China, que concentra 70% del tráfico mundial, destruye marfil ilegal

La medida representa un paso crucial en la protección de la vida silvestre, que vive momentos críticos en África y Asia
marfil elefantes china  marfil
Autor: Sophie Brown y Susan Wang
(Reuters) -

China está en la lucha por acabar con el tráfico ilegal de marfil.

En una ceremonia celebrada el lunes en la ciudad de Guangzhou fueron destruidas varias toneladas de colmillos de elefante y piezas talladas confiscadas, dos meses después de que Estados Unidos destruyera sus propias reservas de marfil.

Los conservacionistas consideraron que esta acción es un cambio monumental en la postura del gobierno respecto al tráfico ilegal y un primer paso crucial para China —el mayor mercado de marfil del mundo— en la lucha contra el comercio ilegal de la vida silvestre.

El lunes fueron eliminadas unas 6.15 toneladas de marfil —el equivalente a una sexta parte del producto ilegal confiscado en todo el mundo en 2012— de acuerdo con May Mei, representante en China de WildAid, un grupo que protege a la vida silvestre.

Es la primera vez que China, país donde se concentra el 70% de la demanda mundial de marfil, destruye parte de sus reservas.

Esta postura pública es una señal alentadora, dice Jeff He, asistente especial del director regional para Asia del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales (IFAW, por sus siglas en inglés).

"La acción tan simbólica emprendida por el gobierno da a entender claramente a los consumidores potenciales que el gobierno no permitirá ningún tráfico ilegal de marfil", señaló.

En China, el marfil es conocido como "oro blanco" y los colmillos con tallados intrincados pueden costar hasta 3,000 dólares (unos 37,500 pesos) por kilo en el mercado negro. Uno de los principales desafíos sigue siendo la reducción de la demanda entre los consumidores, de acuerdo con los defensores de los animales.

Según el reporte de 2013 de WildAid, muchos de los habitantes chinos no están conscientes de la forma en que la venta de marfil contribuye a la caza furtiva que ha provocado una considerable reducción de la población de elefantes en los últimos años.

"Este evento en sí no va a resolver estos problemas", dijo Joe Waltson, director del Programa Asia de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés). "Sin embargo, no significa que carezca de valor".

"Es necesario recibirlo con agrado, aunque sea solo para calmar a las personas del gobierno que presionan para implementar medidas más sustanciales en este asunto", dijo Waltson.

"Realmente podría tener impacto en la conservación de los elefantes africanos y asiáticos".

En un reporte que la Convención sobre Tráfico Internacional de Especies Amenazadas (CITES) publicó el año pasado, revelaron que el tráfico ilegal de marfil a nivel mundial se ha triplicado en la última década a pesar de que en 1989 fue prohibido el comercio internacional del producto.

De acuerdo con Jeff He, de IFAW, el aumento en la demanda en Asia, especialmente en China, ha impulsado el mercado negro durante los últimos años y ha incrementado la presión sobre los elefantes africanos en estado silvestre.

La población de elefantes en África ha disminuido cerca de medio millón de ejemplares en comparación con los 1,200,000 que había en 1980. Cada día matan a casi cien elefantes africanos por sus colmillos, según la WCS.

Para ayudar a eliminar la demanda, los grupos conservacionistas han exhortado a los gobiernos a destruir las reservas de marfil confiscado, cuyo resguardo requiere de recursos considerables.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El 15 de noviembre de 2013, Estados Unidos destruyó las seis toneladas de marfil que tenía almacenadas "para dejar en claro que EU no tolerará el tráfico y su costo para la población de elefantes, particularmente en África".

En Filipinas, Gabón y Kenia han llevado a cabo eventos similares en los últimos tres años.

Ahora ve
Exfiscal de Venezuela denuncia a Nicolás Maduro por crímenes de lesa humanidad
No te pierdas
×