Gestión Estratégica, clave para el entorno mexicano

El contexto del país obliga a definir un modelo estratégico en las empresas: Ángel García-Lascurain; las empresas deben replantear objetivos y presupuestos y buscar oportunidades.
mercadotecnia marketing  (Foto: iStock by Getty Images)
Ángel García-Lascurain Valero*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Durante el 2015, México atraviesa por un período complejo en el cual coincide la fase de ejecución de una serie de reformas estructurales de alto calado, impulsadas desde el Gobierno federal, con un entorno económico incierto afectado por la inestabilidad de los precios internacionales del petróleo y la reducción en el crecimiento económico global, todo lo anterior acompañado de un ambiente político interno complejo. 

Este entorno impone una serie de desafíos para los líderes de las organizaciones que buscan impulsar resultados superiores de desempeño en un entorno de mayor incertidumbre.

Desde esta perspectiva, es necesario contar con un modelo estratégico integral que incorpore tres dimensiones: 

  1. Planear la estrategia: definir la Visión, lo que se quiere lograr en un plazo determinado partiendo de una coyuntura específica. Es plantear un futuro posible, establecer el resultado que se quiere generar con la estrategia.
  2. Ejecutar la estrategia: llevar a cabo lo planteado en la etapa de planeación mediante la alineación de las operaciones y la priorización de los recursos frente a los objetivos de la estrategia.
  3. Gestionar la estrategia: esta etapa abarca la evaluación de resultados, la medición oportuna de los impactos de las acciones tomadas en la etapa de ejecución y la toma de decisiones oportunas y pertinentes sobre la estrategia para fortalecer sus resultados. 

Lo anterior requiere que la estrategia sea vista como un modelo integral de definición, implementación y toma de decisiones que es dinámico y permanente. No puede verse a la estrategia como un ejercicio anual, que se vierte sobre el presupuesto del ejercicio y que no se integra con las operaciones y la gestión cotidiana de la organización. 

Las empresas y las organizaciones en el país enfrentan este año un entorno que exige: 

  • Capacidad para replantear oportunamente objetivos y presupuestos
  • Integrar nuevas oportunidades que el entorno presente a la estrategia
  • Alinear la organización a nuevas prioridades
  • Comunicar y motivar al personal ante el cambio 

Por lo tanto, la estrategia debe revisarse y monitorearse permanentemente. Establecer una estrategia acertada tiene una íntima relación con el entendimiento de hasta qué punto debe ocurrir el cambio, pero también con la capacidad para gestionar el cambio: gobernar para hacer la Estrategia un proceso continuo. 

Un modelo robusto de gestión de la estrategia requiere de diversos elementos, entre los cuales pueden mencionarse los siguientes:

Contar con un Modelo de Traducción de la Estrategia Alineado con la Visión y Propicio para el Seguimiento:

La etapa de planeación debe incluir un procedimiento de traducción de la visión estratégica y de los grandes temas estratégicos a objetivos específicos que faciliten la evaluación del desempeño, incluyendo indicadores, metas y acciones específicas cuyo avance sea cuantificable. Un proceso de planeación que se quede en la definición  de intenciones no podrá gestionarse. 

Contar con un Foro de Toma de Decisiones Estratégicas:

Es necesario que en el modelo de gestión de la organización exista un foro donde se revisen periódicamente los avances en la ejecución de la estrategia pero desde una perspectiva estratégica, basada en el cumplimiento de objetivos estratégicos y no en la evaluación de variables operativas o puramente presupuestales. Debe ser un foro de evaluación y toma de decisiones encaminadas a actualizar oportunamente el contenido de la estrategia.

Contar con una Función de Gestión de la Estrategia en la organización:

Es crítico que en la organización exista una función formal de seguimiento y análisis permanente de resultados en la ejecución de la estrategia. Es una función que debe reportar al líder de la organización, que no tiene responsabilidad en la ejecución de las acciones y cuyo foco es la identificación de oportunidades de actualización o mejora de la estrategia en un entorno de cambios.

Estos principios se expresan en detalle en el modelo “Execution Premium” o Excelencia en la Ejecución, desarrollado por los profesores Kaplan y Norton de la Universidad de Harvard y que ha sido implementado exitosamente en empresas de diferente tamaño y giro y en entidades gubernamentales en México y a nivel global.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por su trascendencia dentro de las organizaciones, el tema aquí expuesto, así como otros que se irán presentando, son materia de análisis al seno del Comité Técnico Nacional de Dirección Estratégica del IMEF, con la misión de compartir conocimientos y  experiencia, en los principios y mejores prácticas de Gestión de la Estrategia y su aplicación en la Dirección de Empresas, contribuyendo a impulsar el pensamiento estratégico en el entorno Empresarial, Institucional y Académico. 

*El autor es Vicepresidente del Comité Técnico Nacional de Dirección Estratégica del IMEF. 

Ahora ve
¿El nuevo TLCAN contemplará los trabajos agrícolas temporales en EU?
No te pierdas
×