OPINIÓN: Donald, el hijo que no quería ser un Trump

Donald Trump hijo, el centro del más reciente escándalo de Trump, está disfrutando los beneficios de la lealtad de su familia por ahora.
Donald hijo era el más renuente a incorporarse a la empresa construida alrededor de su padre, aseguran analistas.
El mayor de tres hijos  Donald hijo era el más renuente a incorporarse a la empresa construida alrededor de su padre, aseguran analistas.  (Foto: Reuters/Archivo)
Michael D'Antonio

Nota del editor: Michael D'Antonio es autor del libro Never Enough: Donald Trump and the Pursuit of Success (editorial St. Martin's Press). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — Donald Trump hijo se ha vuelto uno de los blancos principales de las comisiones de inteligencia de la Cámara de Representantes y del Senado estadounidenses, del fiscal especial Robert Mueller y de un ejército de periodistas que está investigando los esfuerzos de Rusia por influir en las elecciones de 2016 en beneficio de su padre.

Al publicar los correos electrónicos relativos a su encuentro con una abogada rusa, a mediados de 2016, Donald hijo pudo haber contradicho a la Casa Blanca, que afirma que ninguno de los miembros del equipo de campaña del presidente colaboró con Rusia en su intento por influir en las elecciones presidenciales estadounidenses.

OPINIÓN: El veneno ruso que paraliza a la presidencia de Trump

Hasta ahora, la familia Trump está apoyando a Donald hijo. El presidente aplaudió su transparencia en un breve comunicado el miércoles 12 de julio y luego reiteró su apoyo en Twitter. Luego, Eric Trump, su hermano menor, tuiteó: "¡Esta es EXACTAMENTE la razón por la que atacan agresivamente a nuestra familia! No soportan que seamos tan unidos y que SIEMPRE nos apoyemos".

Aunque parece que la familia Trump es leal con sus miembros, persiste la duda: ¿lo serán siempre, particularmente con Donald hijo, quien no siempre ha disfrutado los beneficios de su apellido?

Tardó en unirse a la empresa familiar tras salir de la universidad; cuando su padre se volvió presidente, se quedó en Nueva York mientras su hermana Ivanka y su cuñado, Jared Kushner, se instalaban en la Casa Blanca. Además, es probable que cuando omitió revelar esta reunión con la abogada rusa cuando solicitó autorización de acceso de seguridad (que llevó a que sus abogados corrigieran la solicitud), Jared Kushner causó que se diera a conocer la historia en la que Donald hijo está involucrado.

Como pude ver en entrevistas con los tres hijos mayores de Trump, Donald hijo era el más renuente a incorporarse a la empresa construida alrededor de su padre.

Uno de los acontecimientos que definieron los primeros años de Donald hijo fue el escándalo sexual que desembocó en el divorcio de sus padres. Ivana, la primera esposa de Trump y madre de sus tres hijos mayores, descubrió que su esposo tenía una relación con una joven modelo aspirante a actriz de nombre Marla Maples.

OPINIÓN: Donald Trump Jr. desconcierta a Estados Unidos

Ivana lo enfrentó y, en los meses siguientes, los Trump libraron una morbosa batalla en las revistas sensacionalistas de Nueva York. Donald hijo, Ivanka y Eric quedaron atrapados en el fuego cruzado. Donald hijo era el mayor (en ese entonces tenía 12 años) y tal vez fue el que más sufrió.

Todos los hijos de Trump le atribuyen a su madre el ser la influencia más importante en sus primeros años. Cuando los entrevisté, en 2014, dijeron que su padre era cariñoso pero distante… no era un padre que asistiera a los recitales de ballet ni jugaba a la pelota con ellos.

Donald hijo era particularmente cercano a su madre y a su familia. A partir de los cinco años, pasó los veranos con sus abuelos maternos en la entonces Checoslovaquia; su rostro se iluminó cuando hablamos de su abuelo checo, quien "me llevaba a pescar y me enseñó a disparar un arco y rifles de municiones".

El divorcio de los Trump "estuvo en las portadas de todos los periódicos de la ciudad durante años", me dijo Donald hijo en 2014. "No era ni niño ni hombre, así que pensé que tal vez debía irme de la ciudad de Nueva York". Escapó a un internado en el que descubrió, felizmente, que a muchos de sus compañeros no les importaba su apellido.

