En los pasillos del WEF

Alberto Bello, director editorial de Negocios de Grupo Expansión, narra lo que sucede en el foro; cuenta los detalles que ocurren tras bambalinas del evento regional del Foro Económico Mundial.
bello wef  (Foto: Especial)
Alberto Bello/Enviado

Tecnología

8 de mayo

La moneda: Visa y MasterCard coincidieron (en páneles separados, obviamente) en el diagnóstico: el dinero será digital o no será. ¿Cómo cambiará eso nuestras vidas? “Necesitamos hacer que el uso del dinero digital sea tan sencillo como el del efectivo”, dijo Eduardo Coello, VP de Visa para el Caribe, en una sesión sobre el reto tecnológico. En México, para que se hagan una idea, 70% de las transacciones se hacen en cash.

El nuevo banco: en innovación financiera, las nuevas tecnologías prometen acceso multiplicado al financiamiento. La consultora Accenture anticipa que el crecimiento del crédito en la base de la pirámide (personal y de Pymes) convergerá con la tecnología para el “banco de todos los días”. Accenture presentó un ejemplo de por dónde podrían ir los tiros: el mBank de Polonia, con 4 millones de clientes completamente digitalizados.

Una verdad memorable: la tecnología puede crear mil apps que acerquen servicios a la base de la pirámide pero, según Carlos Danel, CEO de Gentera (ex Compartamos), pueden ser grandes ideas que nadie usa. “Hay que conocer la necesidad y deseos de la población, en los diferentes segmentos y áreas geográficas, independientemente de la tecnología”. Llegar a la base de la pirámide implica mucho más que pensar grandes.

Un problema tal vez tecnológico: ¿Por qué no hay más empleo formal en Latinoamérica? Por un lado, la tensión entre el salto en productividad que ofrece la innovación tecnológica a una población que muchas veces carece de las capacidades requeridas para aprovecharla. Solución: más educación. Otra razón analógica y contraintuitiva: según Ricardo Hausmann, de la Kennedy School de Harvard, porque la gente tarda dos horas en llegar a un empleo formal y prefiere poner un changarro en su casa a dejarse 20% del salario en transporte. Elija su preferida.

Un cierre: “estamos en una nueva época”, dijo Carlos Slim Domit, presidente de América Móvil, para lo que propuso cambios en la educación y en la manera de trabajar: más colaboración. La empresaria Angélica Fuentes abogó por que las empresas tomen la iniciativa para la inclusión de las mujeres. El Nobel Joseph Stiglitz se opuso al Acuerdo Trans-Pacífico de Asociación Económica por considerar que hay asimetrías que hacen vulnerables a los estados.

En definitiva, un Foro Económico Mundial compacto, que advierte algunas oportunidades en la vulnerabilidad de Latinoamérica (Slim mencionó las bajas tasas de largo plazo, haga lo que haga la Fed, y el crecimiento de Europa y Estados Unidos ante los menores costos de la energía) y propone la inversión en infraestructura física y tecnológica para dar el salto en productividad requerido. Hasta la próxima.

cnnexpansion

Foto: Reuters

Habanera

8 de mayo

El mayor legado del poeta y periodista don José Martí —hombre sincero, de donde crece la palma— es quizá el cubaneo, el fenómeno por el cual una pequeña isla del caribe se convierte por arte de magia en el centro del universo.

Ya sea en la ciudad de México, Madrid, Caracas, Miami o el Foro Económico Mundial en la Riviera Maya, allá donde haya un cubano, por arte de magia, arranca un monólogo colectivo sobre las bellezas incomparables de la isla, la inmortalidad de los Castro y, dependiendo, la criminalidad o justificación (cada vez menos) del régimen, la estupidez o pertinencia (cada vez menos) del bloqueo estadounidense.

Sin duda, es ya una farsa alimentada por la nostalgia de mundos extintos: la Cuba prerrevolucionaria y la Cuba revolucionaria, un poutpourrí de la orquesta de Benny Moré y “Hasta siempre, comandante”, de la que son víctimas los pobres cubanos que sobreviven como pueden al carácter suprahistórico que los demás dieron a sus vidas.

La secretaria de Finanzas y Precios cubana (imagine una secretaría de Precios), Lina Pedraza, y la directora de Inversión Extranjera, Deborah Rivas, presentaron ante el Foro los lineamientos de la nueva política de la isla para atraer inversión privada. Hay por ahora 246 proyectos (no hay una política general sino una política “por proyecto”) dirigidos a 11 industrias, desde la manufactura a la biotecnología.

Rivas anunció que en el área especial de Mariel participa ya una empresa de alimentos mexicana. Pedraza, que se reunió el jueves con la secretaria de Turismo de México, Claudia Ruiz Massieu, anunció la inminente visita de empresarios turísticos mexicanos para conocer las oportunidades abiertas por el plan.

Pedraza quiso tranquilizar a todos sobre las verdaderas intenciones de la política turística: no se trata de imperialismo, vino a decir, sino de buscar paquetes multidestino con otras islas del Caribe (que deben estar aterradas ante el desbloqueo de Obama a la inversión estadounidense) y México, donde desde hace décadas especulamos sobre qué pasará si un día los gringos de Cancún deciden irse a Varadero.

