lo que se demanda de los ejecutivos hoy: inteligencia, inteligencia emocional y ahora inteligencia tecnológica.

El Big Data se ha convertido en uno de los temas centrales de Davos 2014 para bien.

El "Datage" -¿se acuerdan de watergate?- se asoma por todas partes. Las empresas tecnológicas estadounidenses se empeñan en asegurar que no comparten los datos de sus usuarios con el Gobierno de los Estados Unidos, o con el de Gran Bretaña, el aliado de siempre.

Artículo relacionado: Obama dice que no espiará a Merkel

Esfuerzo vano, las leyes aceptadas después de los ataques terroristas del 2001 los obligan a hacerlo. Sin embargo, Microsoft rompió filas hoy y dijo que almacenaría datos fuera de los Estados Unidos.

El padre fundador del Internet se llama Tim Berners Lee y sugirió en el encuentro anual para revisar las novedades en el sector de los medios IMC que se mantengan dos principios: darle la opción del consumidor de compartir o no sus datos primero y que se mantenga la presión para que nunca una búsqueda ni dentro ni fuera de EU se haga sin orden judicial.

wef.jpg
Aspecto de la reunión / Foto: Rossana Fuentes Berain
 

La privacidad y el del uso de los datos 22 de enero

Noche de hablar de huellas, las digitales, y las de la promoción de México en Davos.

#yo, ésta es mi identidad digital, mi ser digital que pervivirá por los siglos de los siglos... quiera o no, lo sepa o no... porque el universo de la tinta digital es imborrable.

Esa fue la cena, la discusión informal a la que me inscribí este miércoles, en el entendido que sólo una fiesta mexicana en Davos puede prolongarse más allá de las once de la noche y que habría margaritas en el Hotel Meirhof adornado por la bandera mexicana para brindar después del sano debate entre dos derechos: el de la privacidad y el del uso de los datos.

Ese debate no se limita al tema del espionaje de los Estados Unidos, o no nada más a eso. Se cuestiona si es verdad el asunto de la recolección de datos de la National Security Agency, pero se hacen preguntas más amplias: ¿es válido que una tienda departamental sepa cuando estoy a 10 metros de su entrada y me sugiera, con base en mis patrones de compra o de lectura de revistas de moda, que compre un vestido negro que ni siquiera yo sé que necesito, pero que el algoritmo asegura no puedo vivir sin él?

¿Es válido que una compañía, digamos, Shopkick, representada en la cena por su CEO Cyriac Roeding, sepa antes de los padres de una adolescente que ella está embarazada por agregar los datos de su patrón de consulta en Internet y le mande propaganda de ropa de bebé?

Nota relacionada: Zuckerberg, 'peleado' con la privacidad

No hay conclusiones al respecto, pero sí marcos de referencia compartidos, como por ejemplo el de Erik Brynjolfsson profesor en MIT que asegura que se puede legislar respecto al uso que se da a los datos pero no respecto al acceso agregado de los mismos; o el de la antropóloga Danah Boyd, experta en investigar el uso de Internet entre adolescentes y que asegura que entre cientos de miles de ellos en el mundo la preocupación no es si el Gobierno o las empresas tienen acceso a sus datos, ¡sino que sus papás no lo tengan!

Es complicado, se llama el libro en el que Boyd vertirá toda el análisis de lo que implica el acceso a los datos,  y sí, en efecto, para alejarse de la complicación nada como acabar la velada entre tequilas con mexicanos.

El Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, fue el anfitrión de la primera velada del espacio construido por ProMéxico y distintos socios de la iniciativa privada nacional e internacional en la calle principal de Davos.

Guajardo adelantó la agenda del Presidente Enrique Peña Nieto y destacó que se esperan anuncios de inversiones multimillonarias para 2014. Eso sí que dejará huella de esta reunión para los mexicanos.

pena-wef.jpg

Enrique Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera, fueron recibidos por el embajador Jorge Castro- Valle Kuehne en el aeropuerto internacional de Zúrich / Foto: José Manuel Martínez

Panamá, bajo los reflectores del WEF

22 de enero

El camino a la Montaña Mágica de 2015 pasa por el Canal de Panamá. Llegar al foro mayor implica acumular puntos en los foros regionales, y el de Latinoamérica de 2014 se llevará a cabo en Panamá del 1 al 3 de abril con el tema 'Abriendo canales para un progreso compartido'.

