OPINIÓN: La violencia amenaza el desarrollo de Nigeria

A pesar de que se volvió la mayor economía de África, Nigeria debe enfrentar la violencia y la corrupción para seguir creciendo
¿Nigeria es responsable del secuestro de niñas?
John Defterios
Autor: John Defterios | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: John Defterios es editor de la sección Mercados Emergentes de CNN y conductor del programa de negocios Global Exchange, dedicado a los mercados emergentes y a las economías del bloque BRIC. Síguelo en Twitter para saber más.

(CNN) — Este debería ser el día en el que Nigeria entre en escena y aproveche la atención por ser la sede del Foro Económico Mundial en África.

Es la primera vez que se celebra el importante evento en un país del occidente de África desde que el FEM, que tiene su sede en Ginebra, llegó al continente, hace casi un cuarto de siglo. Sin embargo, el centro de la atención ha cambiado.

La atención se centra en la lista de problemas que Nigeria tiene en el norte: secuestros, atentados terroristas y masacres.

En los últimos años, el país ha vivido una magnífica historia de crecimiento económico: aproximadamente del 7%. Se encuentra en el núcleo de lo que muchas personas definen como el Renacimiento Africano.

Tras décadas de recibir préstamos de entidades crediticias internacionales como el Banco Mundial, de altas tasas de deuda y poco desarrollo, África está reviviendo.

Por eso, el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, y su prestigioso equipo económico estaban ansiosos por llevar a los directivos del mundo a su territorio.

Sin embargo, Nigeria tiene mala reputación en dos aspectos económicos, principalmente por su incapacidad de cerrar la brecha de riqueza entre el norte y el sur, lo que ha alimentado al movimiento Boko Haram y, por extensión, al islam radical.

Estos grupos se oponen a lo que consideran influencias negativas de la globalización. Se cree que el FEM está al frente de una discusión y construcción política de redes que se relaciona con una mayor globalización.

El mejor indicador de la brecha de la riqueza es el ingreso per cápita. Empecemos en Lagos, la capital financiera del país, y vayamos hacia el norte.

En Lagos, el ingreso per cápita es de más de 2,900 dólares (37,700 pesos), según un estudio de la firma Renaissance Capital. En la capital política, Abuja —en donde se celebra el foro—, aumenta a 4,000 dólares (52,000 pesos).

Sin embargo, si uno se dirige al norte, hacia Borno —la zona en la que nació Boko Haram— el ingreso per cápita es de solo 1,631 dólares (21,000 pesos). Hay un énfasis exagerado en la agricultura, la infraestructura industrial es escasa y la situación económica es aún peor en los estados circundantes.

Es alarmante que en Borno, el 60% de la población viva en pobreza extrema, según el Indicador de Seguridad de Nigeria. La pobreza y la violencia a menudo van de la mano, como ocurre aquí. Casi una tercera parte de las muertes violentas en el país en los últimos dos años han ocurrido en esta región.

No se puede pasar por alto el esfuerzo que el grupo terrorista ha hecho para empeorar las cosas en la antesala de este importante foro empresarial.

Tampoco se puede pasar por alto la falta de avances en la lucha contra la violencia y la corrupción persistente.

Este gobierno ha logrado que incremente la demanda de forma sólida. Tras reestructurar su base económica para estimular el crecimiento del sector de servicios, a principios de abril, Nigeria superó a Sudáfrica y se volvió la mayor economía del continente.

Tanto Nigeria como Sudáfrica padecen del alto desempleo, pero el PIB del primero ahora supera el medio billón de dólares (6,500 billones de pesos), mientras que el de Sudáfrica es de 325,000 millones de dólares (4,225 billones de pesos). Además, Sudáfrica presenta un crecimiento equivalente a menos de un tercio del de Nigeria.

Nigeria tiene todo para crecer: 170 millones de habitantes, una tasa de deuda baja y un déficit presupuestal reducido, además de la bendición de reservas de petróleo demostradas de tamaño considerable. Con una producción de 37 millones de barriles, el país está en segundo lugar del continente, detrás de Libia.

Es una buena receta para el crecimiento, pero el Estado de derecho y la eliminación de la corrupción son un factor importante para los inversionistas extranjeros. Por eso, Nigeria sigue siendo vulnerable.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a John Defterios

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×