Conservar la vida silvestre en China, un asunto que va más allá del panda

Aunque China ha dedicado esfuerzos para salvar al emblemático panda, hay muchas otras especies en peligro de extinción por la demanda local
Un 'reality' de pandas en China
Autor: Kristie Lu Stout | Otra fuente: 1

Nota del editor: Kristie Lu Stout es conductora de On China, un programa de debates mensual que se transmite en CNN International. El episodio de junio aborda el bienestar de la fauna y la conservación de la vida silvestre y se transmite a las 3:30 a.m., hora de la Ciudad de México.

HONG KONG (CNN) — No cabe duda de que el panda es un animal político.

Es el símbolo instantáneamente reconocible de la conservación de la vida silvestre. Es la herramienta diplomática absurdamente adorable que China usa para suavizar sus relaciones con otros países.

Además, goza de un suministro abundante de bambú y de protección frente a los cazadores furtivos gracias a que el gobierno tiene favoritismos respecto a los animales que decide proteger.

"La conservación del panda no es un indicador preciso sobre la protección de la vida silvestre en China", dice Peter Li, especialista en China de la Humane Society International (HSI).

Lee: 10 detenidos en China por matar un panda y vender su carne

Durante una de las pruebas del rodaje del más reciente programa de On China de CNN, Li me contó que se ha destinado una cantidad "desproporcionada" de dinero a la protección del panda en China, lo que ha ayudado a aumentar drásticamente la cantidad de pandas en estado salvaje, cerca del 17% a lo largo de la pasada década.

"El gobierno chino ha invertido mucho dinero y muchos esfuerzos en la preservación de los pandas", agregó Grace Ge Gabriel, directora regional para Asia del International Fund for Animal Welfare (IFAW).

"Sin embargo, hay muchas otras especies que necesitan atención: el pangolín, el delfín de río, los tigres y los elefantes".

Una criatura extraña

El pangolín es una criatura extraña que parece un oso hormiguero con escamas y tiene gran demanda en China y Vietnam por su carne. La International Union for Conservation of Nature advirtió que si no se reduce la demanda, el animal podría extinguirse pronto.

Los tigres han sido blanco de la caza furtiva porque varias partes de su cuerpo se usan en la medicina tradicional china. Solo quedan unos 3,000 en estado salvaje, según el World Wildlife Fund.

Además, el delfín de agua dulce de China, o baiji, se declaró extinto hace menos de una década. Su desaparición fue consecuencia de la sobrepesca, la contaminación y la ausencia de un esfuerzo significativo por salvarlo.

"Estaba leyendo una lista de especies amenazadas y quitaron a diez de esos animales de la lista", dice David Pilling, editor del diario Asia Financial Times.

"No fue porque ya no estuvieran amenazadas. Fue porque ya no eran especies. Ya desaparecieron".

La demanda insaciable de China también está poniendo a los rinocerontes en peligro. En un rincón de África, el último macho del rinoceronte blanco del norte está bajo custodia armada las 24 horas.

"Cuando estuve en Kenya, en donde se encuentra la mayor concentración de rinocerontes, tuvimos que salir con guardias armados", me cuenta Pilling.

"No nos estaban cuidando a nosotros, estaban cuidando a los rinocerontes porque el cuerno vale su peso en oro".

Los rinocerontes han sido blanco de los cazadores por su cuerno, que se muele hasta obtener un polvo fino que se cree que cura enfermedades.

Sin embargo, los cuernos de rinoceronte no tienen valor medicinal. Están hechos de queratina, la misma proteína que se encuentra en las uñas humanas.

Una matanza insostenible

El apetito de China por otro producto animal ilegal, el marfil, ha provocado la matanza insostenible de 100,000 elefantes en los últimos años.

China es el mayor consumidor de marfil del mundo y la mayoría de los chinos no tienen idea de su verdadero costo.

En 2007, IFAW descubrió que el 70% de las personas a las que encuestó en la China continental no sabía que el marfil proviene de elefantes muertos.

"En chino, marfil se dice xiang ya, es decir diente de elefante, así que la gente cree que los dientes se caen naturalmente y (los animales) no mueren", dice Grace Ge Gabriel, de IFAW.

La misma encuesta reveló que el 80% de los consumidores chinos se negarían a comprar marfil una vez que hubieron descubierto la verdad.

La mayor información puede ayudar a generar una aversión a la matanza de animales amenazados. Pero comprar un pedazo de cuerno de rinoceronte o de marfil sigue siendo demasiado fácil (y demasiado tentador para algunas personas) actualmente en China.

Lee: Fertilización in vitro, la apuesta para salvar al rinoceronte blanco

A pesar de que China impuso una moratoria de un año a la importación de artículos de marfil tallado, IFAW señaló que docenas de fábricas de tallado de marfil y más de cien puntos de venta comercian abiertamente con los productos de marfil que se importan ilegalmente en China.

El tráfico sigue activo y florece en las redes sociales de China. "WeChat se está volviendo una zona en la que transcurre el tráfico ilegal de vida silvestre", dice Gabriel.

IFAW ha trabajado con WeChat de Tencent, así como con la plataforma de comercio electrónico TaoBao de Alibaba, para implementar nuevo software de filtrado de palabras clave para minimizar el tráfico de especies amenazadas.

Los grupos de defensa del bienestar de los animales también reclutaron a las celebridades chinas. La leyenda de la NBA, Yao Ming, ha recibido halagos por su labor para crear consciencia en China sobre la caza furtiva.

Su campaña con WildAid ha recibido reconocimiento por ayudar a propiciar una reducción drástica en la venta de aletas de tiburón para su consumo en sopas, símbolo de riqueza y prestigio.

Se necesita el apoyo del gobierno

Sin embargo, el parteaguas de la conservación de la vida silvestre en China ocurrió en 2013, cuando el presidente Xi Jinping prohibió los platillos de aleta de tiburón en los banquetes oficiales.

"La política de austeridad en el gobierno que combate la extravagancia fue la que propició el descenso radical en el consumo de aletas de tiburón", dice Peter Li, de HSI.

Entonces ¿cómo logras que mil millones de personas en China rompan con la tradición y dejen de comprar pangolines, partes de tigre, cuernos de rinoceronte y marfil?

Haciendo que la dirigencia de China apoye totalmente tu campaña de conservación de animales.

Lee: El festival Yulin de carne de perro enfrenta a comensales y activistas

"Si hay un país en el que la acción del gobierno significa tanto que pueden reducir el tráfico de aletas de tiburón en un año en un 75%, ese es China", dice Gabriel.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Si el gobierno chino actúa, pueden hacer que China deje de ser villano y se convierta en héroe de la noche a la mañana si implementan leyes estrictas que prohíban el tráfico de especies amenazadas en combinación con una vigilancia estricta".

Solo entonces, el pangolín estará protegido y consentido… igual que el panda.

Ahora ve
Así lucen las gemelas de ‘El Resplandor’, de Stanley Kubrick, 37 años después
No te pierdas
×