Ciclón en Bangladesh cobra más víctimas

Funcionarios del país asiático afirman que el número de fallecidos llega a 2,300 y podría aumen el ciclón tropical Sidr es el temporal más mortífero que ha pasado por Bangladesh en una década
El ciclón Sidr devastó aldeas enteras y todos los cultivos e
DHAKA (AP) -

Sobrevivientes hambrientos buscaban desesperadamente alimentos el domingo mientras los trabajadores de rescate retiran árboles caídos y techos retorcidos de los caminos para poder llegar a poblaciones remotas, luego de que un ciclón dejó al menos 2,300 muertos y miles de personas sin hogar.

Los funcionarios de ayuda dijeron que el número de muertos podría incrementarse pronunciadamente en la empobrecida nación, mientras los equipos de rescate llegan a zonas más aisladas.

Los equipos de las organizaciones internacionales de ayuda trabajan con las autoridades en un amplio esfuerzo que atrajo asistencia desde todo el mundo. Pero los bienes enviados, como carpas, arroz y agua, han tardado en llegar a muchas personas.

El número de muertos a consecuencia del ciclón tropical Sidr, la peor tormenta en una década, se alzó a cuando menos 2.300 mientras las autoridades entran en contacto con regiones costeras que han quedado aisladas por la tormenta, dijo Selina Shahid, del Ministerio de Alimentos y Manejo de Desastres.

Cientos de miles de sobrevivientes permanecían el domingo aislados, mientras las carreteras estaban bloqueadas por árboles caídos, restos de tejados metálicos y fango.

Sidr destruyó decenas de miles de viviendas en el suroeste de Bangladesh y arruinó los cultivos justo antes de la temporada de cosechas en esta empobrecida nación.

Más de un millón de aldeanos en la zona costera debieron abandonar sus viviendas y dirigirse a albergues dispuestos por el gobierno.

Los rescatadores que trataban de llevar comida y agua a la gente aislada por las inundaciones trataban de despejar las carreteras. Algunos caminos estaban tan afectados que los trabajadores de rescate dijeron que tendrían que desplazarse en bicicletas.

''Trataremos de nuevo el domingo de movernos en bicicletas y de contratar lanchas'', dijo M. Shakil Anwar, del organismo CARE, en la ciudad de Julna.

En la costa, los vientos de 240 kilómetros por hora arrojaron pequeños transbordadores hacia tierra como si fueran lanchas de juguete, y dejaron aisladas a varias comunidades pesqueras de inmigrantes, que viven en cientos de islotes al otro lado de la red de canales en la zona.

 

Ahora ve
No te pierdas