OPINIÓN: La marcha del 2 de octubre ¿la tormenta perfecta?

Los asesinatos en Tlatlaya, la desaparición de normalistas en Guerrero y la crisis del IPN pueden 'encender' los ánimos en la movilización
La ciudad de México, lista para el 2 de octubre
Édgar Guillaumin
Autor: Édgar Guillaumin | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Nota del editor: Édgar Guillaumin tiene estudios de Licenciatura y Maestría en Derecho Corporativo, cursa un Doctorado en Planeación Estratégica y Políticas de Desarrollo en la Universidad Anáhuac. Cuenta con más de 10 años de experiencia en relaciones gubernamentales e institucionales. Síguelo en su cuenta de Twitter: @guillaumin

(CNNMéxico) — En años anteriores hemos sido testigos de los actos vandálicos que se presentan en la marcha del 2 de Octubre, actos que nada tiene que ver con honrar la memoria de aquellos estudiantes que perdieron la vida en la Plaza de las Tres Culturas en 1968.

Grupos autodenominados “anarquistas” se han apropiado de esta fecha para salir a las calles del Distrito Federal y destrozas propiedad pública y privada, saquear comercios, agredir a periodistas y provocar a las fuerzas de seguridad.

Este año, existen tres pretextos que estos grupos de choque podrían tomar como banderas y buscar generar mayores desmanes a lo largo de las principales calles de la capital.

  • A pesar de que ya han sido puestos a disposición de un juzgado militar ocho elementos del ejército por su presunta responsabilidad en los hechos presentados en Tlatlaya el 30 junio, y de que se ha abierto una completa investigación por la muerte de 22 personas, grupos radicales podrían adoptar este trágico incidente para lanzar consignas contra las Fuerzas Armadas e incitar a la violencia y choque contra los cuerpos de seguridad pública.
  • El asesinato confirmado de, al menos, seis normalistas de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos y la desaparición de más de dos veintenas de estudiantes en Iguala, han puesto la luz roja en el estado de Guerrero, a todas luces un evento de excesiva fuerza policial contra manifestantes que tuvo un fatídico desenlace. ¿Será este un elemento adicional que imprimirá mayor temperatura en los ánimos este 2 de octubre? 
  • Finalmente, la crisis que vive el Instituto Politécnico Nacional por las demandas de los estudiantes respecto del nuevo reglamento interno, es un elemento más a considerar que grupos anarquistas pueden tomar para lanzarse a las calles y convertirlas en tierra de nadie.

Los eventos de Tlatlaya en el Estado de México y de Iguala en Guerrero, deben ser totalmente esclarecidos y llegar al fondo de la verdad, castigar a los responsables y sentar un positivo precedente del respeto a los Derechos Humanos.

La sociedad debe de exigir que así sea, pero ojo, no mediante violencia, agresión o provocación.

Las voces de los estudiantes deben ser escuchadas y tomadas en cuenta, la autoridad, como lo ha manifestado, debe tender un puente de comunicación y acuerdos. Los estudiantes deben exigir respetar sus derechos, pero por la vía pacífica.

Esperemos que la marcha del 2 de octubre, sea pacífica y sea una muestra de civilidad, en la que verdaderamente se recuerde y honre la memoria de los estudiantes caídos. En especial este año, en la memoria de Raúl Álvarez Garín, líder emblemático del movimiento del 68 quien falleció hace unos días.

Ahora ve
Derrumbe en una obra suspendida derriba cuatro casas en Monterrey
No te pierdas
×