"Los tiempos han cambiado en América Latina", escribe Lucy Conger, una veterana de estas reuniones en el reporte de la reunión regional. Hoy se habla de políticas macroeconómicas estables, de pobreza en descenso, de una clase media que ha crecido en la última década y en general de una región con casos de crecimiento económico demostrables.

Claro que éstos van desde los muy mediocres de Brasil y México, apenas fueron superiores al 1% en 2013, al envidiable 10% de Panamá en el último lustro.

El progreso tendrá que pasar por explorar formas de cooperación en un comercio intra-área, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, fue más allá y habló de establecer un fondo soberano con la intención de ayudar en la transición entre economías dependientes de las materias primas y economías que se orienten a la innovación invirtiendo en educar a sus ciudadanos.

Educarnos todos en Ciencia y Tecnología, donde tenemos un retraso muy grande, reconocido por el empresario mexicano Alejandro Ramírez, CEO de Cinépolis, como "lamentable", es prioritario pues América Latina aparece en los escalones más bajos de la prueba de PISA, realizada internacionalmente por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), donde el empresario fue embajador adjunto de México cuando su familia no le pedía aún que se hiciera cargo de la compañía y él seguía su vocación personal de trabajar por otro tipo de rentabilidad, la social.

Ésa que el expresidente Ernesto Zedillo (nunca sospechoso de ser otra cosa que un liberal económico) coincidió en que pasa por invertir en bienes públicos; la educación sí, pero la infraestructura, también.

Panamá lo hace, 45 centavos de cada dólar van a infraestructura y eso es aparte del Canal, dijo el presidente Martinelli, quien presumió  a su país como la "Suiza de América Latina". Así que ya saben, los que eventualmente quieran desembarcar en los Alpes el próximo año, a juntar "brownie points"  y a comprar maravillosos sombreros panameños en la Suiza tropical del Canal, que por cierto jura el mandatario que no se detiene por nada y que estará listo en el 2015.

martinelli-panama.jpg

Ricardo Martinelli / Foto: Reuters

Clases medias: la oportunidad para América Latina

22 de enero

El pulso del interés de los participantes en Davos se mide por la afluencia a las sesiones. En la escala máxima de esta la montaña están las "big tech": Apple, Microsoft, Google, Cisco, Qualcomm y Yahoo.

No es de sorprender que hubiera una larga línea que serpenteaba  hasta las escaleras del lobby de socios para entrar a la sesión inaugural de tecnología con las voces de rockstars como Marissa Mayer de Yahoo.

Al lado, en el salón Aspen 2, la sesión con el panel de las petroleras más grandes del mundo comenzó con algunos lugares vacíos pero con buenas noticias para países como México que buscan hacerse un lugar en esa constelación: la Agencia Internacional de Energía habló de un reacomodo de los actores principales y de un repunte de 2% en el consumo de los Estados Unidos.

Emilio Lozoya, director de Pemex y veterano de Davos, no participó en esta primera discusión del tema ya que lo hará en la del viernes, pero América Latina sí estuvo representada por su contraparte de Petrobras, Maria Silva Foster, quien hablo de inversiones nada despreciables de más de 230 millones de dólares en el siguiente lustro.

En la sesión dedicada a comprender el contexto actual de América Latina, el Gobernador de Minas Gerais, Antonio Augusto Junho Anastasia, habló de  buscar impulsar la innovación como un elemento que permita a Brasil transitar hacia una nueva era de expansión.

Con un fuerte mercado interno, al que todavía se le puede sacar kilometraje, como lo señaló Ricardo Villela CEO del banco Itaú, todos los otros países de la región podrían aspirar a  romper el patrón de desigualdad de ingresos en la región a través del fortalecimiento de las clases medias.

El segmento representa una oportunidad para la empresa privada que ve en ellos a consumidores potenciales y un reto para los políticos como el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien lo definió como "Ricos en información y millonarios en expectativas".

Habrá que ver la capacidad de los políticos de responder a las demandas de esos ciudadanos/ consumidores porque Macri aprovechó el foro para declarar que en el 2015 será candidato a la Presidencia de la República Argentina.

