El gobernador de Nuevo León y el líder del PRI chocan por concesiones de taxis

La administración de Jaime Rodríguez acusa a Enrique Ochoa de haber obtenido 18 concesiones de manera irregular, lo que el dirigente priista describió como una mentira.
Enrique Ochoa Reza  Este año, el dirigente busca que el PRI gane tres estados, Coahuila, Estado de México y Nayarit, y la mayor cantidad de alcaldías en Veracruz.  (Foto: Cuartoscuro)
Félix Córdova
MONTERREY (Expansión) -

El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, y el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, iniciaron esta semana una confrontación pública, derivada de la revisión que la administración del Bronco hace sobre las concesiones para operar taxis entregadas en la entidad.

Después de que la Auditoría Superior de Nuevo León detectara irregularidades en 32,000 concesiones, la procuraduría local, la Agencia Estatal de Transporte (AET) y la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) informaron que investigan en qué condiciones fueron otorgadas.

La indagatoria responde a las advertencias que ha hecho el gobierno de Rodríguez en el sentido de que existe un gran desorden en el padrón de taxis, pues 80% de las concesiones fue entregado a políticos, sindicatos y empresarios y sólo 20% corresponde a particulares.

En ese contexto, se dio a conocer que 18 de las concesiones bajo la lupa son de Ochoa, quien, a decir de la administración estatal, las obtuvo de forma irregular porque las consiguió de otro particular, no del estado.

“(Ochoa) es un delincuente”, dijo el gobernador a medios este jueves.

“Ninguna concesión puede ser adquirida. Las concesiones son propiedad del estado y las pone a disposición de un particular, pero ese particular no puede vender ni transmitir ni trasladar esa concesión (…) El que compra y el que vende están cometiendo un ilícito y el estado puede cancelar esas concesiones”, agregó.

Sin embargo, el líder del PRI desestimó los señalamientos e incluso acusó una mentira por parte del gobernador.

“O el Bronco miente con tal descaro, o bien es un absoluto ignorante de las leyes del estado que supuestamente gobierna”, señaló en un comunicado, en el que asegura que los artículos 59 y 62 de la Ley de Transporte para la Movilidad del Estado precisan en qué supuestos un particular puede transferir una concesión.

Las 18 concesiones de Ochoa se encuentran activas y sin multas, mientras que 3,500, en cambio, fueron bloqueadas por la AET.

Según las autoridades estatales, el dirigente del PRI obtuvo sus concesiones entre 2009 y 2013, durante el gobierno del priista Rodrigo Medina en Nuevo León (2009-2015), y cuando Esteban González Quiroga dirigía la agencia de transporte.

En ese entonces, Ochoa ocupó cargos en la Secretaría de Energía (Sener) y el Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos (Pemex). También formó parte del equipo de transición del presidente Enrique Peña Nieto.

Más adelante, entre 2014 y mediados de 2016, fue director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a la que renunció para dirigir el PRI.

Lee: Ochoa deja la CFE para buscar el puesto que dejó Beltrones en el PRI

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

El año pasado, ya como dirigente del partido, hizo pública su declaración patrimonial, en la que asegura poseer tres propiedades, con un valor conjunto de alrededor de 20 millones de pesos, así como 50 vehículos, cuyo valor aproximado ronda los 4.5 millones de pesos.

La confrontación entre el priista y Rodríguez, exmilitante del tricolor, se da de cara a que en septiembre inicie formalmente el proceso electoral 2017-2018. Rodríguez, quien ganó Nuevo León como candidato independiente, analiza competir por la Presidencia de la República, mientras que Ochoa sería el responsable de guiar al priismo en la carrera por renovar el Ejecutivo federal y ambas cámaras del Congreso.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×