La 'chancla' que tú tiras, hay alguien que la puede convertir en arte...

Elefantes, rinocerontes, jirafas y otros animales de colores brillantes son parte de las esculturas creadas a partir de desechos plásticos
Autor: Teo Kermeliotis
(Reuters) -

Si paseas a lo largo de la costa este de África y por casualidad te encuentras con una manada de elefantes con rayas brillantes, rinocerontes del color del fuego y una torre de jirafas de colores locos, no entres en pánico: no estás alucinando… ni te has topado con una nueva especie psicodélica, lo siento.

No, de hecho este es el animado reino de unos hábiles artesanos que transforman los desechos nocivos en felicidad colorida… una sandalia a la vez.

Ocean Sole es una empresa keniana de reciclaje que ha creado divertidas obras de arte y moda con desechos de sandalias y otros restos de plástico: montones de basura que acaban en las playas de Kenya.

Dentro de su taller en Nairobi, las viejas sandalias y otros trozos contaminantes de hule recolectados son transformados en animales de juguete, cortinas deslumbrantes, collares intrincados e incluso esculturas de tamaño natural. Las divertidas creaciones son vendidas localmente y en decenas de zoológicos, acuarios y tiendas en unos 20 países de todo el mundo.

"Es una solución comercial al problema global de la contaminación marina", dijo Julie Church, cofundadora de Ocean Sole. "Hace que la gente piense en el océano y en sus lazos con las vías fluviales… y lo hacemos por medio de un negocio".

Amenaza ambiental

Como muchos otros países en desarrollo, las sandalias son el calzado predilecto de millones de personas en Kenya. Son baratas y convenientes, las usan niños y adultos, así como montones de turistas que visitan las playas de arena blanca del este de África.

Sin embargo, una vez que las sandalias llegan a su fin, el omnipresente calzado a menudo se embarca en otro viaje más nocivo.

Cada año, los sistemas de desagüe, ríos y canales arrastran montones de sandalias rotas desechadas en ciudades y aldeas hacia las costas de Kenya. Al mismo tiempo, incontables sandalias no degradables y otros plásticos terminan en las mismas costas, arrastrados por las poderosas corrientes provenientes de sitios tan remotos como China e Indonesia.

Los desechos no solo arruinan la belleza natural del entorno, sino que son un gran riesgo para la fauna que vive allí.

"La contaminación en nuestras vías fluviales es un gran problema", dijo Church, quien nació y creció en Kenya. "Los ríos están obstruidos con plásticos, hule y todo lo demás", agregó. "Cuando la gente dice que el océano es una sopa de plástico, realmente lo es porque este material no desaparece… simplemente se rompe en trozos más y más pequeños. Los peces, las ballenas y los tiburones lo digieren y tarde o temprano terminará en nuestra cadena alimenticia".

Negocio, no asistencia

La inspiración para fundar Ocean Sole llegó en 1997, cuando Church, que en ese entonces era conservacionista del mar, empezó a trabajar en un proyecto de conservación de tortugas en la remota isla de Kiwayu, cerca de la frontera de Kenya con Somalia.

Mientras estaba allá, Church se sorprendió de ver playas hermosas llenas de miles de objetos de plástico que dañaban el ambiente e impedían que las tortugas llegaran a sus sitios de anidación.

Sin embargo, Church también notó con curiosidad y fascinación que los niños de la localidad usaban estos desechos marinos —sandalias y basura que encontraban junto al mar— para crear sus propios juguetes.

Esto despertó una idea en la mente de Church: ¿Qué pasaría si pudiera emprender un proyecto que ayudara a limpiar la playa y a impulsar el desarrollo de la comunidad? Inspirada por las creaciones improvisadas de los niños, Church animó a las mujeres de la localidad a recolectar, lavar y procesar las sandalias desechadas y a transformarlas en artefactos coloridos para ganar dinero.

"Iniciamos un programa menor allá", relató Church, "Con esta idea de relacionar la conservación con el desarrollo".

Transformar el hule y cambiar las actitudes

Lo que inició como una iniciativa de medio tiempo —que originalmente llamada UniquEco— ha sido transformado en un negocio regular y floreciente.

Ocean Sole, que actualmente emplea directamente a más de 70 personas, pretende reciclar 400,000 sandalias cada año. Trabaja con más de 10 proveedores que recolectan el material en las costas de Kenya y en las vías fluviales en Nairobi y sus alrededores para después entregarlo en el taller de la empresa.

Allí, los empleados de Ocean Sole revisan a diario las grandes bolsas llenas de sandalias rotas para seleccionar las que usarán para sus creaciones. Luego, los artesanos limpian las sandalias y las separan por color. Luego, las cortan, moldean y lijan mientras las transforman en creaciones llamativas.

"Nos concentramos principalmente en animales", dijo Church. "Nuestro objetivo son los zoológicos, acuarios y museos de todo el mundo… hemos hecho eso porque eso es lo que nos sale bien en este momento, pero también estamos explorando otros productos".

Church considera que Ocean Sole es "un medio para un fin", una forma más eficaz de difundir su mensaje ecológico que cuando era conservacionista del mar.

"Mi objetivo es provocar cambios en la forma en la que la gente vive y en la forma en la que la gente entienda el mundo y sus conexiones", dijo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Ciertamente relacionado al océano, hacerlo a través del negocio de reciclar hule que flota", prosiguió, "y hacerlo de una forma independiente, relativamente sostenible y madura en la que tienes un mercado y un buen producto, tienes que ser comercial", agregó.

"Creo que solo si tenemos éxito comercialmente podremos triunfar y cumplir realmente con nuestro objetivo, que es crear cambios en las actitudes y en los estilos de vida".

Ahora ve
Policía Federal sorprende con ‘flashmob’ en un centro comercial de la CDMX
No te pierdas
×