Sin duda espera más de una pesadilla burocrática a quien arranque, que también seguro permitirá tomar posiciones ante la ineludible apertura, democratización y reforma económica de la isla. 120 años después de la muerte de Martí, Cuba parece encaminarse a la normalidad. Ojalá sea cuanto antes, aunque eso implique la disolución del cubaneo en la grisura de eso que llaman economías emergentes.

La llave de judo de Lozoya

7 de mayo

Cuentan los judocas que el secreto de un buen practicante de este arte marcial es aprovechar la fuerza del contrincante para derrotarlo. El director de Pemex, Emilio Lozoya, debe saber algo de esto porque en un entorno de caída de los precios del petróleo y de recortes presupuestales ha encontrado el entorno necesario para empujar a la petrolera a donde más le conviene a una compañía que sueña con ser sólo eso, una empresa, y no una “corporación gubernamental”.

Suena críptico y a algunos les sonará un tanto adulador con el señor en cuestión, pero después de haber conocido a media decena de directores de Pemex puedo decirles que ninguno logró esbozar ni la mitad de las provocaciones que Lozoya enunció este jueves en una sesión sobre perspectivas de la energía.

De gran introducción: dada la gran cantidad de proyectos que tiene sobre la mesa “el gran riesgo de Pemex en estos momentos es de implementación”. De ahí el nuevo mantra estratégico: “Pemex va a estar presente sólo en los proyectos que generen valor, es decir, que hagan dinero”, dijo Lozoya.

¿Cuántos directores de Pemex se quejaban de tener mil obligaciones con el empleo, los presidentes municipales, el sindicato y el secretario de Hacienda? Ante el recorte presupuestario Lozoya puede enunciar lo evidente: Pemex no tiene recursos infinitos y va a elegir.

En segundo lugar, dado el riesgo de mala implementación, “encontrar socios de primera clase” para bajar el riesgo de los más de 100 proyectos que tiene sobre la mesa. La reforma abrió las puertas a las asociaciones estratégicas, pero las presiones internas para que Pemex siga haciéndolo todo –el ego– están ahí.

Los recortes presupuestarios y la necesidad de bajar la exposición al riesgo fueron los que abrieron las puertas de par en par a las oportunidades de asociación.

En tercer lugar, históricamente el gran problema del director general de Pemex siempre fue que estaba solo entre varios directores que mandaban mucho más que él. Hablando con varios proveedores participantes en el Foro Económico Mundial, varios me comentaron la alineación que hay entre los niveles “uno, dos y tres” de la petrolera sobre la dirección estratégica y estas cosas que les cuento.

Habrá quien piense que no había de otra, que la realidad y no su director puso a Pemex donde debía estar. Es posible, pero creo que hacía falta un externo llegado del sector privado y del sector inversionista para aprovechar un entorno adverso y en lugar de llorar y lamentar las limitaciones abrazar el cambio y empujar.

Otra cosa es si le sale bien y la ejecución lleva a buen fin. Pero no me queda duda de que estamos asistiendo a toda una buena sesión de judo.

cnnexpansion

                                                    Foto: Flickr.com/WorldEconomicForum

Austeridad y sudores

7 de mayo

Las cosas son diferentes esta vez. El Foro Económico Mundial para Latinoamérica arrancó ayer en la Riviera Maya con una cena en Xel Ha, en la hacienda henequenera de este parque turístico.

Frente a la abundancia de otras ocasiones, la cena inaugural hasta se quedó sin anfitrión –el gobernador Roberto Borge se fue a recibir al presidente Peña Nieto al aeropuerto; expuesto a la descortesía, prefirió quedar bien con el presidente– y sin mucho que comer; más de uno se fue a cenar después de la inauguración.

La sobriedad de la cena y la evasión de discursos prometedores coincide con los comentarios, poco exaltados y poco optimistas. Latinoamérica vive un periodo de crisis de identidad.

Las reformas económicas y el boom de las materias primas dieron sólo un par de años para ofrecer a los inversionistas internacionales promesas y expectativas triunfalistas, y quemar dólares para crecer el mercado interno.

Aprobadas las reformas en México sin que esto se traduzca en el crecimiento esperado, y quemado el penúltimo dólar en Brasil y Chile, la sensación viene a ser la de: “¿y ahora para qué estamos aquí?”

Precisamente para eso nació el Foro en los años 70: para reunir a los grandes empresarios y ejecutivos del mundo en momentos de crisis, aunque sea de identidad.

Bajo los calores de la Riviera Maya, y en el amplio hotel Gran Velas, veremos hoy y mañana qué respuestas tienen las empresas en un ambiente de incertidumbre, en la expectativa de que la Reserva Federal estadounidense deje caer la espada de Damocles de mayores tasas y nos ponga a todos a sudar. Veremos si dos días de trabajo y dieta baja en calorías permiten mejorar el ánimo.

cnnexpansion

Foto: Flickr.com/WorldEconomicForum

Comentarios: @albertobellogdv

Ahora ve
Así crece la bebé panda gigante que nació en el zoológico de Tokio
No te pierdas
×