Ciudad basura: un recorrido por el relleno sanitario más grande de EU

A pesar de ser el método más recurrido para el depósito de desperdicios, es indispensable fomentar más el reciclaje y consumir menos
Autor: Thelma Gutierrez y George Webster
(Reuters) -

Aquí hay pilas tan altas como algunos de los rascacielos más altos de Los Ángeles, pero los únicos habitantes aquí son ratas y cucarachas.

Bienvenidos al relleno sanitario de Puente Hills, el tiradero de basura más grande de Estados Unidos. La basura se ha elevado más de 150 metros desde que el área se convirtió en un tiradero en 1957.

Ahora cada día, seis días a la semana, un ejército de 1,500 camiones entregan una carga de 12,000 toneladas de basura sólida de casas y oficinas de los millones de habitantes del condado de Los Ángeles.

"Esto solía ser una granja de lácteos; un valle cubierto de vacas. Y ahora es un aparato geológico hecho de basura", dijo Edward Humes, autor de Basurología: Nuestro sucio romance con la basura, un libro que grafica la historia de la basura en EU.

Humes dice que la mayoría de los desechos llegan directo de los contenedores de los residentes locales.

"Si eres como la mayoría de los estadounidenses, produces unos 3.2 kilos de basura al día. Lo que significa que a lo largo de la vida cada persona acumula alrededor de 102 toneladas de basura", señaló.

Solo en el 2010, los estadounidenses acumularon 250 millones de toneladas de basura, y aunque el reciclaje en los EU ha aumentado un 34% desde 1960, Humes cree que la actitud del país hacia los desechos aún no es sustentable.

"Es muy conveniente llevar tu basura a la esquina cada semana y hacer que desaparezca como por acto de magia, pero realmente no hay mucha magia", dijo. "Necesitamos tener menos empaques; usar menos objetos desechables; (usar) cosas que duren más; hacer decisiones de compra más estudiadas y con menos desperdicio".

El impacto ambiental de los lugares donde se encuentran los rellenos sanitarios varía dependiendo de qué tan bien están manejados y de los recursos de los que se dispongan. Sin embargo, entre los problemas más comunes se encuentran la contaminación del suelo y del agua del subsuelo por los residuos tóxicos; la liberación de metano, un gas de invernadero producido durante el proceso de descomposición que es más potente que el del dióxido de carbono; y las pestes que llevan enfermedades.

Tom Frreyberg, editor en jefe de la publicación Waste Management World (El mundo del manejo de desperdicios) concuerda con Humes en que todos deberíamos de intentar reducir los desechos y aumentar lo que reciclamos. Sin embargo él dice que siempre siempre va a haber una necesidad por los rellenos sanitarios y que deberíamos de aplaudirle a esos lugares que si están bien manejados.

"Lo que está pasando ahora en comparación con años anteriores es que la tecnología y las prácticas alrededor del manejo de los desechos ha mejorado muchísimo. Puede ser difícil de observarlo desde afuera, pero ellos (Puente Hills) tienen un relleno sanitario de lo más avanzado", declaró.

De hecho, las capas de desechos en Puente Hills, son meticulosamente separadas por membranas plásticas diseñadas para contener la mezcla de químicos nocivos que, de otra manera, se filtrarían al agua del subsuelo. El lixiviado (el líquido que se obtiene de la descomposición de residuos) se recolecta después y se filtra para hacerlo seguro.

Además, el metano producido por la descomposición natural de los materiales dentro de la torre de basura es recolectado a través de una red de pipas y quemado para generar electricidad. El metano emitido solo de Puente Hills produce cerca de 50 megawatts de energía, que es suficiente para 70,000 casas, de acuerdo con autoridades del condado de Los Ángeles.

En la actualidad, solo un poco más de la mitad de toda la basura de EU Es enterrada en rellenos sanitarios, una tercera parte es reciclada y el resto es incinerado para producir electricidad, conocido como waste-to-energy (de desechos a energía).

Un estudio reciente realizado por la Agencia de Protección Ambiental estadounidense concluyó que incinerar una tonelada de basura emite hasta un 35% menos de gas invernadero y produce 10 veces más electricidad que enterrarla y capturar el metano. ¿Entonces por qué parece que Estados Unidos sigue estando tan enamorado con los rellenos sanitarios?

"Muy sencillo, es la opción más efectiva en cuanto a costos se refiere a lo largo de casi todos EU", dijo Peter Borkey, jefe de la división de desechos de la Organizción para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). "Las plantas de incineración requieren de una enorme cantidad de desechos para ser redituables. Esto se logra muy fácil en áreas densamente pobladas, pero los costos relacionados con el procesar y transportar la basura aumentan muy rápido conforme va disminuyendo la densidad de la población".

Borkey piensa que la reducción de rellenos sanitarios será difícil hasta que a los productores de basura y a las autoridades municipales responsables por manejarla se les den los incentivos correctos.

En Europa –añade–, uno de los encargados del manejo de desechos de la Unión Europea ha decretado que el relleno sanitario sea el último recurso, los grandes tiraderos de basura están siendo cada vez más escasos.

"En lugares como Alemania y Escandinavia, el relleno sanitario constituye ahora menos del 5% del manejo total de desechos", dijo.

Pero tener rellenos sanitarios es inevitable: "Actualmente el desecho residual que no puede ser ni quemado ni reciclado, desecho peligroso y las cenizas del proceso de incineración, solo pueden ser confinadas en un relleno sanitario bien manejado".

En la visión de Freyberg, la actitud del público sobre la mera idea de los "desechos" debería ser reformada.

"El término no le hace ningún favor a la industria. Mucho a lo que le llamamos desecho puede ser reutilizado, convertido en combustible o en un nuevo producto. En cambio, deberíamos de pensar que es un gran recurso".

Ahora ve
No te pierdas