OPINIÓN: Las supuestas víctimas de Cosby y su lucha para ser escuchadas

Dichos de Cosby sobre el uso de drogas para tener relaciones con mujeres han causado más revuelo que las denuncias de sus presuntas víctimas
Bill Cosby está envuelto en un escándalo por una serie de acusaciones de varias mujeres en semanas recientes
Bill Cosby está envuelto en un escándalo por una serie de ac  Bill Cosby está envuelto en un escándalo por una serie de acusaciones de varias mujeres en semanas recientes
Autor: Sally Kohn | Otra fuente: 1

Nota del editor: Sally Kohn es activista, columnista y comentarista en televisión. Síguela en Twitter: @sallykohn.

(CNN) — Más de 25 mujeres afirman públicamente que Bill Cosby las violó o las agredió a lo largo de los pasados 40 años, a pesar de que él lo niega. Pero fue necesario abrir los expedientes judiciales al público para que finalmente les creyéramos.

En una declaración jurada que se dio a conocer luego de que la agencia noticiosa Associated Press presentara una demanda para exigir su publicación, Cosby reconoció que consiguió Quaaludes (un sedante hipnótico) con la intención de drogar a las mujeres con las que quería tener relaciones sexuales. En el testimonio, que forma parte de una demanda civil que presentó una de las acusadoras de Cosby, el abogado del actor le dijo que no respondiera cuando le preguntaron si alguna vez le había dado drogas a alguna mujer sin su permiso o sin su conocimiento. Pero incluso bajo la interpretación más optimista posible, esto no suena a relaciones sexuales. Suena a violación.

A lo largo de los años, varias mujeres han alzado la voz y han contado sus perturbadoras historias (todas aterradoramente parecidas) de que Cosby las manipuló, las engañó o de plano las drogó para luego hacer lo que quería con sus cuerpos lánguidos. Muchas mujeres más afirman que Cosby las agredió sexualmente de varias otras formas. Nunca levantaron cargos contra el comediante y él negó vehementemente haber cometido delito alguno.

Seamos honestos: como sociedad no nos tomamos muy en serio los relatos al principio. Se trataba del papá de televisión perfecto, un ícono histórico y un autoproclamado pilar de la sociedad moral.

Después de todo, las primeras acusaciones contra Cosby se dieron a conocer en 2000. Cuatro víctimas más salieron a la luz en 2005 y una más en 2006. ¿En ese entonces supiste algo de alguna de ellas? ¿La credibilidad de Cosby se vio afectada?

No, la noticia de la historia de Cosby pasó desapercibida en gran medida en los medios principales y en el ámbito público hasta octubre de 2014, cuando el comediante Hannibal Buress dijo en su acto de comedia en Filadelfia que Cosby era un violador. Después, muchas mujeres más alzaron la voz y dijeron que Cosby las había violado o agredido.

Lo que al principio se ignoró con facilidad, ahora se discutía ampliamente.

Pero no estaba decidido. Cosby todavía tenía defensores, particularmente entre quienes afirmaban que la cultura de la violación es una ficción de las feministas y no una realidad. Vimos la cultura de la violación en marcha en la historia de Cosby: que docenas de mujeres que contaban historias similares no fueran suficientes para condenar concluyentemente al comediante reforzó la amenaza de "nadie te va a creer si lo cuentas" que mantiene a las víctimas en silencio.

Muchos no lo creyeron a pesar de que una mujer tras otra acusaba a Cosby. Algunas personas siguen sin creerlo a pesar de las declaraciones en los tribunales porque encuentran alguna laguna para justificar su presunta conducta. Para algunas personas, el patriarcado debe defenderse a toda costa. Para el resto de nosotros, el patriarcado (y su poder incuestionable, impune y a menudo abusivo) es el problema.

Luego de los reportajes sobre una supuesta violación masiva en la Universidad de Virginia, Estados Unidos, el año pasado, mi amiga Zerlina Maxwell escribió que de todas formas, en general deberíamos creerles a las mujeres cuando dicen que las violaron. Maxwell recibió duras críticas por estas posturas.

Ella no tenía la intención de manifestarse en contra de la carga de la prueba (después de todo, Zerlina es abogada), sino de hacer un comentario moral sobre el fenómeno profundamente problemático de vivir en una sociedad patriarcal en la que, a causa de la dinámica del "él dijo, ella dijo" que rodea a las violaciones, tendemos a creerles más a los hombres. Esto refuerza la dinámica esencial del patriarcado y de culpar a las víctimas, lo que permite la cultura de la violación.

Lee: Celebridades inmersas en escándalos de violencia hacia la mujer

En el caso de Cosby, hay más de 25 mujeres que cuentan historias muy parecidas y repugnantes de supuesta violación y agresión, pero no terminamos de creerles hasta que escuchamos de boca de Cosby algo que bien parece una confirmación.

Los tribunales son los tribunales y el procedimiento legal, incluida la carga de la prueba en los juicios penales y civiles, debe respetarse y preservarse. Además, es esencial para muchas personas a las que acusan falsamente de delitos, violaciones u otras cosas.

Pero es cada vez más frecuente que en nuestra cultura centrada en los medios y en las redes sociales, los juicios públicos cobren importancia, particularmente en casos como el de Cosby, en el que el delito ya prescribió. En estos casos, parece que el Estado ha fallado.

Muchos de nosotros seguimos dudando de las historias de estas mujeres o peor aún, las ignoramos… hasta que los hombres nos dieron razones para creerles.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En enero de 2015, una encuesta que llevó a cabo Public Policy Polling reveló que el 41% de los estadounidenses aún no estaban seguros de que Cosby fuera culpable de agresión sexual. El que nuestro escepticismo y nuestro deseo de justificar o explicar su conducta hayan sido tan profundos (y tan equivocados) a pesar de que vimos los rostros de 25 acusadoras debería hacernos reflexionar de ahora en adelante cada vez que una mujer alce la voz.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Sally Kohn.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×