¿Cómo se perfila el funcionamiento de las alcaldías de la Ciudad de México?

El dictamen que discutirá el pleno de la Asamblea Constituyente contempla que éstas tengan autonomía financiera, facultades de verificación y espacios para una mayor participación ciudadana.
Constitución en proceso  El documento fue turnado a la Mesa Directiva de la Asamblea Constituyente, donde se discutirá para su aprobación final.  (Foto: Fotoarte )
BIANCA CARRETTO
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

A partir de 2018, las delegaciones de la Ciudad de México desaparecerán para convertirse en alcaldías, de acuerdo con lo que establece la reforma política para la capital del país. Tal modificación implica mucho más que un cambio de nombre, puesto que los nuevos órganos tendrán una estructura diferente y más facultades que las actuales.

La semana pasada, los diputados constituyentes avalaron el dictamen, que en los próximos días, será discutido en el pleno de la Asamblea. En él, destaca que los jefes delegacionales ya no serán los únicos que tomen las decisiones, sino que deberán hacerlo en coordinación con un concejo, el equivalente a los cabildos de los municipios.

“Hay un claro fortalecimiento de las alcaldías (...) ahora contarán con un cabildo (Concejo) que dará mayor representación política y territorial a las decisiones; también hay un fortalecimiento de las capacidades presupuestales y legales de las alcaldías para poder rendir mejor cuentas a la ciudadanía”, indicó la senadora Gabriela Cuevas, quien también funge como presidenta de la Comisión de Alcaldías de la Asamblea Constituyente.

Estos son algunos de los puntos importantes en la transformación de delegaciones a alcaldías:

Independencia presupuestaria

Una de las características importantes con que contarán las nuevas alcaldías es que manejarán su propio presupuesto, por lo que dejarán de depender de la Secretaría de Finanzas del gobierno central. También hay un avance en materia de ingresos, pues todos los recursos que deriven de un acto de gobierno como clausuras, licencia de construcción o de manifestaciones de obra, se podrá quedar en la alcaldía. Actualmente, todas esas acciones las ejecuta la delegación, pero los recursos se van a la Tesorería central.

“Las alcaldías contarán con un manejo de su propia chequera, ya no dependerán de que los pagos los haga la Secretaría de Finanzas, pues eso les implicaba un condicionamiento político constante. También hay un avance en materia de ingresos, éstos tienen que ver con más claridad sobre la asignación de recursos federales y sobre qué ingresos locales deben tener", explicó la legisladora.

Con esta nueva mecánica, dijo, también se prevé tener un mayor monitoreo sobre la disposición que harán los ayuntamientos sobre los recursos a través del Concejo y mecanismos de gobierno electrónico y abierto, así como de combate a la corrupción.

Lee: La capital que dibuja el proyecto de Constitución de la CDMX

Nueva configuración

En la nueva conformación de los ayuntamientos de la ciudad de México habrá una figura que servirá como contrapeso a los alcaldes: el Concejo, quien dará representación territorial y política a la ciudadanía en tareas de evaluación y fiscalización.

De aprobarse los términos del dictámen, el Consejo tendrá facultades para analizar programas, revisar las actuaciones de funcionarios y revisar el proyecto de presupuesto.

"Tendrá que pasar por el cabildo cualquier modificación al presupuesto”, señaló la legisladora.

El número de miembros del Consejo será acorde a la población: 10 consejales en demarcaciones con hasta 300,000 habitantes; 12 para las alcaldías que cuenten con 300,000 y hasta 500,000 habitantes; y 15 consejales para las que tengan más de 500,000. Esta conformación entrará en vigor hasta 2021, pues en 2018 todas tendán 10 sin importar el rango de población.

Uno de los mecanismos que aún están en análisis, indicó Cuevas, es el referente a la figura de la “silla vacía”, que consiste en dejar un lugar a algún representante de la ciudadanía para que forme parte en las sesiones del concejo.

"Con esto se busca que las alcaldías se conviertan en un gobierno de proximidad para los capitalinos", dijo.

Lee: ¿Cuáles son las polémicas de la Constitución de la CDMX?

Más facultades

El dictamen, que se sujeta a lo dispuesto en el artículo 122 de la Constitución federal, también contempla nuevas facultades en materia de seguridad, mantenimiento de vías primarias y de verificación administrativa, que actualmente corresponden al gobierno de la Ciudad de México.

En el caso de la vialidades, las alcaldías ahora tendrán competencia para dar mantenimiento a todas las vialidades, excepto en Periférico, Viaducto o Circuito Interior.

"Le estamos dando competencia para las vialidades primarias”, señaló Cuevas, quien dijo que que esto podrá significar una mejora en materia de servicios públicos al tener una capacidad de respuesta más inmediata.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

En materia jurídica, el dictamen plantea devolver a las alcaldías la capacidad de supervisar el cumplimiento de la normatividad en los establecimientos mercantiles, así como la aplicación de sanciones que actualmente lleva a cabo el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) y en lo que respecta al desarrollo urbano, también podrán convocar a mecanismos de participación ciudadana, con relación a proyectos grandes o que tengan impacto en la demarcación.

Recomendamos: En números: los altibajos de Mancera a cuatro años de gobierno

Ahora ve
Canciones y frases con las que recordamos a José Alfredo Jiménez
No te pierdas
×