La BMV, ¿una gran opción de inversión que pierde fuerza?

Por 30 años la BMV fue una gran oportunidad de inversión con altos rendimientos: Roberto A. Ruarte; sin embargo, en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, la Bolsa no ha podido mantener su crecimiento.
BMV  (Foto: Agencias)
Roberto A. Ruarte*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El IPC -el índice de Precios y Cotizaciones- es el principal indicador bursátil de la Bolsa Mexicana de Valores. Este índice es confeccionado por una muestra de 35 de las empresas más importantes de la economía mexicana. Su composición varía periódicamente por la BMV para reflejar la bursatilidad que están teniendo las compañías.

La principal integrante del IPC ha sido desde hace varios años América Móvil (cuyo símbolo en la Bolsa Mexicana es AMXL), que pertenece al empresario Carlos Slim. Este índice, que al momento de escribir este artículo, se encuentra en los 45.311 puntos, aún no ha podido superar los niveles máximos del arranque del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, de 46.075 puntos logrados el 29 de enero de 2013. Aunque el 8 de septiembre de 2014 vimos niveles de 46.554 que se mantienen como máximos históricos, estos no pudieron sostenerse y hoy nos encontramos por debajo.

Independientemente de este período de dos años y medio en que la Bolsa no ha sido gran negocio, la historia nos demuestra que ha entregado enormes ganancias. El análisis puede hacerse de tres formas: ajustar el índice IPC por inflación de los últimos 35 años y comparar si rindió más que la inflación (la respuesta es sí); la segunda es comparar la Bolsa con su costo de oportunidad, que sería una tasa de Cetes o una Tiie en dicho período, en donde claramente la Bolsa le ganó a aquella persona que hubiera depositado su dinero a una tasa de interés en pesos en todo ese período, y la tercera, que es la que más nos gusta, es pasar el valor del IPC a dólares y hacer un comparativo histórico del valor del IPC en términos de la moneda estadounidense.

Sería algo parecido al ETF EWW que sigue a México en Estados Unidos,  y que tiene el valor en dólares de la Bolsa Mexicana De Valores, siguiendo en un 99% al IPC y tomando en cuenta el efecto del tipo de cambio, o la cotización interbancaria del dólar contra el peso. 

Así, el valor del IPC en dólares -tomando en cuenta el cierre de 45.311 puntos del martes 19 de mayo y el del dólar interbancario de 15.20 pesos por dólar- sería de 2.980 dólares. Cuando el 8 de septiembre del 2014 el IPC tocaba 46.554, el dólar cotizaba en 13.13, es decir, 3.545 dólares por peso, y el del máximo de 46.075 del 29 de enero del 2014 era de 13.39, lo que nos da una cotización de 3.441 dólares.

Actualmente, el IPC  en dólares está 16% debajo de sus máximos históricos, un hecho no menor teniendo en cuenta que si miramos al norte, el Dow y el SP500 que cotizan en dólares, se encuentran en sus máximos históricos nominales sin ajuste por inflación.

Cuando Enrique Peña Nieto asumió la presidencia, el dólar cotizaba en 12.95 pesos por unidad, y el IPC  estaba en niveles de 41.833 puntos, una cotización en dólares de 3.230 dólares. Es decir que si bien el IPC se encuentra 8.31 % arriba en pesos desde el  1 de diciembre del 2012, en términos de dólares nos encontramos un 8% por debajo.

El rendimiento en pesos en estos 25 meses de Gobierno de Peña Nieto no supera lo que se podría obtener en una colocación en pesos a tasa de interés, ni hablar de haber tenido dólares en el portafolio. Esto es un tema coyuntural de la Bolsa que ha demostrado ser una de las más rentables del mundo si repasamos la historia.

El peor momento en dólares de la Bolsa mexicana fue luego de la crisis de 1979 a 1982, cuando perdió en solo 3 años el 95% de su valor, la caída más persistente en precios y en tiempos. El mínimo valor en dólares se consiguió en el año 1982 con niveles de 3.78 dólares. Necesitábamos en el año 1982 3.78 dólares para comprar un IPC, contra los 2.980 dólares actuales.

Es decir que en 33 años el IPC en dólares ha subido 787 veces su valor, si usted hubiera puesto hipotéticamente 1.000 dólares en el peor momento del año 1982, hoy tendría 787.000 dólares en su casa de Bolsa.

Sin embargo, ¿cuál es la trampa de los mercados bursátiles que no se mueven por las leyes de la oferta y demanda y la teoría del equilibrio económico, que dice que a menores precios la demanda se incrementa y a mayores precios la oferta se incrementa? En los mercados bursátiles, a mayores precios la codicia se incrementa y los inversores toman más riesgos incrementándose la demanda, y a menores precios los miedos aparecen y el pánico se generaliza, desapareciendo la demanda y ampliándose la oferta.

En 1982 la situación de México era crítica, muy cerca de no pagar su deuda externa y con una crisis muy importante. Los de la generación de los 60 pudieron ver como desde 1982 a 1987 la Bolsa mexicana experimentó uno de los crecimientos más espectaculares de la historia.  En solo 5 años, pasó de 3.78 dólares a valores de 250 dólares, subiendo 65 veces su valor en dólares.

Entonces vino el famoso crash de 1987 de Wall Street entre el 16 y 19 de octubre, que en México tuvo efectos devastadores. En semanas el IPC pasó de 250 dólares a niveles de 38.53 dólares, perdiendo 85% de su valor. Desde 1987-1988 a 1994 tuvimos el círculo virtuoso de Salinas de Gortari que acabó con el ingreso de México al Nafta y la bolsa se elevó a niveles de 920 dólares en enero de 1994, subiendo 22 veces en dólares entre 1988 y 1994 en sólo 6 años.

La fiesta se terminó y México sufrió una nueva crisis, la de 1994-1995. En diciembre de 1994, Ernesto Zedillo devaluó el peso y en 14 meses, desde enero de 1994 a marzo de 1995, la Bolsa perdió 80% de su valor para volver a niveles de 250 dólares. Esta  crisis es conocida como el Efecto Tequila, que afectó a todos los mercados.  

Los techos de 920 dólares de Salinas fueron tan importantes que le tomó 10 años a México poder superar esos valores. Sólo lo pudo hacer en el año 2004, cuando la fiebre local y extranjera por América Móvil empujó al IPC hacia arriba para llevar al índice a los niveles de 2,900 dólares al año 2008.

En ese año tuvimos otra crisis, la de Lehman Brothers, y en sólo tres meses el IPC  volvió a niveles de 1,080 dólares en el peor momento del año 2008. Luego recuperó los niveles máximos del 2012 de 3.440 dólares, en 4 años subió 220 % y luego tuvo un máximo de 3.545 dólares en 2014, hasta perder posiciones para registrar los actuales 2.980 dólares.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La Bolsa ha probado ser una gran alternativa de inversión. El que invirtió en las crisis de 1982, 1987, 1995 y 2008 ha tenido pingües beneficios que no se pueden comparar con ninguna colocación financiera. Sin embargo, la trampa de la que hablaremos en posteriores artículos hace que los inversores tengan gran apetito de compra por la codicia, cerca de los techos y terrible pánico para comprar en los valles, ya que los mercados bursátiles se mueven por emociones y no por razones.

*El autor es director/editor de RuarteReports y analista de Infosel. @RuarteReports

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×