Los niños aprenden y conservan los prejucios raciales, según estudio

A 60 de la abolición de la segregación racial en las escuelas de EU, algunos prejuicios se mantienen entre los niños de esa nación
Sin Pie de Foto
negritas  Sin Pie de Foto  (Foto: )
/
(Reuters) -

Un niño blanco ve una foto de una niña negra y dice que es mala porque es negra. Una niña negra ve a un niño blanco y dice que es feo porque es blanco. Un niño blanco ve a una niña negra y dice que es tonta porque tiene piel oscura.

No, esto no es una pelea escolar que adquiere tintes raciales; no, son un ejemplo de lo que son los escolares estadounidenses en el año 2010.

Casi 60 años después de que se aboliera la segregación en las escuelas en el emblemático fallo Brown contra la Junta de Educación, y más de un año después de que se eligiera al primer presidente negro del país, los niños blancos tienen un elevado prejuicio racial, al igual que los niños negros con respecto a los blancos, según un nuevo estudio encargado por CNN.

La prestigiosa psicóloga infantil de la Universidad de Chicago Margaret Beale Spencer, una de las mayores expertas en desarrollo infantil, dirigió la investigación. Ella fue la que diseñó el estudio piloto y encabezó un equipo de tres psicólogos: dos para realizar el estudio y un estadístico para analizar los resultados.

El equipo examinó a 133 niños de escuelas que cumplían ciertas condiciones económicas y demográficas. En total, fueron ocho las escuelas participantes: cuatro en la ciudad de Nueva York y cuatro en Georgia.

En cada escuela, Spencer estudió a niños de dos grupos de edad: de 4 a 5 y de 9 a 10.

Al ser un estudio piloto, el universo y la selección racial fueron limitados. Pero según Spencer, fue suficiente para extraer conclusiones. Normalmente un estudio piloto es el primer paso para crear un estudio científico mayor y a menudo detecta tendencias generales que requieren de una mayor investigación.

Las pruebas de Spencer buscaban en cierta forma recrear el famoso Estudio de las Muñecas de los años 40, diseñado por Kenneth y Mamie Clark para medir como afectaba la segregación a los niños negros en Estados Unidos.

Los Clark pedían a niños negros que escogieran entre una muñeca blanca y una muñeca pintada de marrón (en aquella no existían muñecas negras). Luego los niños tenían que responder a una serie de preguntas y se descubrió que una abrumadora mayoría prefería la blanca a la marrón. El estudio y sus conclusiones se utilizaron en el caso Brown contra la Junta de Educación de 1954, que llevó al fin de la segregación en las escuelas en Estados Unidos.

En el nuevo estudio, el equipo de Spencer hizo a los niños una serie de preguntas y estos tenían que escoger uno entre cinco dibujos con distintos tonos de piel, de menos oscuro a más oscuro. A los niños mayores se les hizo la misma prueba y luego les hicieron preguntas sobre una tabla de colores que mostraba distintos tonos de piel, también de menos oscuro a más oscuro.

Las pruebas mostraron que los niños blancos, en general, tenían un "prejuicio blanco" mucho más elevado, al identificar el color de su piel con atributos positivos y la piel oscura con atributos negativos. Spencer dice que incluso los niños negros, en conjunto, tenían cierto "prejuicio blanco", pero mucho menor que el de los niños blancos.

"Todos los niños están expuestos a los estereotipos", declaró. "Lo significativo aquí es que los niños blancos aprenden o mantienen esos estereotipos mucho más que los niños negros. Por lo tanto, los jóvenes blancos son más estereotipados en sus respuestas sobre actitudes, creencias y preferencias que los niños negros".

Spencer dice que esto podría deberse a que "los padres de color en particular tuvieron la carga extra de ejercer de intérpretes para sus hijos. Los padres tienen que reenfocar la experiencia de sus hijos... y el hecho de que los niños y las familias blancas no hagan esto, creo, parece darles cierto privilegio ya que pueden pasar más tiempo con las matemáticas y la lectura al no tener que dedicar ese tiempo extra a reenfocar los mensajes que sus hijos reciben de la sociedad".

A Spencer también le sorprendió que las ideas de los niños sobre el tema de la raza, en general no evolucionan con la edad y el estudio mostró que hubo pocos cambios entre los 5 y los 10 años.

"Me llamó la atención el hecho de que no hubiera diferencias entre los niños más pequeños, que son muy espontáneos por su fase de desarrollo, y los niños mayores, que son más reflexivos", destacó.

La psicóloga dijo que el estudio apunta a tendencias más generales pero no es la última palabra sobre el tema de los niños y la raza. La investigación le lleva a concluir que en pleno 2010, "todavía vivimos en una sociedad en que las cosas oscuras están devaluadas y las blancas se valoran más"

(Con información de Jill Billante y Chuck Hadad)

Ahora ve
No te pierdas