Michelle Obama: te desafío a luchar contra la obesidad infantil

Aunque se han logrado grandes avances en la lucha contra la obesidad infantil, no es momento de aflojar el paso
Michelle Obama Let's Move
Michelle Obama Let's Move  Michelle Obama Let's Move
Michelle Obama
Autor: Michelle Obama | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Michelle Obama es la primera dama de Estados Unidos.

(CNN)— Han pasado cinco años desde que emprendí Let's Move!, una iniciativa para combatir la obesidad infantil y ayudar a que nuestros niños crezcan sanos. Ahora que se cumple su quinto aniversario, celebramos lo lejos que hemos llegado, nos desafiamos a hacer aún más y nos comprometemos a ser verdaderos defensores de este tema en los años por venir. Ese es nuestro tema en este aniversario: celebrar, desafiar, defender.

Ciertamente tenemos mucho que celebrar. A lo largo de los pasados cinco años, hemos visto un auténtico cambio cultural en nuestro país. Las empresas de alimentos y bebidas están apresurándose a reducir el azúcar, la sal y la grasa en sus productos. Ciudades, municipios y condados respaldan programas extracurriculares saludables y ligas deportivas juveniles. Los líderes religiosos están informando a sus congregaciones sobre la alimentación sana y la actividad física. Los restaurantes ofrecen versiones más saludables de sus platillos y los sitios de comida rápida están incluyendo rebanadas de manzanas y leche baja en grasa en sus comidas para niños.

A través de Let's Move! llegamos a millones de niños todos los días: un millón 600,000 niños asisten a guarderías más saludables, en donde las frutas y los vegetales han reemplazado a las galletas y al jugo. Más de 30 millones de niños están comiendo almuerzos escolares más saludables. Casi nueve millones de niños participan en nuestro programa Active Schools (escuelas activas) y hacen 60 minutos de actividad física al día; casi cinco millones de niños participarán en programas extracurriculares más saludables en los próximos cinco años.

En conjunto, estos esfuerzos empiezan a surtir efectos: las tasas de obesidad infantil finalmente dejaron de aumentar… de hecho, las tasas de obesidad están reduciéndose entre nuestros niños más pequeños.

Pero hay que ser muy claros: aunque se han logrado avances impresionantes, las estadísticas siguen siendo desalentadoras.

Casi uno de cada tres niños en Estados Unidos tiene sobrepeso u obesidad. En el caso de los niños afroestadounidenses o hispanos, el porcentaje es de casi el 40%. Seguimos gastando casi 200,000 millones de dólares (unos tres billones de pesos) al año en servicios de salud relacionados con la obesidad y esa cifra se disparará a casi 350,000 millones (unos cinco billones 250,000 millones de pesos) para 2018, un incremento del 75% en solo tres años. Así que imaginen cómo serán esas cifras en cinco años… o en 10 o en 15… si no seguimos esforzándonos.

Eso nos lleva al "desafío" en nuestro tema. No podemos felicitarnos y decir: "bien hecho". Sabemos que si somos complacientes, regresaremos justo a donde empezamos. Así que todos debemos desafiarnos a hacer todo lo posible por el bien de nuestros niños.

Necesitamos proteger el avance que hemos logrado en los almuerzos escolares más saludables y necesitamos que más escuelas encuentren formas para que los niños estén activos antes, durante y después de las clases. Necesitamos que en más ciudades se creen rutas peatonales más seguras hacia las escuelas y que se restauren las ciclovías y los senderos para que las familias puedan activarse. Necesitamos también ser más creativos a la hora de promover la alimentación saludable y la actividad física.

Por ejemplo: recientemente emprendimos #GimmeFive, una campaña en internet por medio de la cual compartes cinco de las formas en las que llevas una vida sana y luego desafías a alguien a compartir cinco formas más de estar activo o de comer sanamente: hacer cinco lagartijas, probar cinco recetas nuevas, subir por las escaleras en vez de usar el elevador durante cinco días seguidos. El vicepresidente lo ha hecho, igual que Beyoncé, Dwayne Wade y muchos otros niños, padres, maestros y líderes comunitarios de todo el país.

Finalmente, quiero desafiar a todos a que tomen decisiones saludables con su dinero. Porque a final de cuentas, sabemos quiénes tienen el poder auténtico: los consumidores.

Con cada producto que compramos en la tienda, emitimos un voto sobre la clase de alimentos que queremos para nuestra familia. Si seguimos exigiendo opciones más saludables, las empresas ofrecerán esas opciones.

No será fácil y no se dará de la noche a la mañana. Este problema se ha gestado por décadas y tomará décadas resolverlo. Y de eso se trata la última parte de nuestro tema: "defender".

Ser el auténtico defensor de nuestros niños implica invertir en el largo plazo, no solo por un año o dos, sino por una generación y más. Eso es lo que pretendemos hacer. No tengo intenciones de aflojar el paso en este asunto en los años por venir.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Seguiré trabajando con todas las personas que han luchado por un cambio en este asunto durante tanto tiempo. Confío en que si seguimos avanzando, día tras día, año tras año, finalmente lograremos darles a nuestros niños el futuro sano que tanto merecen.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Michelle Obama

Ahora ve
Crisis minorista: ¿por qué grandes cadenas están cerrando sus tiendas?
No te pierdas
×