OPINIÓN: ¿Una carga inflamable pudo condenar al vuelo 370?

Las autoridades deben estudiar cuidadosamente el manifiesto de carga para determinar si algún objeto pudo interferir con la seguridad
Malaysia Airlines aviones
Malaysia Airlines aviones GET  Malaysia Airlines aviones
Autor: Sylvia Adcock | Otra fuente: 1

Nota del editor: Sylvia Adcock cubrió el tema de seguridad en la aviación para la publicación estadounidense Newsday de 1996 a 2005. Es editora de la revista NC State y de la revista de exalumnos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Raleigh.

(CNN) — Sin contar con la guía de los restos o las grabadoras de datos del vuelo 370, los investigadores en Malasia analizan la información de los antecedentes de los pilotos y pasajeros, los datos del radar y las transmisiones de la cabina. También necesitan poner mucha atención a otra pista importante: el manifiesto de carga.

La lista de los artículos que terminan en el compartimiento de carga de un avión de pasajeros comprende más que el equipaje documentado. Las empresas de transporte de carga usan aviones de pasajeros así como líneas de carga para enviar productos y materias primas. El saber qué había en el compartimento de carga —o al menos qué había según las listas oficiales— es importante en cualquier investigación sobre un accidente.

Nunca fue tan importante como en el caso del accidente del vuelo 592 de ValuJet en 1996.

El avión de ValuJet, un DC-9, se estrelló en los pantanos de Florida poco después de haber despegado de Miami. Los investigadores descubrieron que los pilotos no pudieron controlar el avión luego de que se desatara un incendio en el compartimento de carga, lo que desactivó algunos de los sistemas del avión. Se descubrió que la causa del incendio fue un embarque de botellas de oxígeno que se etiquetaron erróneamente y se empacaron incorrectamente.

El accidente provocó que la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos presionara para que se instalaran detectores de humo y sistemas de extinción de incendios en los compartimentos de carga de todas las aeronaves de pasajeros. La Agencia Federal de Aviación (FAA) de ese país respondió y en la actualidad, los sistemas de extinción de incendios de halón que se instalaron en los compartimentos de carga son una característica de seguridad importante en los aviones de pasajeros.

Hasta allí todo iba bien. Desde entonces ha surgido una nueva clase de carga: las baterías de litio. Hay dos tipos de baterías de litio. Uno son las baterías recargables como las que usas en tu teléfono o laptop, que también se llaman baterías de ion de litio. El segundo tipo, las baterías no recargables también llamadas baterías de metal de litio, se usan en toda clase de cosas, desde juguetes hasta dispositivos médicos.

Las baterías de metal de litio entregan altas concentraciones de energía y, si se manejan de forma inadecuada, pueden incendiarse y el fuego no puede extinguirse con halón, el sistema de extinción de incendios más común en los aviones de pasajeros. Esa es una de las razones por las que la FAA prohibió en 2004 el envío de baterías no recargables de metal de litio en los aviones de pasajeros. Sin embargo, esa prohibición solo aplica en Estados Unidos; las autoridades internacionales siguen estudiando si aplicarán esa regla. Los aviones de carga y pasajeros pueden transportar libremente las baterías de ion de litio, aunque se deben sujetar a ciertas regulaciones de etiquetado y empaque.

Entonces, ¿qué había a bordo del vuelo 370? Las autoridades malasias dijeron que el manifiesto de carga "se publicaría en el momento adecuado" y más tarde dio más detalles al señalar que el Boeing 777 llevaba 200 kilos de baterías de ion de litio.

¿Qué más? Nada que pudiera ocasionar un problema, según aseguran los malasios. En un reporte de un medio noticioso australiano se señaló que el gobierno malasio se negó a entregar el manifiesto de carga al gobierno australiano, información que le sería útil mientras trata de determinar una zona de búsqueda.

Asumamos que en el compartimento de equipaje había algo más que baterías de ion de litio y equipaje. Aunque los incendios de las baterías de ion de litio son más fáciles de extinguir que los de las baterías de metal de litio, al incendiarse ambas son propensas a lo que se llama "fuga térmica". Eso ocurre cuando una celda enciende a la siguiente, lo que crea un incendio más difícil de controlar con los métodos tradicionales de extinción.

Vale la pena señalar que las baterías de ion de litio fueron el principal sospechoso del accidente del Boeing 747 de UPS en Dubai en 2010, en el que murieron ambos pilotos cuando trataron de aterrizar de emergencia. Los investigadores de los Emiratos Árabes Unidos estudiaron los manifiestos de carga y descubrieron que no se declararon como peligrosos los cargamentos de baterías de ion de litio. El recubrimiento reforzado del avión de carga no fue obstáculo para el incendio que destruyó rápidamente los sistemas de control del avión y llenó de humo la cabina de mando, lo que incapacitó a los pilotos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Se presume que el gobierno malasio está poniendo mucha atención a cualquier cosa que estuviera a bordo de la aeronave y que pudiera haber provocado un incendio catastrófico. Necesitan poner atención más allá de la lista de artículos transportados, hablar con las empresas de transporte de carga que tal vez enviaron algo mal etiquetado, dañado o que se hubiera manejado incorrectamente en el trayecto. Eso es tan importante como hablar con los familiares de los pilotos e investigar el simulador de vuelo que uno de ellos tenía en casa que, por cierto, no es un delito y en el caso de un piloto a menudo solo demuestra su pasión por su trabajo.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Sylvia Adcock

Ahora ve
“No existe un solo elemento de prueba de que yo haya recibido dinero”: Lozoya
No te pierdas
×