Mayor déficit, riesgo de largo plazo

A mediano plazo la sustentabilidad en finanzas públicas se verá afectada si baja el IVA: analistas; no hay condiciones para modificar la actual estructura tributaria por factores políticos.
Cuida inversiones  (Foto: Fotoarte por César Saavedra)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

En el corto plazo, una baja en la recaudación equivalente a 0.25% del Producto Interno Bruto (PIB), por la disminución de un punto en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), tendría poco impacto en el balance del Gobierno federal, porque podría ser compensado por mayor déficit público, aumento en los precios de la gasolina o recorte al gasto, entro otros, estima Banamex.

Sin embargo, también advierte que en el mediano y largo plazo la sustentabilidad de las finanzas públicas sí se vería afectada, destaca Arturo Vieyra, economista de este banco.

"La ausencia de modificaciones estructurales en la elaboración del programa económico 2011, responde al hecho de que no existen las condiciones para modificar la actual estructura tributaria (los partidos de oposición tienen mayoría en el Congreso)", expone.

Los supuestos del gobierno para el precio del petróleo siguen relativamente conservadores en opinión de Barclays Capital. Permitir políticas "contracíclicas", que amplíen el déficit fiscal, no es un problema exclusivo de México, pero el mercado puede ser menos tolerante en este caso que en otros de las economías emergentes  que presumen altas tasas de crecimiento.

Riesgos en puerta

Barclays Capital identifica tres fuentes de riesgo (de probabilidad y magnitud modesta).

Primero, hay algún riesgo político en el futuro de la discusión del Presupuesto propuesto, expone Jimena Zuñiga analista de esta firma, al referirse a la propuesta del PRI de bajara el IVA. "Aunque este riesgo es mucho más bajo que el año pasado, puede esperarse algún ruido".

Aunque en su opinión esto probablemente es más un juego político para el PRI, con una muy baja probabilidad de ganar terreno, esto muestra a la clase política bajo una luz desfavorable a los ojos de los inversionistas, dado el retroceso de los notoriamente bajos ingresos fiscales (10% del PIB). También destaca que el prospecto de fortalecimiento estructural de los ingresos fiscales en lo que queda de esta administración son deprimentes.

Segundo, en lo que concierne a los supuestos macroeconómicos existe el riesgo de que el crecimiento de EU se desempeñe por debajo de los pronósticos del consenso, o caiga en una doble sumida (aunque este último escenario es muy improbable, en opinión del Barclays). "Nosotros consideramos que los pronósticos de 3.8% para el PIB de México no es tan conservador como el año pasado".

El riesgo más significativo, sería una caída de EU en una doble sumida. En este escenario, tanto los ingresos petroleros como los de impuestos probablemente registrarían un bajo desempeño debido, como mostró la recesión de 2009, a que la sensibilidad de los ingresos al crecimiento podría ser fácilmente subestimado si hubiera un impacto significativo en el crecimiento

El gobierno propone una política fiscal para el 2011 marginalmente expansiva, aunque en menor grado que en 2010. Se pretende un déficit tradicional de 0.3% del PIB sin incluir la inversión de Pemex (2.3% incluyéndola), agrega Vieyra del Grupo Financiero Banamex.

Dicha estimación incorpora un crecimiento real tanto en el ingreso de 3% como en el gasto (1.4%). Aunque el avance propuesto del gasto público es moderado, marca un deterioro de la inversión pública en 2011. La ligera disminución del déficit respecto al esperado para 2010 (0.7% y 2.7% con la inversión de Pemex) no anula todavía el impulso al crecimiento.

El panorama de los ingresos es moderadamente optimista. El crecimiento esperado aumentaría 3% con respecto a lo estimado para el 2010. Se espera que los tributarios no petroleros muestren un sólido avance de 7.3%, con lo que alcanzarían un nivel histórico de 10.3% del PIB.

"Si bien consideramos que podría estar sobre estimado el último dato (la elasticidad de la recaudación al PIB propuesta es de 1.9, muy arriba del promedio histórico cercano a la unidad), una mayor eficiencia recaudatoria que aumenten los ingresos entre 0.2% y 0.3% del PIB hace factible este escenario".

Barclays añade que el paquete económico de México 2011 descansa sobre supuestos razonables y no debe acarrear problemas de ejecución bajo su escenario base para el crecimiento y precios del petróleo.

Sin embargo," pensamos que los supuestos subyacentes son menos conservadores que el año pasado y que los riesgos de ejecución, aunque modestos, están inclinados hacia el lado de la baja. Aunque no esperamos que el programa dispare negativas acciones de precios, lo encontramos consistente con el subdesempeño en el mediano plazo para los pares que nosotros vemos para los activos mexicanos -una opinión basada sobre las tendencias macroeconómicas más amplias de México".

Dependencia de EU

Si  bien las cuentas fiscales de México estos días no están tan cerca de un foco significativo para los inversionistas, como lo estuvieron el año pasado, las preocupaciones continuas sobre la sustentabilidad de la recuperación de EU hacen una evaluación de su salud oportunamente, en su consideración.

"Pensamos que los supuestos subyacentes en el paquete 2011 son razonables. Aunque a diferencia del año pasado, cuando el Presupuesto descansaba sobre supuestos muy conservadores y todos los riesgos parecían inclinados hacia el lado del alza, esta vez en torno a los riesgos (aunque modestos) parecen inclinados hacia el lado de la baja y el espacio para maniobras parece disminuido", indica la analista de Barclays.

Finalmente, siempre quedan algunos eventos riesgosos, tales como los ilustrados por la reciente controversia sobre la fragilidad fiscal del IMSS. "Sobre todo, pensamos que la habilidad de México para lidiar con tales riesgos ha disminuido después del impacto colosal de 2008-2009.

Ahora ve
El mensaje #FuerzaMéxico llega desde distintas partes del mundo
No te pierdas
×