OPINIÓN: Las elecciones europeas, la cruzada en contra de Bruselas

El sentimiento eurófobo se ha profundizado en varios rincones del viejo continente, lo que se puede observar en los resultados electorales
union europea  union europea
Autor: Rina Mussali | Otra fuente: 1

Nota del editor: Rina Mussali es analista, internacionalista y conductora de Vértice Internacional y de la serie 2015: Elecciones en el Mundo, en el Canal del Congreso. Síguela en su cuenta de Twitter: @RinaMussali

(CNNMéxico)–En lo que va del año 2015, la trama electoral en Europa ha estado cruzada por un halo euroescéptico y crítico de las políticas de Bruselas. Este es el caso de Grecia, Finlandia, Reino Unido y Polonia, países que han atestiguado jornadas electorales cuyos resultados prometen acelerar las políticas antieuropeas.

El sentimiento eurófobo se ha profundizado en varios rincones del viejo continente: la llegada de Alexis Tsipras y su partido Syriza en Grecia— un partido de izquierda radical que amenaza con abandonar la eurozona—; el partido de los Verdaderos Finlandeses, una agrupación populista, nacionalista y antisistema que se consagró en la segunda fuerza política de Finlandia; la reelección para un segundo mandato de David Cameron, quien promete adelantar el referéndum sobre la permanencia o abandono del Reino Unido de la Unión Europea (UE); así como las elecciones en Polonia, donde el candidato opositor del partido conservador y más reacio hacia la integración europea le arrebató la victoria al actual presidente Komorowski pese a la segunda vuelta electoral que se convocará el 24 de mayo.

Como vemos el cocktail europeo o antieuropeo se transa en un juego que manifiesta dosis dispares. Mientras que Finlandia es miembro del euro y no de la OTAN, Polonia muestra una cara al revés: no forma parte de la moneda común pero si es nación integrante de la alianza militar. A pesar de que Reino Unido es miembro de la UE, OTAN y no del euro, Grecia contrasta porque es integrante de todo el armazón europeo: UE, euro y OTAN, una ecuación que pudiera cambiar bajo la embestida de Alexis Tsipras, el nuevo primer ministro, quien pudiera utilizar la carta de salida de la organización de defensa colectiva para negociar mejores concesiones de Bruselas y acercarse más hacia Rusia, el enemigo revisitado de occidente.

Lee: OPINIÓN: Finlandia, un mensaje para Bruselas

A pesar de la historia equivocada que contaron las encuestas y estudios de opinión para el caso de los comicios en Reino Unido en donde se advertía el empate virtual entre los dos partidos tradicionales, fueron los conservadores quienes se impusieron con 331 escaños de los 650 existentes en la Cámara de los Comunes conquistando la mayoría absoluta y esquivando las alianzas incómodas de gobierno. Una pista en tres carriles debido al salto cuántico del Partido Nacional Escocés, la agrupación que de seis escaños consiguió 56 de los 59 asientos reservados para Escocia debido a una creciente visibilidad, gracias al referéndum del pasado 18 de agosto que no logró la independencia del Reino Unido.

Dos incógnitas surgen alrededor de la jornada electoral británica ¿Nicola Sturgeon, la líder del Partido Nacional Escocés convocará a un nuevo referéndum para que Escocia se independice del Reino Unido? ¿Qué posición tomará este partido con el posible adelanto del otro referéndum? El que prometió David Cameron sobre la permanencia o abandono del Reino Unido, cuando sabemos que este partido se ha identificado históricamente con las banderas laboristas y es reacio a las políticas de austeridad impuestas por los conservadores.

Lee: 5 retos para Reino Unido tras el triunfo conservador

Giremos nuestra mirada hacia Polonia, porque posiblemente la carta antieuropea no sólo la jugará David Cameron en Reino Unido sino el Partido de Ley y Justicia que enfrentará la hora de la verdad con las elecciones legislativas de octubre. Un primer botón de muestra fueron las elecciones presidenciales en Polonia del 10 de mayo, donde el líder opositor Andrzej Duda venció en primera vuelta electoral al actual presidente Bronislaw Komorowski, quien defiende más la idea de reemplazar los zlotyiz –la moneda nacional polaca- por los euros.

El ingreso de Polonia a la eurozona ha sido un factor gravitante de la cita electoral sumado a los aspectos de seguridad y política exterior. A diferencia de este segundo factor, la élite política y económica polaca se encuentra dividida frente al tema del euro. Mientras que los liberales en el gobierno -a través del partido de Plataforma Cívica- son más euroentusiastas, los conservadores no quieren precipitar la entrada a la eurozona considerando el rechazo del más del 70% de la población, quienes están conscientes de que Polonia crece económicamente más que otros de sus pares comunitarios. Todo parece indicar que hasta ahora existe consenso del establishment polaco sobre el ingreso a la UE y la OTAN pero no sobre la membresía al euro.

Por otro lado, los juegos geopolíticos de Rusia con EU y el mundo occidental tocan las fibras más sensibles de Polonia, el país que históricamente despierta los apetitos más jugosos de sus países vecinos: ahora Alemania y Rusia. Debido a estas tensiones, Polonia ha incrementado su gasto militar y se ha acercado más hacia EU y la UE cuando precisamente esta nación enfrenta el miedo báltico: Lituania, Letonia y Estonia que buscan blindarse de una posible agresión rusa por parte del hombre fuerte, Vladimir Putin, quien enfrenta una zona plagada de aviones de la OTAN y sanciones económicas por parte de occidente.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Lee: México y la Unión Europea buscan un nuevo pacto comercial

A contracorriente de otras elecciones presidenciales europeas, los comicios presidenciales del 10 de mayo en Polonia fueron importantes. Sobre todo porque el presidente no es una figura decorativa, asume facultades para vetar leyes y es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y política de seguridad en un momento delicado para Polonia, cuando sus dolores de cabeza no  cesan por la conflictiva geopolítica que enfrenta en su frontera oriental con Ucrania.

Ahora ve
Robert Mugabe presenta su dimisión como presidente de Zimbabwe
No te pierdas
×