Una activista africana enseña a humanos y leones a convivir

Paula Kahumbu enseña a las tribus a apartar a los felinos que se comen el ganado sin herirlos y a estos a no atacar las granjas
leones
animales-conservacion-leones-ecologia  leones
Autor: David McKenzie y Lillian Leposo
(Reuters) -

Paula Kahumbu escogió una carrera en la conservación de la vida salvaje para no tener que lidiar con la gente.

Pero trabajar con los animales en su nativa Kenya le enseñó que es casi imposible prevenir que las especies vulnerables tengan contacto con las comunidades humanas, a menudo con consecuencias dañinas. 

Como directora ejecutiva del Fondo de Conservación de la Tierra de Kenya y presidenta de Amigos del Parque Nacional de Nairobi, Kahumbu busca reducir los conflictos entre las personas y la vida salvaje que va en aumento dentro de la región.

"África es el único continente en este planeta que aún tiene una gran diversidad de mamíferos grandes", dice. "No podemos darnos el lujo de perderlos. Siempre hemos podido coexistir con la vida salvaje".

Sin embargo, en algunas zonas rurales de Kenya, esta convivencia ha estado a prueba en los últimos años. 

Los leones se han convertido en un problema para los granjeros y para la tribu maasai, con quienes comparten la amplia sabana del país, pues muchas veces se alimentan del ganado.

Esto ha motivado a los granjeros y a las comunidades rurales a tomar cartas en el asunto; en algunos casos, han matado manadas enteras porque se sienten

Una de las formas más populares de hacerlo es a través de pesticidas como el Furadan: una cucharadita cuesta menos de un dólar y es suficiente para matar a uno de estos felinos.

"Los leones kenianos se redujeron de 15,000 que había hace unos 15 años a menos de 2,000 actualmente", afirma Kahumbu. 

"Y sabemos que probablemente el 50% puede atribuirse al uso de pesticidas".

A través del diálogo y programas educativos, Kahumbu pretende terminar con esas prácticas. Ella espera enseñar a las comunidades rurales cómo coexistir e incluso beneficiarse de su cercanía con los leones. 

"En muchas partes de la tierra maasai, lo que tenemos ahora son programas donde la gente es recompensada por proteger la vida salvaje. Son compensados por mantener la tierra abierta", dice.

"Son entrenados para que puedan participar en la conservación. Y se les brindan oportunidades para hacer que los inversionistas se interesen y trabajen con ellos. Realmente pienso que esa es la solución".

Para Kahambu, un diálogo constructivo y respetuoso es fundamental para lograr ese objetivo. Pero los humanos no son los únicos aprendices de su organización. 

La graduada de la Universidad de Princeton también entrena a leones para que no ataquen el ganado. Admite que esa táctica suena extraña, pero que es esencial para salvaguardar el futuro de los grandes felinos en Kenya.

"Los leones son animales muy, muy inteligentes. La razón por la cual no cazan el ganado de ciertos lugares es porque son atacados (si lo hacen)", explica.

"Existen varias formas para castigar a los leones y una de ellas es poner una piedra de sal dentro de un rifle y dispararles. No los lastimará ni los matará, pero duele muchísimo. No regresarán porque no quieren volver a sentir ese dolor".

Kahumbu habla con una convicción apasionada acerca de los beneficios de estos programas de entrenamiento. 

Pero debido a que el 75% de la zona salvaje habitada en Kenya está fuera de las áreas protegidas por el gobierno, ella admite que hay poco qué hacer por su cuenta. 

Por eso, en 2007 decidió unirse a Wildlifedirect, una red de blogueros que conecta a los conservacionistas y expone su trabajo alrededor del mundo.

Desde entonces, tomó el cargo de directora ejecutiva del sitio web y su popularidad ha aumentado.

"Inicialmente solo recaudábamos dinero; cada bloguero por sí mismo. Y lo que notamos, lo que noté desde el principio, es que muchos de los blogueros contaban la misma historia". 

Kahambu se dio cuenta de que esta herramienta podía ser usada para crear una red para los conservacionistas, para estar en contacto y al mismo tiempo compartir su investigación.

"Todos los blogueros que estaban online por otros predadores (como cocodrilos, chacales y aves) ahora comparten sus tecnologías y aprenden de los demás", comenta.

El poder de la comunicación, destacado a través de estos intercambios, ha sido una inspiración para el último proyecto de conservación de Kahumbu: la documentación de la historia oral de la biodiversidad en Kenya.

"En mi trabajo, especialmente con comunidades locales que lidian con la vida salvaje diariamente, me recuerdan constantemente que la mayor parte del conocimiento se mantiene en las mentes de los más viejos", dice.

"Escucho cómo estas personas lamentan que los viejas anécdotas se perdieron y nadie puede contarlas. Los ancianos no saben leer ni escribir, no pueden registrar sus historias". 

Con grabaciones con los ancianos de las tribus, las cuales publica en internet, Kahumbu pretende conservar este conocimiento cultural.

También espera que una nueva generación gane perspectiva histórica para convivir con estos animales, como los leones. 

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Todo lo que ellos (los jóvenes) ven en la vida salvaje es matar ganado o destruir propiedades", dice. 

"(Pero) a través de estas historias, los niños pueden realmente descubrir esta increíble cultura y biodiversidad que tenemos en Kenya y en todo África".

Ahora ve
Momentos de terror y caos tras ataque terrorista en Barcelona
No te pierdas
×