La depreciación del peso, ¿cuándo tocará fondo?

El peso tocará piso cuando se popularicen versiones apocalípticas sobre su futuro; la depreciación de la moneda no es un asunto exclusivamente de México.
peso dolar  (Foto: iStock by Getty Images.)
Roberto A. Ruarte*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El tipo de cambio interbancario cotiza por encima de la marca de los 16 pesos por unidad por primera vez en su historia.

La moneda mexicana ha venido acelerando su depreciación frente al dólar en los últimos días. Habíamos empezado el año con niveles de 14.74 pesos contra los 16.10 del lunes pasado. Ello significa un alza del 9.22% del dólar en lo que va del año. 

Es bueno aclarar que se trata de una depreciación y no de una devaluación del peso mexicano. La depreciación de una moneda ocurre por la libre oferta y demanda de los participantes, mientras la devaluación ocurre cuando es una decisión tomada por el Gobierno de un país. Tomando el caso de México, una devaluación fue lo ocurrido en diciembre de 1994 con el entonces presidente Ernesto Zedillo. Lo que estamos observando ahora es una depreciación.

En general, lo que pasa con el peso no es un caso aislado. Desde 2008, el dólar americano se ha venido fortaleciendo contra todas las monedas, fenómeno que se ha acentuado en el último año. Basta repasar que en mayo del año pasado el euro cotizaba muy cerca de 1.40 por dólar, y este año vimos niveles de 1.04. En 13 meses hubo una revaluación del dólar cercana al 25%. 

Los mercados se mueven de la depresión a la euforia y viceversa, son cíclicos y generalmente los pensamientos de la mayoría se mueven en forma lineal. Es decir, el piso del dólar se da cuando muchos siguen pregonando que el dólar bajará aún más, como también el techo del dólar se da cuando todos pronostican la debacle de su moneda y valores de dólar aún mayores.

Esto siempre pasa en los mercados. Cuando el petróleo valía 100 dólares pocos pensaban que podría ir a 42 dólares, cuando cayó a 42 dólares ya todos escuchaban pronósticos de 25, 20 y de 10 dólares por ciertas instituciones de prestigio. El petróleo rebotó a 62 dólares y ya muchos olvidaron los 25 dólares, y hoy ya tenemos el petróleo en 50 dólares nuevamente.

La demanda y las opiniones positivas en los mercados, en general, son directamente proporcionales a los precios y la oferta, y las opiniones negativas también lo son. El techo del dólar contra el peso mexicano ocurrirá cuando se popularicen vaticinios apocalípticos para la moneda mexicana y para los mercados.

En esta columna escribíamos hace varias semanas nuestro objetivo de 17 o 17.50 pesos para el tipo de cambio en algún momento de este año. Este pronóstico se basa en una cuestión técnica: el dólar estuvo operando desde los techos de 15.68 pesos del 2009 por 5 años. Esta cotización terminó en 12.80 el año pasado y desde allí esperamos un objetivo en la zona de 17.00-17.50 para algún momento de este año.

Esta previsión la mantenemos para el año, como mantenemos nuestra proyección de un petróleo debajo de 32 dólares para los próximos 12 meses.

Ahora bien, con un dólar-peso en 16.12, no parecen tan lejanos los 17 pesos. Sin embargo, en una reciente encuesta realizada en México nadie ve el tipo de cambio a fin de año cerca de los 17 pesos, la mayoría lo ve más cerca de 16 o menos de 16 pesos.

Cuando pronósticos de 17 o de niveles superiores comiencen a ponerse de moda, será el momento del techo del dólar-peso, no antes. Este no es un fenómeno propio de México. Volvemos a repetir: el peso colombiano, el chileno, el real, el dólar canadiense, el euro: todos se han depreciado contra el súper dólar americano.

La tendencia del billete verde como todo, tendrá su auge y un abrupto cambio, pero creemos que ello ocurrirá en 2016.

Quién gana y quién pierde

Una depreciación del tipo de cambio trae ganadores y perdedores.

Del lado de los ganadores, están aquellos que exportan sus productos básicamente a Estados Unidos que reciben más pesos por sus exportaciones. Por el lado de los perdedores, los que importan sus productos a México que deben pagar más pesos por lo que importan.

Por el lado de los ganadores, el turismo se pone más barato para que los estadounidenses visiten México y más caro para los mexicanos que quieran hacer turismo. La industria nacional se vuelve más competitiva al ser los productos importados más caros, y por lo tanto pasa a ser más negocio producir en México que importar los productos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero en términos generales, el público común tiene el concepto que si su moneda se deprecia, el país se encuentra en problemas y el contagio de esta percepción puede generar conductas agregadas indeseadas. Es por ello, que los gobiernos monitorean los movimientos en el tipo de cambio, por más libres que sean, no teniendo dudas que en este mismo momento está ocurriendo eso en las autoridades monetarias de México.

* El autor es director/editor de RuarteReports y analista de Infosel. @RuarteReports.

Ahora ve
Cinco museos de Latinoamérica están entre los mejores del mundo
No te pierdas
×