Hay que actuar ya, expresa la ONU en un informe sobre el cambio climático

La ONU advierte en el borrador de un nuevo reporte, obtenido por CNN, sobre los riesgos y el costo de postergar las acciones
El cambio climático en el mundo
Autor: Elizabeth Landau
(Reuters) -

Postergar la resolución de un problema puede hacer que se vuelva peor y más caro, esa es una verdad conocida y que también es válida cuando se habla del cambio climático, concluye un nuevo reporte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Entre más esperamos para reducir los niveles de dióxido de carbono que se tiran a la atmósfera más difícil será luchar contra el incremento de las temperaturas, señala el borrador de un reporte del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de las Naciones Unidas obtenido por CNN.

"Se trata de automóviles y carbón", dijo Marilyn Brown, profesora de políticas públicas del Instituto de Tecnología de Georgia, que fue una de las editoras del reporte.

“Necesitamos reducir nuestra dependencia en los combustibles fósiles y encontrar una forma de transportarnos a nosotros y los bienes que consumimos de forma más económica y eficiente".

Los expertos en temas ambientales han modelado una variedad de escenarios sobre cómo las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera afectarán las temperaturas.

Si para 2,100 los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera están entre 430 y 480 partes por millón, la temperatura en el mundo aumentaría dos grados centígrados en comparación a la de mediados de 1800.

Un cambio de temperatura mayor se espera si los niveles de dióxido de carbono exceden 530 partes por millón para 2100.

Ya en 2013, el dióxido de carbono en la atmósfera alcanzó un máximo histórico de 400 partes por millón como registró el observatorio de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos en Mauna Loa, Hawai.

“Retrasar la reducción hasta 2030 incrementará los retos y reducirá las opciones para reducir los niveles de concentración en la atmósfera a 530 partes por millón o menos para el fin del siglo”.

Dos grados centígrados puede parecer poco, pero un reporte de septiembre de las Naciones Unidas señaló que este tipo de incremento puede llevar a que para final de este siglo el Océano Ártico prácticamente no tenga hielo en el verano.

El cambio en la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera lleva a la acidificación del océano. Las temperaturas mayores elevan los niveles del mar e incrementan la probabilidad de tormentas extremas. La agricultura, los ecosistemas y la salud humana sufrirán las consecuencias como resultado de los cambios en el clima.

El reporte de septiembre del Panel Intergubernamental de Cambio Climático señala que hay una certeza del 95% de que los cambios en la temperatura se deben a la actividad humana. 

El reporte que aún se encuentra en borrador tiene fecha del 17 de diciembre y su redacción podría cambiar cuando se dé a conocer en Yokohama, Japón, a finales de marzo.

Los dos principales motivos del incremento en las emisiones de dióxido de carbono entre 2000 a 2010 son la economía y el crecimiento de la población, se señala en el borrador del reporte.

Si no hay esfuerzos explícitos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero se proyecta que su crecimiento continúe.

Son 10 los países responsables del 70% de las emisiones a la atmósfera debido al uso de combustibles fósiles y a los procesos industriales, señala el reporte.

Un problema para lograr la reducción en el uso de los combustibles fósiles son los subsidios, se señala en el borrador. Brown señala que países como Rusia, Nigeria y varios en el Medio Oriente venden gasolina y gas natural con descuento a sus ciudadanos.

"La reducción en el subsidio de los combustibles fósiles puede significar reducciones en las emisiones aunque a un negativo costo social", dice el reporte. 

Con los Acuerdos de Cancún firmados en 2010, las naciones que han ratificado la Convención sobre el cambio climático se comprometieron a reducir las particulas de dióxido de carbono en la atmósfera a 430 y 530 partes por millón para 2100, así como a reducir su emisión para 2020, pero retrasarlos para 2030 sería aún más costoso económicamente y en términos de crear un impacto sustancial a favor del medio ambiente con la tecnología actual.

El mensaje es claro: entre más se tarde, más se pagará, o tal vez se vuelva demasiado tarde.

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×