Su anuncio despertó algunos aplausos en esta comunidad en la que el Kichnerismo o cualquier otro tipo de populismo latinoamericano no son marcas bien vistas, aunque se convive con ellas civilizadamente una vez que las clases medias los llevan al poder.

junho.jpg

Antonio Augusto Junho Anastasia / Foto : Reuters

Davos, lleno de "filantrocapitalismo"

21 de enero

Hollywood, el dinero y los negocios siempre han estado cerca. Matt Damon es uno de la larga lista de celebridades, empezando por Bono en los noventas, que camina por los pasillos del Centro de Congresos de Davos con una causa atada a su valor principal: la marca de una celebridad.

Damon dice que empezó a interesarse en el tema del agua cuando viajó a México y Guatemala y descubrió que había comunidades donde los niños se morían de una diarrea, por falta de agua, donde las familias invertían la mitad de sus ingresos en comprarla, por eso, dice,  fundó water.org.

El buen muchacho de la costa este de los Estados Unidos quiere hacer y hace la diferencia con su fama apoyando proyectos relacionados con una de las prioridades del Foro Económico de Davos: el acceso al agua.

Microcréditos, con 170 dólares que pueden conectar a una familia en India a la red de agua pública, "filantrocapitalismo" de lo cual está lleno Davos.

Nota relacionada: Fantasma de la desigualdad acecha Davos

Pero la estrella de las actividades de la noche de hoy no es Damon, no es Hollywood, es otro californiano de Silicon Valley: Tony Fadell, dueño de la compañía Nest en la que Google invirtió 3,200 millones de dólares y que se dedica básicamente a lo mismo pero dentro del entorno de mercado a hacer más confortable la vida en casa, partiendo no de las necesidades de la base de la pramide sino de la mitad de la misma, del escalón (o quintil) que no piensa en la sobrevivencia, sino en el bienestar.

Fadell es una estrella tecnológica de Davos que en la cena del Schneider´s café, organizada por la mexicana Claudia González, una de las movers and shakers de la Montaña Mágica, platica de sus fracasos sin ningún pudor al igual que de su pasión por innovar.

Las compañías de tecnología como Nest, productora de termostatos y medidores de CO2 para las casas, a 120 dólares por unidad, son el equivalente en los países desarrollados a una conexión del drenaje en los en desarrollo, son quienes entienden una ¨ubernecesidad¨, algo fundamental para la persona y su entorno, su nido (nest) y son capaces de cambiar masivamente la vida de decenas o cientos de miles de personas, sea por la vía del negocio, como lo hace Fadell, o de la buena voluntad como lo hace Damon, "es igual" dirían los clásicos, lo que importa es tener la capacidad de ver afuera de uno para hacer fortuna como en Silicon Valley o fama como en Hollywwod.

matt-damon.jpg

Matt Damon / Foto: Reuters

La configuración del mundo 

21 de enero de 2013

"Dejen que la riqueza sirva, no que domine", fue el mensaje del Papa Francisco en el inicio de la sesión número 44 del Foro Económico Mundial de Davos, al que llegarán mañana el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y cinco miembros de su gabinete.

Alguien me preguntaba este martes en el camión cuándo fue mi primera vez... no, no esa, sino ésta, la primera de venir a Davos, y respondí que "on and off" desde 1991.

Sorpresas del año: la logística, nuevas construcciones, nuevos procesos, cada vez más seguridad, pero en el fondo lo mismo: hombres de negro (y unas cuantas mujeres) haciendo contactos de alto nivel.

Aquí no se analiza el mundo, se le configura. Se fija la agenda del año, año tras año, y este martes así comenzó el ritual discurso y notas musicales. Perú fuerte con su soft power, cocineros, cantantes y escritores homenajeados en ese segmento en el que México ha estado ausente.

Antes de las notas de la orquesta rusa, faltaba más, el profesor Klaus Schwab, por quien parece no pasan los años, pidió a los asistentes traer su cerebro, su alma, su corazón y su pasión. Con su duro acento de suizo alemán también pidió paciencia, nervios de acero, a quienes, representantes del privilegio, como lo son todos aquí, no están acostumbrados a esperar y hacer fila para algo tan simple como recoger acreditaciones.

