OPINIÓN: Medio Oriente da un paso enorme con la misión a Marte

El proyecto Al Amal representa el avance de Medio Oriente hacia la modernidad y una nueva oportunidad para el desarrollo de la juventud
emiratos arabes unidos marte  emiratos arabes unidos marte
Autor: Sooud Al Qassemi | Otra fuente: 1

Nota del editor: El sultán Sooud Al Qassemi escribe artículos sobre asuntos árabes. Durante la Primavera Árabe, sus tuits fueron una de las principales fuentes de noticias y la revista Time lo incluyó en la lista de Los 140 mejores perfiles de Twitter de 2011. Es investigador de MIT Media Labs Director. Puedes seguirlo en Twitter en @SultanAlQassemi.

(CNN) — A menudo parece que Medio Oriente existe en un universo paralelo. Aunque en la educación en Occidente y en Asia se pone énfasis en la ciencia y en la tecnología, parece que estamos condenados a lidiar con una mentalidad medieval que desea que regresemos en el tiempo un milenio o algo así.

Muchos jóvenes árabes ansían que sus gobiernos fallidos empiecen a prestar atención a sus necesidades básicas, ya no hablemos de sus sueños y anhelos, además de que arriesgan sus vidas a diario para migrar a Europa, para escapar de la realidad en Medio Oriente en busca de una vida mejor.

Sin embargo, el lanzamiento de una sonda a Marte es la oportunidad de Medio Oriente para dar un paso gigante hacia el presente, tanto simbólica como científicamente. El proyecto es doblemente importante porque se lleva a cabo en la región, con el trabajo de jóvenes de Medio Oriente.

"Este proyecto usualmente toma 10 años, pero necesitamos ponerlo en marcha en seis", dijo Ibrahim Hamza al Qasimi, presidente de la Sección de Investigación Estratégica de la Agencia Espacial Mohammed bin Rashid.

Un equipo de 70 ingenieros e investigadores emiratíes rompió todos los estereotipos y ha dedicado 10 años a conocer estas tecnologías a través de lo que al Qasimi llama "programa de transferencia de conocimientos de tres pasos".

Lee: Emiratos Árabes planea mandar una sonda espacial a Marte en 2021

Cuando llegaron a la fase tres, se asignó al equipo la tarea monumental de lanzar la sonda a Marte, algo nunca antes visto en un país árabe y musulmán, por lo que Emiratos Árabes Unidos será uno de los pocos países que intenta tal hazaña.

Pero este no se parece a ninguna otra "agencia" gubernamental que haya visto en la región. Reinaba el optimismo, las sonrisas y mucha confianza cautelosa.

Las razones de este proyecto se articularon en una entrevista con Sarah Amiri, subgerente del proyecto y directora científica, en el diario The National: "Esta es una inversión en el futuro de los EAU, en la diversificación de nuestra economía, en ser creadores y generadores de tecnología y no simples usuarios, esa es la única forma en la que podemos acercarnos a una economía basada en el conocimiento y generar los conocimientos necesarios para sostener esa economía".

Al Qasimi enfatiza que "somos un programa exclusivamente civil, estamos comprometidos con el uso pacífico del espacio exterior. Esto facilita el acercamiento a los investigadores e instituciones que de otra forma dudarían en trabajar con programas no civiles".

En muchas formas, es una carrera contra el tiempo.

"2020 es una fecha importante para nosotros porque queremos mostrarle al mundo lo que Estados Unidos de América ha logrado en solo 50 años de existencia", dijo al Qasimi.

"Es como una señal de que estaba destinado a ocurrir, no podríamos hacerlo el año anterior o al año siguiente. 2020 es nuestro límite, es como el destino", me comentó Amiri.

En un discurso que se pronunció recientemente, al dar nombre a la sonda, el primer ministro de Emiratos Árabes Unidos —cuyo nombre lleva el centro espacial— anunció que "la opinión de un grupo de personas es mejor que la opinión de un individuo", refiriéndose a la misión de dar nombre a la sonda en la que participaron decenas de miles de hablantes del árabe en las redes sociales.

Finalmente eligieron el nombre al amal (esperanza).

Lee: Emiratos Árabes Unidos quiere ser el noveno país en llegar a Marte

No obstante, Al Amal es solo uno de los varios proyectos en los que este equipo trabaja y que recibe un presupuesto relativamente reducido. Pusieron en órbita los satélites DubaiSat-1 y DubaiSat-2, que han estado enviando imágenes de alta resolución de la Tierra desde 2009 y 2013, respectivamente.

Además de los usos comerciales, logísticos y agrícolas, estas imágenes han sido cruciales para las labores de asistencia humanitaria tales como las que se llevaron a cabo tras el tsunami de 2011 en Japón y durante las inundaciones que asolaron Pakistán en julio de 2010.

El Centro Espacial Mohammed bin Rashid construye su tercer y más avanzado satélite de observación terrestre, KhalifaSat.

Durante mi visita al Centro Espacial Mohammed bin Rashid (que duró más de dos horas), me dieron un acceso inusual a la sala blanca, un laboratorio en el que se deben contener estrictamente las partículas de polvo.

Me puse un saco azul sobre mi dishdasha, parecido al uniforme de un médico; cubrí mis pies con fundas de plástico desechables y me sometí a un baño de aire de 30 segundos antes de que se me permitiera la entrada a uno de los laboratorios científicos más avanzados de Medio Oriente.

Video: Un traje espacial para ir a Marte

Visitamos las salas de ensamblaje, en donde se construirán las diferentes partes del Al Amal; la sala principal, en donde se ensamblará la sonda al final, está casi terminada.

"Diseñamos la sonda desde cero", reitera Omran Sharaf, gerente de proyecto. "Estamos construyendo a partir de la experiencia que tuvimos con nuestros tres satélites de observación terrestre".

La tecnología del Al Amal proviene tanto de Estados Unidos como de Corea del Sur; al Qasimi dice que este último está "en la vanguardia de los avances más recientes en la tecnología espacial".

Mantuve las manos en los bolsillos durante gran parte del recorrido por temor de mover accidentalmente alguno de los objetos.

"Aquí hacemos la limpieza nosotros mismos". El personal no científico tiene estrictamente prohibido manipular el equipo, subrayó mi guía.

El día que fui de visita, Saeed al Gergawi, agente de investigaciones estratégicas del Centro Espacial, escribió un artículo de opinión para un diario local en el que afirmaba: "Cuando dejamos de pensar, de soñar o incluso de hablar del futuro, nos distraen nuestras penas actuales".

Recuerdo que pensé lo adecuada que era esa frase para el Medio Oriente de la actualidad.

La infraestructura del Al Amal, con todo y sus jóvenes soñadores entusiastas y ambiciosos, probablemente estaría más a gusto en Palo Alto que en Medio Oriente, pero este proyecto es más significativo precisamente porque se está llevando a cabo en esta región.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Salí con una gran sensación de optimismo respecto de la región, lo que provocó que un amigo comentara: "Esta es la empresa emergente más grandiosa de Medio Oriente".

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Sooud Al Qassemi.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×