¿Pueden bombas de oxígeno darle vida a las zonas muertas del océano?

Un grupo de científicos busca revivir los ecosistemas del Mar Báltico afectados por la contaminación y los desechos industriales
zonas muertas mar báltico  zonas muertas mar báltico
Autor: Tom Levitt
(Reuters) -

Las zonas muertas del mar son una trágica ilustración del impacto negativo de los seres humanos en los océanos. Son áreas tan sobrecargadas de contaminantes que tienen dificultad para sostener cualquier tipo de vida.

El flujo de fertilizantes, aguas residuales y contaminantes industriales a los ríos y mares han sobrecargado algunas áreas marinas costeras con desperdicio de nutrientes como nitrógeno y fósforo. Esto estimula el crecimiento excesivo de plantas y algas que utilizan oxígeno disuelto en el agua matando otra vida marina que depende de él.

El número de estos casos va en aumento, con más de 530 zonas acuáticas muertas alrededor del mundo, abarcando más de 246,000 kilómetros cuadrados, de acuerdo con el Instituto de Recursos del Mundo (WRI, por sus siglas en inglés). Algunos científicos creen que el cambio climático también puede estar empeorando la situación.

Pero gracias al desarrollo de algunas soluciones tecnológicas, la vida podría regresar a las zonas muertas.

Científicos en Suecia prueban una idea para bombear oxígeno al Mar Báltico —que separa la región escandinava de Europa y es la zona muerta más grande producida por el hombre— en un intento por revivir el ecosistema que está muriendo.

La región báltica ha sufrido mucho desde hace 60 años por el flujo creciente de desperdicios humanos e industriales. Y peor aún, gracias a que el Mar Báltico lleva mucho tiempo encerrado, toma más tiempo deshacerse de esos contaminantes tan peligrosos que las que están en aguas abiertas.

"Como todos los problemas marinos, no ves lo que está ahí abajo y sobre todo, los fondos marinos están descuidados porque en general la gente piensa que no hay vida", dijo Inger Naslund, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) de Suecia. "Los efectos del comportamiento humano se reflejan muchas veces en el fondo del mar y deberían ser discutidos con una voz más alta".

Los intentos por evitar que se tiren desperdicios en el Báltico no han evitado el crecimiento de la zona muerta, que ahora equivale a casi una y media veces el tamaño de Dinamarca.

La falta de progreso ha llevado a un número de países bálticos a considerar intervenciones tecnológicas, o a las llamadas ideas geoingenieras (soluciones a gran escala para los problemas ambientales), como bombear oxígeno al agua, y usar químicos para transformar los contaminantes en sedimentos, en un intento por salvar el Báltico.

El gobierno sueco ha patrocinado la investigación para la viabilidad de bombear oxígeno al Báltico impulsado por una turbina de viento, los estudios siguientes que se realizaron el año pasado por la Universidad de Gotemburgo, vieron el efecto de bombear agua de la superficie llena de oxígeno al fondo de los dos fiordos suecos.

"Hoy en día todos se enfocan en reducir la cantidad de nutrientes al mar para reducir la eutrofización (el efecto de un exceso de nutrientes) en el Báltico, pero al ayudar a la misma naturaleza con el fósforo vertido podemos crear un efecto turbo en la batalla en contra de la eutrofización", dijo Anders Stigebrandt, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Gothenburg.

Si se implementa, el proyecto de la Oxigenación de Aguas Profundas del Báltico (BOX, por sus siglas en inglés) requeriría de la construcción de alrededor de 100 estaciones de bombeo alrededor del Mar Báltico para transportar oxígeno a las profundidades del agua para contrarrestar las cantidades en decadencia de oxígeno y prevenir el crecimiento de la zona muerta.

Sin embargo, la geoingeniería no convence a todos. El Profesor Daniel Conley de la Universidad de Lund en Suecia, dice que esas son peligrosas soluciones rápidas, que podría tener un número de consecuencias inesperadas que permitirían a los gobiernos ignorar sus responsabilidades para reducir el desperdicio que descargan al Báltico.

“Podría cambiar completamente la ecología del mar", dijo, añadiendo que el plan de bombeo de oxígeno puede interferir con los éxitos reproductivos de algunas especies de peces y causar la liberación de viejos contaminantes enterrados bajo tierra. En cambio, podría aumentar la temperatura del agua y estimular un mayor crecimiento de algas.

Científicos en Suecia también prueaban con el uso de un cloruro usado en las aguas tratadas para beber, para intentar convertir los contaminantes de fósforo en sedimentos. Pero en un artículo de la revista Nature, Conely también se mostró escéptico de la idea de usar químicos para convertir los contaminantes.

Conely dice que aún no se sabe cuánto tiempo pueden quedarse enterrados los contaminantes dentro de los sedimentos o si sería legal añadir grandes cantidades de químicos al Mar Báltico.

Grupos ambientales del área del Báltico apoyan la investigación de proyectos geoingenierados pero dudan si pueden ser hechos a una mayor escala.

"A lo mejor estas ideas pueden funcionar en una bahía más pequeña o en un lago, pero costaría mucho como para poder ser una solución para todo el Mar Báltico", dijo Naslund.

El grupo ambiental del Fondo Estoniano para la Naturaleza (ELF, por sus siglas en inglés) dice que no descarta el apoyar ideas geoingenieradas como el plan del bombeo de oxígeno pero esperarán para ver un reporte en forma del impacto ambiental y de cualquier riesgo posible.

Conley dice que es muy probable que cualquier idea geoingenierada cueste millones, y en el caso del bombeo de oxígeno, tendría que continuar por varias décadas.

Tal cantidad de tiempo y dinero, considera, sería mejor enfocarlo a reducir recursos terrestres de nutrientes en lugar de costosos esquemas, potencialmente dañinos para dar con una solución.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"El Plan de Acción del Mar Báltico (BSAP por sus siglas en inglés), firmado por todas las naciones alrededor del Báltico, pone metas para reducir los niveles de desperdicio de nutrientes. Suecia ahora está diciendo que quiere utilizar geoingeniería para ayudar a alcanzar esas metas. Es una solución potencialmente rápida para un problema muy difícil", dijo Conely.

"Estos planes (de bombeo de oxígeno) no están resolviendo los problemas a menos que reduzcas que los desechos que se tiren en el mar, en primer lugar".

Ahora ve
Imágenes de la recuperación de la ciudad siria de Raqqa, grabadas con una GoPro
No te pierdas
×