A los que tienen a su presidente en Davos, sea el del país o el de la empresa, se les ve sufrir con la democratización (relativa) del espacio en el que todos son importantes y tienen que seguir procedimientos obvios para simples mortales como uno, como pasar los rayos x y el control en las entradas de seguridad.

No es que en el camino los presidentes se rocen con alguien distinto a sus pares, aquí no llega nadie que no tenga acreditación y hasta en esas hay niveles. Los que se saludan distinguen el origen en el color del plastiquito que todos llevamos con cencerro suizo colgado en el cuello; el máximo estrato es blanco con holograma plateado, el más bajo es café/anaranjado. Del color depende el acceso.

A la plenaria del presidente Peña Nieto pueden entrar todos, a sus reuniones con los directores del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y CEOs de Cisco, Nestlé y Pepsico, sólo algunos.

Los encargados de prensa del WEF, Adrian Monck y Lucy Jay Kennedy, se encargarán de que se dé a conocer lo que decidan hacer público de esos encuentros, porque como dice Monck, tienen especial interés en que dos países, Japón y México, cuenten sus historias de reformas y oportunidades.

México ya empezó. Enrique Peña Nieto es portada de la revista Institutional Investor. "Enrique el Osado" se llama la historia, en tanto que en la publicación de referencia para los tomadores de decisiones internacionales, Foreign Affairs, se escoge a México como uno de los seis lugares del mundo donde debe invertirse.

El sabor presente de esta prolongación del "momento mexicano" es menta, porque se ha dado en llamar por aquí en Davos "MINT" a los nuevos países a observar: México, Indonesia, Nigeria, y Turquía...

"MINT" son las nuevas estrellas en ascenso, una compañía variopinta de países en cuanto a niveles de crecimiento económico y sobretodo prácticas democráticas, pero en fin, en todo caso ese es el vecindario asignado hoy a nuestro país por los que crean la narrativa mundial desde sus laptops.

Veamos en qué acaba el cuento y por lo pronto vamos a las cenas donde se mezclan negocios política y espectáculo no necesariamente en ese orden, la primera con Matt Damon y su organización a favor del buen uso del agua.

Ah, por cierto, hace un calor de perros dentro del centro de convenciones porque afuera estamos apenas rondando los cero grados Celsius, y aunque las montañas y las pistas de esquí están nevadas, parece más otoño que invierno; la verdad pasé más frió la semana pasada en el Distrito Federal que este martes en Davos ... de locos, y si en sólo dos décadas de mi experiencia personal ha pasado esto, no necesito que Al Gore me venga a platicar del riesgo del calentamiento global, está aquí para quien quiera verlo, en La Montaña Mágica.

wef.jpg

Foto: Reuters

Abróchense los cinturones

20 de enero de 2013

La élite mundial se dirige esta semana a los Alpes suizos, a Davos, como lo hace cada enero desde hace cuatro décadas para refrendar su poder y su riqueza.

Todo igual, sí, salvo porque en esta ocasión escucharán, incluido el presidente de México Enrique Peña Nieto, que nadie los quiere, que su existencia amenaza el futuro de la humanidad y que si no atienden la desigualdad en el ingreso la economía mundial explotará por los cielos.

¿Quién osa decir al Davos Man, ese 1% del 1% de la población mundial que tiene más ingresos que el 99% restante, que están mal, muy mal? Que menos de un 40% de la humanidad confía en su liderazgo político o económico a pesar de todo su poder y su dinero.

 El que le jala la toga al emperador en este resort de esquí no es un lector de "Das Kapital" que repite la advertencia de Karl Marx: "...La causa de todas las crisis reales sigue siendo la pobreza y el consumo restringido de las masas".

No, no es un marxista revivido en el Siglo 21; quienes se los dicen en su cara son ‘El Papa' de la globalización, Martin Wolfe, columnista de The Financial Times, y ‘La Popesa'  Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Son ellos los que suenan las campanas de alerta ante una crisis que empezó hace un lustro y no termina de vencerse.

Los cinco mayores riesgos de este 2014, según refrenda el estudio  con el que se abre el Foro son: una crisis fiscal en alguna de las principales economías; el desempleo o el subempleo estructural; falta de agua; no adaptación al cambio climático y, destacadamente, una severa disparidad de los ingresos.

Las campanas doblan por el capitalismo voraz este año en Davos.

