OPINIÓN: Cómo Rusia está tratando de manipular las elecciones de EU

Las actividades rusas en los medios, en las redes sociales y a través de “hackers” podrían estar influenciando a electores estadounidenses, dice un experto.
Trump-Putin  Trump-Putin  (Foto: Especial)
Por: BEN NIMMO

Nota del editor: Ben Nimmo es un analista de la desinformación y la guerra de información que reside en Reino Unido. Es experiodista de la Deutsche Presse-Agentur y trabajó de 2011 a 2014 como funcionario de prensa en la OTAN, especializado en relaciones con Rusia y Ucrania. Es investigador principal del Institute for Statecraft en Londres y del Atlantic Council en Washington. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

(CNN) – Donald Trump tiene razón en que alguien está tratando de manipular las elecciones estadounidenses, pero no es Hillary Clinton: es el Kremlin, y Trump es un cómplice, independientemente de si se da cuenta o no.

Trump ha parloteado al menos un alegato que comenzó en los medios del Kremlin. Él se ha beneficiado de los hackers vinculados al Kremlin, y hay indicios de que sus seguidores en línea están siendo influenciados por cuentas de redes sociales vinculadas a Rusia.

OPINIÓN: Putin busca 'hackear' la elección, ¿qué debería hacer EU?

Trump ha argumentado durante mucho tiempo que el sistema electoral está manipulado en su contra. Por lo general, sus acusaciones son tan radicales que es difícil saber qué es exactamente lo que tiene en mente cuando ataca a los “medios repugnantes y corruptos” o al sistema “100 por ciento torcido” de las primarias, por ejemplo.

Pero el 28 de septiembre salió con una acusación mucho más específica, al alegar que Google ha estado “suprimiendo las malas noticias sobre Hillary Clinton”.

Las afirmaciones de que la función de autocompletado de Google está arreglada para ocultar las malas noticias sobre Clinton había sido reportada por varios medios de comunicación estadounidenses conservadores en septiembre, entre ellos Breitbart, Infowars y Fox. No podemos decir con certeza cuál era la fuente inmediata de la afirmación de Trump.

Pero los tres medios atribuyeron sus informes a una sola fuente: un artículo exclusivo escrito para Sputnik por el psicólogo Dr. Robert Epstein el 12 de septiembre. “Parece razonable conjeturar que los empleados de Google suprimen manualmente sugerencias de búsqueda negativas relacionadas con Clinton”, escribió Epstein.

ESPECIAL. 2016: EU elige nuevo presidente

Lo notable de la afirmación de Epstein es cómo parece haber ganado impulso a pesar de sus cuestionables orígenes. El reciente artículo de Epstein en Sputnik aparentemente fue originada por un video publicado en el canal YouTube de SourceFed en junio. Ese video refería a un artículo de la revista Wired de agosto de 2015 que había dado un impulso importante a un estudio de 2015 sobre una teoría cuyo autor principal era —sí, adiviniste— Robert Epstein.

Sin embargo, ese estudio de 2015 fue publicado en la revista PNAS, que históricamente ha tenido una reputación de un proceso de revisión por pares poco exhaustivo en ocasiones. ¿Cómo es que consiguió tanta cobertura mediática un artículo de dudoso mérito académico?

Decir que Rusia interviene en la política de EU es ridículo: canciller ruso

Así entonces, el disparador del artículo 2016 de Sputnik de Epstein fue un video; uno de los disparadores para el video fue la investigación de 2015 de Epstein, publicada en PNAS. Esto, por sí mismo, no refuta la afirmación de Epstein sobre Google (aunque Bloomberg sí la desmintió), pero sí crea la impresión de que él es, más bien, una voz solitaria en la academia.

Otra cosa extraña aquí es el número de veces que Sputnik y su televisora hermana, RT (la antigua Russia Today), ya habían informado sobre las teorías de Epstein. Seis meses antes de que publicara su artículo en Sputnik, RT realizó una entrevista de 10 minutos con él, en un momento en que el principal rival de Clinton era el contendiente demócrata Bernie Sanders.

La entrevista fue un clásico del género RT, con el presentador Afshin Rattansi tratando las polémicas afirmaciones de Epstein como si ya hubieran sido probadas: “Debido a que Sanders anotó un golpe de 35%, quizás, en Michigan, quiero decir, no ha funcionado muy bien para Clinton, ¿verdad?”.

OPINIÓN: ¿Por qué teme Putin que Clinton sea presidenta?

RT entrevistó a Epstein otra vez el 8 de abril, titulando la entrevista: Google will steal this election and how (Google robará estas elecciones y cómo). Sputnik lo entrevistó el 13 de mayo, el 12 de agosto y el 3 de septiembre, antes de publicar su artículo el 12 de septiembre; no solo en inglés, sino en español, italiano, alemán, turco, francés, japonés y ruso.

En resumen, los medios de comunicación del Kremlin han estado presionando el mensaje de Epstein de un sesgo de Google durante al menos seis meses. El 28 de septiembre, el esfuerzo dio sus frutos.

