OPINIÓN: Qué relación hay entre el trastorno bipolar y la mente creativa

Los estudios indican que hay gran incidencia de este trastorno entre la gente creativa y sus familiares de primer grado
robin williams caras  robin williams caras
Kay Redfield Jamison
Autor: Kay Redfield Jamison | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Kay Redfield Jamison es profesora de Psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y coautora del libro de texto estándar sobre trastornos bipolares y depresión frecuente. Ha escrito mucho acerca de los trastornos del estado de ánimo y la creatividad y escribió el libro An Unquiet Mind, un relato sobre el trastorno bipolar que padece.

(CNN) — El suicidio de Robin Williams ha generado interés en la relación entre la creatividad y la depresión. Nadie conoce la naturaleza de los problemas del señor Williams (a los que se añadió la revelación de que sufría principios del mal de Parkinson), pero la posibilidad de que haya una relación entre la locura y la creatividad es antigua y persistente.

También provoca controversias; algunas personas creen que hacer esa relación idealiza enfermedades dolorosas y potencialmente letales e ignora la diversidad de temperamento y la imaginación que son esenciales para una labor artística.

Sin embargo, las pruebas de que existe esa relación, particularmente entre el trastorno bipolar y la creatividad, son sólidas y van en aumento.

En muchos estudios biográficos y en estudios sobre artistas, escritores y músicos vivos se han encontrado tasas más elevadas de manías, depresión grave y suicidio entre las personas creativas. Los familiares de primer grado (es decir, un padre, un hijo o un hermano) de las personas creativas que tienen trastorno bipolar o depresión también presentan índices elevados de trastornos del estado de ánimo y logros artísticos.

Tan solo en los últimos cinco años ha habido cuatro grandes estudios (en uno se estudió a 20,000 individuos y en otros tres se estudió a más de 700,000 en cada uno) en los que se determinó que había probabilidades  desproporcionadamente altas de que las personas que tienen trastorno bipolar estén presentes en grandes proporciones en las profesiones creativas; ocurrió lo mismo con sus familiares de primer grado.

Además, se determinó que era más probable que los familiares de las personas que tienen esquizofrenia —aunque no los enfermos mismos— ejercieran profesiones creativas.

El estado de ánimo, el temperamento y los factores conductuales y cognitivos que se relacionan con la enfermedad bipolar pueden aumentar la creatividad de algunas personas al incrementar la fluidez y la originalidad de sus pensamientos, así como al incrementar la audacia, la ambición, la energía, la vivacidad y el deseo de dar significado al caos y al sufrimiento.

Se debe enfatizar que la mayoría de la gente creativa no tiene una enfermedad mental y que la mayoría de la gente que tiene enfermedades mentales como el trastorno bipolar no es inusualmente creativa. Más bien se trata de la tasa desproporcionada de trastornos del estado de ánimo —particularmente de trastorno bipolar— que se presenta en las personas creativas.

Cuando no se atiende, el trastorno bipolar es una enfermedad dolorosa que se relaciona con una tasa muy elevada de abuso de alcohol y drogas, así como con el suicidio.

Es una enfermedad común y usualmente se presenta a edad temprana. Afortunadamente, el tratamiento funciona y permite a la gente seguir con su labor creativa.

He tenido la enfermedad bipolar desde los 17 años. Es una enfermedad difícil y casi me cuesta la vida, como ocurre con decenas de miles de personas al año.

No hay nada romántico en las psicosis, la depresión o el suicidio. La muerte de Robin Williams, a quien tantos admiraban y amaban, lo deja muy claro.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Kay Redfield Jamison.

Ahora ve
El Festival Internacional de las Luces ilumina el Centro Histórico de la CDMX
No te pierdas
×