Zacatecas en juego: la pugna de la izquierda por regresar al poder

En la entidad, gobernada por el PRI, cinco candidatos arropados por partidos políticos y dos por la vía independiente se disputan el poder; seis de ellos, en búsqueda de una nueva alternancia.
El 5 de junio se disputarán la gubernatura, 58 ayuntamientos y 30 diputaciones locales.
Candidatos  El 5 de junio se disputarán la gubernatura, 58 ayuntamientos y 30 diputaciones locales.  (Foto: Especial)
Por: BIANCA CARRETTO
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

A seis años de que el PRI retomó el poder en Zacatecas, la oposición busca una nueva alternancia en las elecciones del 5 de junio, en un estado marcado por el sobreendeudamiento que ha limitado la inversión pública.

La lista nominal en la entidad es de 1 millón 131,635 votantes, según datos del Instituto Nacional Electoral (INE). En los tres últimos comicios estatales —1998, 2004 y 2010—, el índice de participación fue superior al 50%, siendo la elección de 2010 la que contó con mayor número de votantes en las urnas: 658,212, de una lista nominal de 1 millón 107,323.

Para el proceso electoral 2015-2016, el Instituto Estatal Electoral de Zacatecas (IEEZ) fijó un tope de campaña de 25 millones 387,001.43 pesos para los candidatos a gobernador, de los cuales cinco fueron postulados por los partidos políticos y dos por la vía independiente.

Entre quienes buscan gobernar la entidad, sólo hay una mujer: Alma Rosa Ollervides, empresaria del ramo agrícola, postulada por la vía independiente; dos candidatos más van con partidos en coalición: Rafael Flores Mendoza, por el PAN-PRD, y Alejandro Tello Cristerna, por el PRI-PVEM-Panal.

Este 5 de junio, además de renovar al Ejecutivo local se elegirán presidentes municipales para los 58 ayuntamientos, la mayoría en manos del PRI, y 30 diputados —18 por el principio mayoría relativa y 12 por representación proporcional (plurinominales).

La lucha de la izquierda por regresar al poder

En 1998, la izquierda llegó al poder en Zacatecas, tras la ruptura entre el PRI y Ricardo Monreal, quien compitió abanderado por el PRD.

Monreal obtuvo el triunfo en las urnas con el 44% de los votos frente a su oponente del tricolor, José Marco Antonio Olvera Acevedo. Sin embargo, su victoria no fue completa, pues el PRI mantuvo mayoría en el Congreso local y los ayuntamientos.

Para el sexenio siguiente, el partido del sol azteca repitió la dosis con la postulación de Amalia García, hija del exgobernador priista Francisco Espartaco García (1956). La también exdirigente perredista ganó la elección, superando a su oponente del tricolor, José Eulogio Bonilla, con más de 64,000 sufragios.

En 2010, entre fracturas internas del PRD y señalamientos de corrupción durante la administración de García, el PRI regresó al gobierno de la entidad. Su abanderado, Miguel Alonso Reyes, obtuvo una ventaja de más del 20% sobre el perredista Antonio Mejía Haro, y dejó en cuarto lugar al candidato del PT, David Monreal, hermano del exgobernador.

Para la elección de este año, la izquierda vuelve a estar dividida: el PRD va, en alianza con el PAN, con Rafael Flores Mendoza como candidato, luego de que el Tribunal Electoral del Estado consideró ilegal la designación de Pedro de León por parte del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del sol azteca; David Monreal vuelve a buscar la gubernatura, pero ahora con Morena; y el PT, va con Magdalena Nuñez. No obstante, el registro de Monreal fue cancelado por el INE; el aspirante anunció que impugnará el fallo ante tribunales.

Recomendamos: Siete van por la gubernatura de Zacatecas

El endeudamiento limita el crecimiento

El incremento de la deuda en la entidad en los últimos años ha limitado la inversión pública y la posibilidad de crecimiento en la entidad, pues de 2007 a la fecha sus obligaciones se han disparado, según el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

“Desde diciembre de 2007, (la deuda) se ha incrementado un 4,173%. Antes era uno de los estados que tenía un nivel de endeudamiento bajo, pero ha entrado a un nivel de endeudamiento considerable”, dijo a Expansión el investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) Kristobal Meléndez.

Hasta el último trimestre de 2007, el importe de los pasivos en la entidad era de 133.7 millones de pesos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Tres años después, en el arranque del gobierno del priista Miguel Alonso Reyes, el monto se situó en 682 millones de pesos.

Para el último trimestre de 2011, el importe de las obligaciones estatales aumentó a 3,785.5 millones de pesos, y para el cierre de 2015 el importe pasó a 7,609.4 millones de pesos. Esta situación, —aunada a la baja recaudación estatal, menor al 10% de aportaciones locales— limitan el crecimiento del estado.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

"En vez de que estos recursos se utilicen para el beneficio de los zacatecanos, a proyectos sociales o proyectos de inversión que estimulen el crecimiento económico de Zacatecas, (...) se utilizan para el pago de intereses y de capital de la deuda y esto disminuye el beneficio social", señaló el experto, al recordar que mientras el promedio de la deuda nacional es de 3%, en el estado está un punto porcentual por arriba, lo que lo sitúa entre los más endeudados.

De acuerdo con Meléndez, uno de los retos que tendrá quien llegue a la gubernatura en los comicios de este año será aumentar el nivel de recaudación, así como limitar el crecimiento de la deuda, a fin de incentivar la inversión en beneficio de los zacatecanos.

Ahora ve
Las calles de Los Ángeles se pintan de blanco y te decimos la razón
No te pierdas
×