¿Qué hacer si un tiburón te ataca? Mantén la calma y no salpiques

Aunque los ataques de tiburón son muy raros, puedes tomar algunas medidas para prevenir o salir airoso de un encuentro con estos animales
Tiburón ataca a surfista durante competencia
Autor: Nick Thompson
(Reuters) -

Primero lo primero: a pesar de lo que le ocurrió a Mick Fanning el domingo pasado, no te va a atacar un tiburón.

Fanning, campeón mundial de surf, tuvo un encuentro cara a cara durante una competencia en Sudáfrica. Vivió para contar su historia luego de golpear al animal en el lomo y de pedir ayuda a un bote de rescate.

Aunque el encuentro dejó comprensiblemente perturbado a Fanning, no hay por qué sentir un pánico similar por tus próximas vacaciones en la playa. Las probabilidades de que un tiburón te ataque son de una en 11.5 millones, así que es improbable que te enzarces en una pelea con un gran escualo blanco en el futuro próximo.

Una vez dicho eso, hay varias medidas que puedes tomar para mejorar las probabilidades de sobrevivir a un (muy improbable) ataque, de acuerdo con Richard Peirce, experto en tiburones y expresidente de la organización benéfica británica, Shark Trust.

Antes de entrar al agua…

1. Las bocas de los ríos podrían no ser los mejores lugares para nadar

Peirce recomienda evitar los estuarios, particularmente aquellos en los que haya tiburones toro que, junto con los grandes blancos y los tiburones tigre, son los que más probablemente ataquen a los humanos.

"Muchísimos ataques ocurren en las bocas de los ríos, en donde hay limo y otros materiales suspendidos, personas lavando ropa o bañándose", dice Peirce, quien ha pasado un tiempo en Jeffreys Bay, Sudáfrica, en donde ocurrió el encuentro de Fanning del domingo.

2. Evita los barcos de pesca

Antes de que saltes al agua, mira hacia el horizonte. ¿Qué ves? Si ves barcos pesqueros, Peirce dice: "olvídalo".

"Si los pescadores están pescando o luchando con los peces en el agua, es uno de los principales atractivos para un tiburón", explica. "Así que cuando hayas atrapado un pez y no lo hayas subido al bote, todo ese tiempo está luchando en el agua y probablemente esté excretando fluidos, derramando sangre y ácidos… todas las señales que atraerían a un tiburón".

Lee: Un extraño y gigantesco tiburón peregrino es capturado en Australia

No importa de qué tamaño sea la expedición de pesca. "Ya sean pescadores comerciales o recreativos, a menudo están tirando material… peces que no quieren, partes de peces, tripas de pescado. De hecho están metiendo comida en el agua y atrayendo a los tiburones".

3. Error de identidad

Nadar temprano por la mañana o ya tarde por la noche puede ser encantador, pero también es la hora en la que hay más probabilidades de un ataque de tiburón.

"Muchos ataques de tiburón son casos de identidad equivocada por la baja visibilidad y capacidad de identificación de parte del tiburón", dice Peirce.

4. No sangres (ni orines) en el agua

Los tiburones tienen un olfato extraordinario y pueden detectar una gota de sangre en varios millones de partes de agua, de acuerdo con Pierce.

La sangre indica la presencia de algo comestible y puede atraer a los tiburones, dice Peirce, "pero lo que la gente a veces ignora es que la orina tiene exactamente el mismo efecto. Si estás sentado en una tabla de surf en el agua todo el día, has estado orinando todo el día a través de tu traje húmedo".

Peirce agregó que las mujeres que están menstruando también deberían quedarse en la playa y que la gente que se corta mientras nada debería salir del agua.

Si te encuentras en medio de un ataque…

1. No entres en pánico

Pues resulta que un tiburón te anda rondando. No es lo mejor que te ha pasado, pero lo peor que puedes hacer en este momento es entrar en pánico.

"No empieces a chapotear… solo excitarás, incitarás y acicatearás el interés del tiburón", dice Peirce.