En 2013, Donald Trump se reunió con personas ligadas a la abogada Veselnitskaya

Según la revista New York Magazine, cuando estaba en la universidad era el hijo rebelde del clan, bebía demasiado y no estaba tan seguro de desear lo que le estaba reservado en el negocio familiar. Tras graduarse, decidió trabajar como cantinero en Colorado en vez de tomar un empleo en la empresa familiar; dedicó un año y medio a pensar qué quería hacer.

Donald hijo se habría arriesgado a ser un forastero, de no ser porque aceptó el cargo ejecutivo de vicepresidente de la empresa familiar. Finalmente entró al aro familiar, se casó, tuvo cinco hijos y aceptó el escrutinio que conlleva ser heredero de Trump. En su vida profesional, a veces ha tenido que ser rudo, como ocurrió en Escocia, en donde los habitantes se opusieron a que su familia desarrollara un campo de golf.

Ni Ivanka ni Eric manifestaron que dudaban en ser parte de la empresa familiar; también se incorporaron a la empresa, pero nunca se les pidió que adoptaran una postura severa de alguna forma notoria.

Aunque una de las reglas esenciales de la paternidad es no tener favoritos, cualquiera que haya observado atentamente a Trump sabe que Ivanka es la niña de sus ojos. Tiene encanto natural, fue modelo cuando era adolescente y, ya de adulta, se ha dedicado en cuerpo y alma a representar el lado más suave de la familia.

Lee: Trump dice que desconocía la reunión de su hijo con rusos

"Siempre he tenido grandes ambiciones", me dijo Ivanka alguna vez. También dijo que cree que el apellido y los recursos de Trump le han dado los medios para materializar esas ambiciones. Ivanka complació aún más a su padre al casarse con el magnate inmobiliario Jared Kushner, quien sería esencial para la campaña política de Trump y quien ahora, al igual que su esposa, tiene una oficina en la Casa Blanca.

Aunque Ivanka se adaptó grácilmente a la vida pública, Eric Trump, el menor y el menos conocido de los hijos de Donald e Ivana, ha tardado en dejar huella. Es naturalmente más discreto, suele evitar la controversia y prefiere proyectos menos llamativos, como la bodega de vinos de la marca Trump y otras actividades benéficas.

Al igual que sus hermanos, Eric creció en un entorno distorsionado, en el que su padre jugaba con la prensa para llamar la atención y en el que las leyendas familiares, como la de que su madre había sido esquiadora olímpica (era muy buena esquiadora, pero nunca participó en Juegos Olímpicos), se basaban en verdades a medias. Todos los adultos jóvenes tienen que discernir la ficción de la realidad en su familia. En el caso de los Trump, la tarea conllevaba la carga adicional de tener un padre experto en crear mitos.

Donald hijo estuvo alejado de su padre alguna vez, así que era el que más tenía que probar cuando aceptó su lugar en el negocio familiar. Tanto en los negocios como en la política, ha demostrado que está dispuesto a ser agresivo en un estilo parecido al de su padre, pero no ha demostrado ser tan sagaz. Esto podría explicar por qué quedó arrinconado con la controversia de Rusia. A diferencia de su padre, quien siempre tiene una vía de escape, Donald hijo quedó atrapado.

OPINIÓN: No le crean al 'falso Trump'

En la única entrevista que ha dado sobre el tema, Donald hijo le dijo a Sean Hannity, de Fox News, que en el momento de la reunión con la abogada rusa, seguía siendo un neófito en política. "Es la primera vez hacemos algo como esto", dijo, refiriéndose a la campaña. "Ya sabes, aún estoy aprendiendo todo esto". En otro momento del programa, le dijo a Hannity que "en retrospectiva, probablemente habría hecho las cosas un poco diferente".

Aunque está metido en problemas que él mismo se buscó (primero negó que el equipo de Trump estuviera relacionado con los rusos), el hijo del presidente de Estados Unidos también podría quedar como un hombre no apto para el cargo que creyó que no podía rechazar.

Lee: Los correos de Trump Jr. contradicen las declaraciones de la Casa Blanca

Tomando esto en cuenta, no puedo evitar recordar al hombre cuyo rostro se iluminaba cuando hablaba de la vida fuera de la maquinaria Trump. "Cuando estoy en mi cabaña de los Catskills, el fin de semana, muchos de los muchachos de allá me conocen como Don, el que es bueno para la pesca con mosca", dijo.

Supongo que, en este momento, está pensando mucho en cuánto preferiría estar en un arroyo con truchas que en el torbellino político que ruge a su alrededor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Función Pública determinará quiénes fueron los responsables del socavón
No te pierdas
×