Pregúntenle a Assange

Volviendo al video de YouTube, el artículo de Epstein no fue la única fuente citada. La segunda fuente fue un artículo publicado en el Belfast Telegraph el 7 de junio, dos días antes de que saliera el video. El artículo citó al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, diciendo que: “Google está directamente comprometido con la campaña de Hillary Clinton... Google está muy integrado con el poder de Washington”.

El ataque de Assange contra Google no es nuevo. Empezó a acusar al expresidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, de ser un accesorio del Departamento de Estado en 2014. El 30 de octubre de 2015, afirmó que Google era el “arma secreta” de Clinton.

Pero una vez más, la cita incluida en el Belfast Telegraph provino gracias a Sputnik. Assange estaba hablando a través de un enlace de video en una conferencia en Moscú, organizada por la empresa matriz de Sputnik, Rossiya Segodnya, que fue cubierta tanto por Sputnik como por RT. RT (que empleó a Assange como presentador en 11 programas en 2012) procedió a realizar un Especial sobre Julian Assange el 6 de agosto, en el que defendió a Trump contra cargos de nexos impropios con Rusia y acusó a Clinton de lo mismo.

OPINIÓN: La problemática admiración de Trump por Putin

Y, por supuesto, en julio, WikiLeaks causó estragos políticos en el Partido Demócrata al publicar mensajes de correo electrónico hackeados de la Convención Nacional Demócrata, mientras que en octubre atacó a Clinton con una publicación masiva de mensajes de correo electrónico hackeados al director de campaña de Clinton, John Podesta. Según investigadores oficiales y no oficiales, los hackers detrás de esas filtraciones estaban vinculados al gobierno ruso.

Así que, al igual que con Epstein, los medios de propaganda del Kremlin le han dado a Assange una plataforma para sus ataques contra Google y Clinton, incluso mientras los hackers vinculados al gobierno ruso daban a WikiLeaks municiones contra Clinton.

Los medios de comunicación del Kremlin también han validado la afirmación de Trump de que las elecciones estarán manipuladas en las casillas de votación. Hace dos semanas, informaron que Estados Unidos había “excluido a los observadores rusos” de la encuesta; RT y medios rusos citaron al jefe del departamento de relaciones internacionales de la Comisión Central Electoral de Rusia, diciendo que el rechazo estadounidense “le recordaba a la Guerra Fría”.

Posteriormente, el Departamento de Estado descartó las afirmaciones como “solamente un truco de relaciones públicas”, mientras que Politico rechazó la afirmación rusa de que su oferta de observadores en estados individuales había sido rechazada con “fórmulas muy duras”.

Clinton se defiende en la polémica por el mal uso de su correo electrónico

Esta afirmación del Kremlin no parece haber penetrado tan eficazmente en el debate electoral. Fue objeto de amplia burla en las redes sociales. Pero, mezclados con las burlas, hubo comentarios de indignación de los partidarios de Trump, lo que sugiere que los informes de RT al menos tuvieron algún impacto.

Por otra parte, las redes sociales son un campo de batalla de influencias en esta elección, y hay indicios de que el Kremlin podría estar tratando de cambiar el debate allí mediante una red de cuentas falsas, automatizadas (también llamadas, bots) y semiautomatizadas (también llamadas cyborgs).

Lee: Trump le pide a Rusia 'hackear' el correo de Clinton

El principal ejemplo es el ahora notorio caso en el que Trump leyó una cita de un correo electrónico supuestamente filtrado del asesor de Clinton, Sidney Blumenthal, que decía que él era responsable de la muerte de cuatro diplomáticos estadounidenses en Benghazi en 2011.

La cita fue escrita realmente por el periodista de Newsweek Kurt Eichenwald, quien desacreditó la afirmación de Trump y la rastreó hasta un artículo de Sputnik (ahora eliminado). De acuerdo con el artículo de seguimiento de Eichenwald: “La inteligencia estadounidense determinó que el documento falso (...) fue originalmente alterado por un agente ruso e introducido al Internet a través de Reddit. De allí, fue recogido y tuiteado como parte de una campaña coordinada rusa”.

El origen ruso de la cita de Trump aún no ha sido confirmado por fuentes abiertas; dada la naturaleza opaca de las cuentas de Twitter en particular, no hay garantía de que alguna vez lo sea. Sin embargo, la investigación ha identificado la cuenta de Twitter que comenzó a circular la cita en línea, y la red de cuentas que la volvió viral.

Lee: Saguaro, el hackeo que exprime a México desde 2009

De entre ellas, una es claramente un bot; varias parecen ser cyborgs; y por lo menos una seguía a varias cuentas del gobierno ruso y de idioma ruso en octubre, aunque desde entonces las ha dejado de seguir. Esto no es suficiente para demostrar la afirmación de Eichenwald de que la cita que Trump leyó fue divulgada por una “campaña coordinada de Rusia”, pero ciertamente tampoco lo refuta.

Sin embargo, más allá de la oscura cuestión de atribuir la actividad a bots y cyborgs, el patrón es claro. Los medios del Kremlin y las redes de hackers están proporcionando municiones a la campaña de Trump, y Trump y sus partidarios las están utilizando. En ese sentido, el Kremlin está tratando de manipular la elección de Estados Unidos.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Las acusaciones de negligencia se asoman tras el sismo en México
No te pierdas
×