Una estufa que cocina y produce electricidad a través de ondas sonoras

La Score-Stove será una herramienta útil para las zonas rurales en las que el acceso a la energía eléctrica es limitado
cocinar-estufa-rural-energia  estufa
Matthew Knight
Autor: Matthew Knight
(Reuters) -

Una estufa de biomasa, es decir que funciona con leña u otro elemento de combustión natural, dejó de ser solo eso y ahora es un aparato que también genera energía eléctrica a través de ondas sonoras. 

La Score-Stove es una cocina, refrigerador y generador de energía en uno solo, ya que aprovecha el calor que se desperdicia al cocinar y lo utiliza para encender una máquina termoacústica especialmente diseñada. El invento significa una alternativa de energía para esas zonas en las que el acceso es limitad.  

El proyecto es conducido por la Universidad de Nottingham en Gran Bretaña, pero ha aprovechado la experiencia de colaboradores alrededor del mundo incluyendo al Laboratorio Nacional de Los Álamos (LANL por sus siglas en inglés), en Nuevo México.

Scott Backhaus y Greg Swift, investigadores del LANL, mostraron la primera máquina termoacústica en 1999 que estaba adaptada a los principios dispuestos por el ingeniero escocés Robert Stirling en el siglo XIX.

En la máquina termodinámica de Stirling (patentada en 1816), el aire o el gas se calienta y se enfría alternadamente desde una fuente externa.

La expansión y contracción de sus pistones de desplazamiento de conducción de aire en la Máquina Stirling, pero en la preparación termoacústica de la Score-Stove no hay partes que se mueven, dice Paul Riley, director del proyecto.

La estufa calienta de un lado una pipa especial mientras que, por el otro lado, se enfría al comprimir el aire dentro de la pipa para hacer que vibre y así producir poderosas ondas sonoras.

“Puedes verlo como si fuera un micrófono grande o un altavoz que trabaja al revés. De hecho estamos usando altavoces que funcionan como un alternador linear y sirve para convertir el sonido en electricidad”, dice Riley.

“Excede los 170 decibeles —más que una Nave Espacial al despegar—, pero es sumamente leve fuera de la pipa”, añadió.

Riley y sus colegas en Nottingham han producido 36 watts de electricidad en su laboratorio y recientemente empezaron a instalar y a probar estufas en Nepal y Bangladesh.

“Debemos adaptar la versión de laboratorio para cada área, tomando en cuenta los combustibles de biomasa locales, los tipos de ollas y sartenes que se usan para cocinar, junto con los trabajos rutinarios para lo que se vaya a usar la unidad”, dijo Riley.

En el World Energy Outlook del 2011, la Agencia Internacional de Energía reportó que actualmente 1,300,000 millones de personas no tienen acceso a la electricidad, el 95% viven en el Sahara de África o en Asia.

La Score-Stove pretende alcanzar una emisión de 150 watts, pero cantidades menores de energía pueden transformar significativamente la vida en las comunidades rurales. 

De acuerdo con la Group Special Mobile Association (por sus siglas en inglés, GSMA), una asociación que representa a los operadores de teléfonos móviles alrededor del mundo, más del 70% de la población de África tendrán un teléfono celular a finales del 2012.

La Score-Stove también hace que el cocinar sea más efectivo ayudando a reducir las emisiones de gases invernadero y limitando la exposición al humo que se crea al cocinar.

Cerca de 3,000 millones de personas todavía dependen de la estufa de biomasa, las cuales causan cerca de dos millones de muertes prematuras al año, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Producir las Score-Stoves en masa, costaría cerca de 250 dólares por unidad, dice Riley, pero para que este sea realista, espera que en un futuro cuesten cerca de 30 dólares.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Esa es la siguiente etapa de la investigación. Esperamos hacer esto por millones. Estamos en pláticas con varios manufactureros que ahora están evaluando el producto”, dijo él.

“Estoy convencido de que una estufa que usa madera que también pueda generar electricidad beneficiará a estos (3,000 millones) de personas. Probablemente a más”.

Ahora ve
A un mes del sismo del 19 de septiembre, la herida sigue abierta
No te pierdas
×