Los humanos, los simios, los perros y los gatos tienen patas y manos. Si queremos explorar algo, lo tomamos y lo tocamos, lo sentimos o lo acercamos a nuestra nariz.

"Un tiburón no tiene patas ni manos, así que si quiere explorar algo, lo único que puede hacer es ponerlo en su boca", dice Peirce. "Por eso a menudo tenemos mordidas de exploración que no provocan la muerte y a veces ni siquiera provocan heridas graves. Si vas a nadar y te pones a chapotear, estás invitando al tiburón a que te dé una mordida de exploración o a que te ataque".

Lee: Dos rescatistas devuelven un tiburón blanco al mar en Massachusetts

2. Mantén el contacto visual

Conforme el tiburón te ronde, gira la cabeza y trata de mantener el contacto visual.

"Los tiburones cazan en emboscadas", explica Peirce. "Si estás girando y dándole la cara todo el tiempo mientras te ronda, no va a estar tan cómodo como si pudiera acecharte desde atrás".

3. Hazte grande… o pequeño

Aquí es donde la cosa se complica. Si es claro que un tiburón está dispuesto a atacar, tienes que parecer lo más grande que puedas en el agua, de acuerdo con Peirce. "Entre más grande te veas en el agua, más respeto inspirarás".

Pero si parece que el tiburón solo pasaba por ahí, Peirce aconseja que te hagas bolita.

"Si un tiburón cree que competirás con él por la comida, puede atacarte", explicó.

"Si no quiero que un gran blanco me considere su competencia (y si no se mostrara muy interesado en mí), me haría bolita para que se interese en mí aún menos".

4. No te hagas el muerto

No es un oso, es un tiburón. Si te encuentras en un ataque agresivo, ataca con todo: golpea, patea, pícalo en los puntos sensibles, pero ten cuidado a dónde tiras.

"Se habla mucho de golpear a un tiburón en la nariz. Está bien, pero recuerda que justo debajo de la nariz está la boca", dice Peirce. "Se trata de un objeto en movimiento en el agua y tú tampoco estás quieto, así que no quieres terminar golpeándolo en la boca ni cerca de ella".

Un buen golpe en las agallas funcionará. "Las agallas son muy sensibles… darle a un tiburón un puñetazo en las agallas no es mala idea".

¿Llevas algo contigo? Si es así, úsalo como arma. "Si eres un buzo y llevas una cámara subacuática, úsala; si estás esnorqueleando, rompe tu esnórquel y úsalo para picar al tiburón", dice Peirce.

"Muchos tiburones se me han acercado y me ha bastado usar un shark billy (una pequeña lanza de metal de entre 60 cm y un metro de largo) y solo les he dado un golpecito en la nariz".

Lee: ¿Por qué han aumentado los ataques de tiburones en el Atlántico de EU?

5. Reduce los puntos de acercamiento

Si estás buceando y te encuentras en problemas, trata de colocarte en una posición en la que el tiburón no pueda acercársete por detrás, dice Peirce.

"Pega la espalda a algo como un arrecife de coral. Así solo tienes que mirar en una dirección. Estás protegido por detrás, por ejemplo, lo que te permite mantener al tiburón a la vista frente a ti y tal vez nadar hacia la parte superior del arrecife, lentamente, hacia donde está tu bote".

6. Retrocede lentamente

Esto nos lleva de vuelta al primer punto: desplaza la menor cantidad de agua posible (no patalees ni chapotees) mientras nadas gradualmente hacia atrás para alejarte del tiburón y acercarte a la costa.

"Debes tratar de mantener a la vista al animal y tratar de nadar lenta y suavemente hacia atrás y llegar a aguas someras. Una vez más, debes ser cuidadoso. Los tiburones grandes pueden atacar en profundidades muy bajas".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Hacer lo anterior puede ayudar hasta cierto punto, pero Peirce dice que las probabilidades de salir ileso de un ataque de un tiburón grande son mínimas.

"Si un tiburón blanco está en modo de ataque total, no podrás hacer mucho en ese momento", dice.

Ahora ve
Los ricos en Estados Unidos se vuelven más ricos, salvo Donald Trump
No te pierdas
×