Un grupo de defensa de animales llega a acuerdo con productora circense

El circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey consideró el acuerdo como una reivindicación para los cuidadores de animales
CNN
Circo-Elefantes-CNN  CNN  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Tom Watkins
(Reuters) -

Un productor de circo informó este viernes que un grupo de defensa de los derechos de animales le pagó 9.3 millones de dólares tras llegar a un acuerdo en dos casos en cortes federales en los cuales se afirmaba que existía abuso contra elefantes.

Feld Entertainment, Inc. informó que alcanzó un acuerdo con la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA, por sus siglas en inglés), lo que representa una victoria para su circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey.

“Esos acusados intentaron destruir nuestro negocio familiar con un acusador pagado que dio testimonios que la corte no creyó”, afirmó Kenneth Feld, presidente y director general de Feld Entertainment.

“Activistas de animales han estado atacando a nuestra familia, nuestra compañía y nuestros empleados por décadas porque se oponen a los animales en los circos”, dijo Feld. “Este acuerdo es una reivindicación no solo para la compañía, sino también para los dedicados hombres y mujeres que pasan su vida trabajando y cuidando de los animales con Ringling Brothers frente a ese tipo de retórica maliciosa”.

ASPCA fue uno de varios grupos de defensa de los animales que demandaron a Feld Entertainment en el año 2000, tras acusar que los elefantes del circo eran abusados.

Ambas partes presentaron documentos para retirar el caso en una corte en el Distrito de Columbia.

ASPCA confirmó que se llegó a un acuerdo, pero afirmó que “la organización no admite ninguna responsabilidad o delito”. La corte nunca emitió un fallo sobre las acusaciones de abuso de elefantes, afirmó.

“Luego de más de una década de litigio con Feld Entertainment, ASPCA concluyó que está en los mejores intereses de la organización resolver este litigio caro y prolongado”, afirmó en un comunicado el presidente y director general de la organización, Ed Sayres.

Los casos de Feld, que incluye acusaciones de litigio abusivo y de crimen organizado, continuarán con otras organizaciones: La Sociedad Humana de Estados Unidos, el Fondo para los Animales, el Instituto para el Bienestar Animal, el Instituto Unido para la Protección Animal, la organización Born Free USA, y Tom Rider, un exempleado del circo que testificó contra Ringling Bros.

El juez de distrito Emmett G. Sullivan consideró infundado el testimonio de Riders, porque recibió un pago de activistas y no estaba legitimado para demandar.

“La corte encuentra que el señor Rider es esencialmente un acusador pagado y un testigo de hecho que no es creíble, y por lo tanto su testimonio no tiene peso con respecto los asuntos tratados en este documento, es decir, los alegatos relacionados con su posición de demandar”, escribió el juez en una opinión en diciembre de 2009.

CNN no pudo obtener comentario de Rider este viernes.

La vocera de ASPCA, Elizabeth Estroff, no quiso comentar sobre detalles del caso.

El acuerdo alcanzado este viernes no dejó tranquilo a Wayne Pacelle, presidente y director general de la Sociedad Humana de los Estados Unidos (HSUS, por sus siglas en inglés).

“Aun cuando la HSUS no fue parte en el caso original contra Ringling, estamos de acuerdo con muchos críticos del circo, que indican que el tratamiento a los elefantes es deplorable y no aceptable. Continuaremos presentando nuestro caso al público, aun cuando Ringling presente acciones legales frívolas y en represalia para distraer la atención de su abuso de los elefantes”, afirmó en un comunicado.

John Simpson, consejero jurídico principal para Feld y socio en Fulbright & Jaworski en Washington, informó que los costos legales de Feld desde julio de 2000 han rebasado los 20 millones de dólares, y que podría llegarse a acuerdos con otras partes.

“Vamos a ver eso cuando concluya, si termina en un veredicto o si termina en un arreglo”, dijo en una entrevista telefónica. “Pero ellos saben dónde encontrarme”.

El resultado en el caso ha ido más allá del asunto financiero, dijo. “Se vuelve muy personal y desagradable allá afuera cuando los empleados de la compañía están manejando a los elefantes en público en paseos”, dijo. “Creo que la gente que cuida de esos animales han sufrido y han sido acusados injustamente”.

Devon Sayers contribuyó con este reporte.

Ahora ve