OPINIÓN: La llegada de un nuevo orden tributario internacional

Las multinacionales y sus subsidiarias en México deben replantear las premisas con las que dan cumplimiento a sus obligaciones fiscales ante la llegada de una era de transparencia fiscal.
Escándalos como 'Panamá Papers' y 'Luxemburgo Leaks' no han hecho más que poner en estado de alerta al fisco.
Bajo la lupa  Escándalos como 'Panamá Papers' y 'Luxemburgo Leaks' no han hecho más que poner en estado de alerta al fisco.  (Foto: iStock)
Jesús Aldrin Rojas M.

Nota del editor: Jesús Aldrin Rojas es socio líder de QCG Transfer Pricing Practice. Licenciado en Contaduría por la Universidad Nacional Autónoma de México, cuenta con un MBA del ITAM y un MGM en la Universidad de Tulane. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) — Han pasado ya cinco años desde que la OCDE publicó en su portal la pregunta ¿por qué usted paga más impuestos que una multinacional?, anticipando los cambios más relevantes en materia de fiscalización que hemos visto en el mundo en las últimas décadas. Según la propia OCDE, hay más de dos trillones de dólares en paraísos fiscales, una razón más que válida para el lanzamiento del plan de acción para combatir la evasión fiscal y la transferencia de utilidades (el plan BEPS, por las siglas en inglés), en octubre de 2015.

A partir de ese momento, hemos visto estallar revisiones a diversos grupos empresariales: Apple, Amazon, Caterpillar, Chevron, Google, Fiat, etc. han pasado por auditorias alrededor del mundo con resultados, las más de las veces, adversos. Escándalos como Panamá Papers y Luxemburgo Leaks no han hecho más que poner en estado de alerta al fisco. La avanzada contra este tipo de empresas también ha llegado a México; ya en febrero de 2015, Expansión anunciaba un acuerdo entre Hasbro y el SAT por 65 millones de dólares para saldar la controversia derivada de sus prácticas fiscales.

Lee: Spotify, Netflix y Uber ponen en jaque al SAT

El futuro no va a ser menos complicado. El plan BEPS contiene 15 acciones que han modificado de manera sustantiva el escenario tributario. Reformas al marco regulatorio son ya una realidad. Por ejemplo, la acción 13 del plan BEPS (reporte país a país y documentación de precios de transferencia), es prácticamente una declaración supranacional, en donde las casas matrices de grupos multinacionales, con ingresos superiores a 750 millones de euros, deberán informar de los lugares en donde despliegan operaciones (incluidos paraísos fiscales), y datos por subsidiaria en cuanto a ingresos, utilidades, impuestos pagados, capital, número de empleados, etc.

Evidentemente, discrepancias entre los lugares en los que las multinacionales han habilitado centros de investigación, factorías, comercializadoras, etc. vs. los lugares en los que han pagado sus impuestos, darán lugar a controversias fiscales prácticamente inmediatas.

Es importante mencionar que en nuestro país, las autoridades fiscales han reflejado la acción 13 del plan BEPS en el nuevo artículo 76-A de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, requiriendo no solamente el reporte país a país a las casas matrices de los grupos multinacionales mexicanos en el nivel de ingreso requerido (por ejemplo, Bimbo o CEMEX), sino también declaraciones adicionales (la declaración maestra y la declaración local) a subsidiarias que entre otros supuestos, reportaron ingresos acumulables en el ejercicio fiscal superiores a 644,000,000 pesos (cifras actualizables).

Lee: En riesgo, acuerdo México-EU para evitar evasión fiscal

La acción 13 es solo un ejemplo de los retos a los que se están enfrentando las multinacionales. Otras acciones del plan, como las acciones 5 (prácticas fiscales agresivas), 6 (abuso de tratados tributarios), 7 (reconfiguración del concepto de establecimiento permanente), (8, 9 y 10, alineación de precios de transferencia con la creación de valor), 12 (revelación de prácticas fiscales agresivas) y 15 (instrumento multilateral), solo anticipan la magnitud de los ajustes que las empresas multinacionales y sus compañías subsidiarias tendrán que realizar para evitar una potencial conflicto con las autoridades. Inclusive las compañías con modelos disruptivos de negocios serán alcanzadas por el plan BEPS mediante la acción 1 del plan (fiscalización de la economía digital).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Es momento para los grupos multinacionales y sus subsidiarias en México de replantear las premisas mediante las cuales han venido dando cumplimiento a sus obligaciones fiscales, y prepararse para una era de transparencia fiscal.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×