¿Cómo afecta a México la decisión de la Reserva Federal?

Una posible subida de tasas de la Reserva Federal de EU ocurriría en diciembre, dice Roberto Ruarte; la Bolsa Mexicana ha tenido un comportamiento muy constructivo, superando su media de 200 días.
Uno de los pasillos de la Reserva Federal de Estados Unidos,  (Foto: Getty Images/Archivo)
Roberto A. Ruarte*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Ayer miércoles tuvimos la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) que mantuvo sin cambios sus tasas de interés.

Sin embargo deja la puerta abierta para considerar una posible subida de tasas en diciembre.

Consideramos que la Fed está mirando diversos factores para elevar sus tasas de interés: comportamiento de la inflación americana, números del empleo, objetivos de crecimiento; sin embargo creemos que siempre tiene la mira puesta en los mercados viendo el desempeño de las bolsas mundiales, de los tipos de cambio y también de los mercados emergentes.

Si bien la economía estadounidense ha entrado en fase de recuperación, al mundo en general le ha costado despegarse de números pobres de crecimiento, o ratios menores a los esperados en esta época de políticas de tasas bajas que impulsan los bancos centrales.

En realidad, si miramos los mercados de commodities, desde 2012 lejos de producir inflación, éstos han mostrado deflación. Si tenemos en cuenta alimentos, energía, metales básicos, los mismos han descendido entre 30 y 50% de su valor en los últimos 3 años.

Lo único que se ha mantenido en alza han sido los mercados bursátiles estadounidenses, a los que algunos mercados se han unido selectivamente.

Surge entonces el interrogante: ¿Qué esperar para México luego de esta decisión de la Fed? Creemos que la Bolsa Mexicana ha tenido un comportamiento muy constructivo, ha superado su media de 200 días.

Esta media es la referencia que tienen los grandes fondos para determinar la tendencia de los mercados de largo plazo; en el caso de la bolsa mexicana, ésta se ha tornado en alcista.

México tiene gran resistencia en la zona de 46,000-46,500, que son niveles infranqueables para el mercado en todo el gobierno de Enrique Peña Nieto. Si bien los inversores mexicanos pueden estar disconformes con lo que ha rendido su bolsa de valores durante los últimos años, si pusieran una mirada en toda Latinoamérica se darían cuenta que podría haber sido mucho peor su comportamiento.

Colombia, Perú, Chile y Brasil que pueden tener políticas similares a las registradas por México más heterodoxas, han sufrido y mucho en sus mercados bursátiles locales con una caída aproximada cercana al 20 y 50% en el último año y medio, mientras que México en términos de moneda local se ha mantenido bastante bien.

Creemos que la Bolsa mexicana tiene buen soporte ahora en los 43,800-44,000 puntos media móvil de 200 días y los pisos previos para detener cualquier ajuste y podemos tener posibilidades de un buen cierre de año y una primera parte del año en que el IPC pueda ir a nuevos máximos históricos.

cnnexpansion

En el caso del dólar-peso, tanto tiempo se mantenga en 16.40-16.50, el dólar podría intentar un rebote a la gran zona de resistencia de 16.85-17.05, pero crece la idea en el analista que 17.32-17.34 podría haber sido el techo del dólar y que la subida del dólar puede fallar cerca de los 17 pesos.

Caídas debajo de los 16.40 puntos base cierre puede sugerir que entramos en una relajación de 5 a 8 meses en la relación dólar-peso para ir a ver niveles por debajo de 16 pesos y quizás más cercanos a los 15 pesos.

Mientras se mantenga como resistencia sin ser superada la zona de 17-17.10, vemos que el avance del dólar puede ser vendido por los operadores para luego intentar perforar 16.40 y confirmar relajación a 15.50.

Si por el contrario superamos 17.10 podríamos ver una última subida a 17.50-18 pesos, que la entenderemos como oportunidad de venta de dólares y pase a pesos para ir debajo de los 16 pesos en algún momento de la primera parte de 2016.

cnnexpansionConsideramos que mientras la Bolsa mantenga 43,800-44,000, existen razones para ser optimista, que los máximos de 46,000-46,554 históricos serán superados en algún momento entre cierre de fin de año y primera mitad de 2016.

El mercado en general puede tener el último movimiento positivo o de euforia desde marzo de 2009.

Creemos que el mismo terminará entre marzo y mayo de 2016 dando paso a lo que sugieren los números máximos de Fibonacci en la segunda parte de 2016: una crisis de la envergadura de 2008 por lo menos, que devolverá en la segunda parte todo y mucho más de las ganancias que tenga la Bolsa mexicana y el peso mexicano en los próximos 5 a 8 meses.

Pero para ponerse negativos habrá tiempo, por ahora y mientras los niveles de referencia se mantengan, podría esperarse un escenario positivo, tanto para el peso, como para la Bolsa desde aquí y hacia marzo-mayo de 2016.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Estaremos atentos a las señales del mercado.

*Roberto A. Ruarte es director/editor de Ruarte’s Reports y analista de Infosel. Síguelo a través de Twitter: @RuarteReports y de facebook.com/ruartereports

Ahora ve
Terrorismo en Barcelona une en condolencias al mundo deportivo
No te pierdas
×