Esa es la llamada a la procesión anual de los Davos Man (las mujeres siguen siendo minoría) al lugar donde Thomas Mann escribiera hace un siglo su novela La Montaña Mágica como una evocación a la Europa que enferma veía el fin del modelo imperial de acumulación de capital.

Al aeropuerto de Zúrich llegan entre martes y miércoles vuelos privados y comerciales transportando a los 2,500 participantes, una treintena de ellos mexicanos, incluyendo a la delegación presidencial que participará en los plenos del Foro y presentará a los inversionistas internacionales nuevas oportunidades derivadas de las reformas del 2013.

Artículo relacionado: 20 mexicanos que asistirán a Davos

Aquí el presidente y el secretario de Hacienda de México, que subieron impuestos a los que más ganan, no se verán mal, por el contrario, se verán como adelantándose a una tendencia que los invitados de la iniciativa privada del profesor suizo alemán Klaus Schwab no aceptan, porque asumámoslo: pocos de los que circulan por este Foro gustan de compartir su riqueza si no es en esquemas de filantropía personal, pocos confían en el Estado por encima del mercado.

Por los gélidos y serpenteantes caminos que llevan desde Zúrich y su concentración de bancos privados y compañías que encuentran en Suiza al abuelo de los paraísos fiscales, después de revisar sus cuentas secretas, continuarán el viaje hasta Davos (menos 5 grados centígrados)  en donde como siempre el ejército suizo acordonará el acceso e impedirá que las protestas lleguen.

Pero este año el presunto enemigo está en casa. Son las sesiones mismas en las que se hablará de "clases", sí, de los consumidores, de las clases medias, sin los cuales el capitalismo no funciona.

¿Cuántas bolsas Hermès se pueden comprar al año las señoras que desafían la nieve con sus zapatos Louis Vuitton? No tantas como para desatascar el motor económico global. Hay que probar nuevas recetas, dicen los expertos.

 Davos 2014 comienza con el nada humilde foco de: "Remodelar el mundo: consecuencias para la sociedad, la política y los negocios"

A eso vienen los que vienen. Alejandro Ramírez, de Cinépolis, quien participa en la mesa de Latinoamérica; Agustín Coppel cuyas tiendas de verdad que atienden a la clase media; Armando Garza, de Alfa, que de entre todos va a la delantera en temas de energía entre otros legendarios.

¿Cuántas reuniones llevarán Juan Gilberto Marín de Mabe, Pedro Padilla de Azteca, Nicolás Mariscal de Marhnos?, todas de las que yo me acuerdo porque hay algunos que van por escuchar a su quinto presidente de México participar en el Foro Económico Mundial.

Vamos a ver cómo se proyecta el actual presidente, que ya fue como gobernador del Estado de México invitado en ocasiones anteriores al Foro como joven promesa del futuro.

Sylvie Neville, quien no está más con el WEF viajaba rigurosamente una vez al año por los países latinoamericanos en busca de estrellas empresariales o políticas en ascenso, preguntando sobre ellos localizó al entonces encargado de asuntos internacionales del Estado de México, Arnulfo Valdivia, hoy Embajador de México en Colombia, y así llegó a Enrique Peña Nieto, quien ayer era promesa y hoy vendrá por primera vez como realidad.

Desembarca en un Davos distinto al de la euforia de hace 20 años en el que México era un hijo pródigo; mucha agua corrió bajo el puente en esas dos décadas y ahora habrá que ver cómo escuchan los inversionistas el discurso del regreso al poder del partido, que desde que Carlos Salinas de Gortari ocupó por primera vez la tribuna del Foro, ha sido capaz de armar dos cambios paradigmáticos: abrir la economía mexicana a la globalización y ahora abrir el sector energético a la inversión nacional e internacional.

Si a éste segundo se va a sumar el espíritu de Davos de este año, ese de inclusión y distribución del ingreso está por verse en función no sólo de lo que aquí hable México, sino de lo que escuchen los participantes mexicanos.

En las siguientes 72 horas importa tanto lo que se hable como lo que se escuche, así que abróchense los cinturones y asómense con las crónicas y el color de este blog y la cobertura noticiosa de CNNEexpansión a esas conversaciones en La Montaña Mágica.

Ahora ve
Cinco consejos para viajar aunque no tengas mucho dinero
No te pierdas
×