Estudio concluye que hijos de lesbianas tienen menos problemas de conducta

Un estudio concluye que los hijos criados por lesbianas tienen un nivel social, académico y de competencia más alto que sus compañeros
madres lesbianas
madres lesbianas  madres lesbianas
Madison Park
Autor: Madison Park
(Reuters) -

Un estudio realizado durante cerca de 25 años concluyó que los niños que son criados por familias de lesbianas, son más adaptados psicológicamente y con menos problemas de conducta que sus compañeros de clase.

El estudio, publicado este lunes en la revista Pediatrics, dio seguimiento a 78 parejas de lesbianas que concibieron a través de donaciones de esperma y evaluaron el bienestar de sus hijos mediante una serie de cuestionamientos y entrevistas.

El financiamiento de esta investigación provino de varios grupos de lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgéneros, de la Fundación Gill y la Fundación de Salud Lésbica de la Asociación Médica de Homosexuales y Lesbianas de EU.

La Dra. Nanette Gartrell, autora del estudio, escribió que “las fuentes del financiamiento no jugaron ningún papel en el diseño o realización del estudio”.

“Mi inversión personal es que la investigación tenga buena reputación”, dijo Gartrell. “Es un análisis estadístico con bases fuertes, revisado rigurosamente por personas que toman las decisiones para su publicación”.

La crianza de los hijos de homosexuales continúa siendo un tema controvertido, con debates sobre los temas que incluyen el ajuste psicológico de los niños, la orientación de sus padres y las restricciones sexuales en la adopción.

Wendy Wright, presidente de la asociación Mujeres Preocupadas por Estados Unidos, un grupo que apoya los valores bíblicos, cuestionaron la legitimidad del estudio financiado por grupos en defensa de homosexuales.

“Eso demuestra el prejuicio y el sesgo del estudio”, comentó. “Este estudio fue claramente diseñado para obtener los resultados deseados – influenciando a la gente de que el vivir en un hogar homosexual, no afecta a los niños negativamente”.

Gartrella inició el estudio en 1986. Reclutó a las personas por medio de anuncios en librerías, eventos de lesbianas y periódicos del metro de Boston, Massachusetts, San Francisco, California y Wahington.

Las madres fueron entrevistadas durante el embarazo o el proceso de inseminación, y, cuando los niños cumplieron los 2, 5, 10 y 17 años. Esos niños ahora tienen entre 18 y 23 años de edad.

Fueron entrevistadas cuatro veces y contestaron un cuestionario cuando cumplieron los 17 años, enfocado a su ajuste psicológico, las parejas, las relaciones familiares y su progreso académico.

Para evaluar su bienestar, Gartrell utilizó un instrumento llamado la Lista de Control de Comportamiento de Niños, comúnmente utilizado en la medición de problemas de comportamiento con todo tipo de niños, su relación social, ansiedad, depresión, conducta agresiva y competencial social.

Las respuestas fueron codificadas en una computadora y luego analizadas, estos datos fueron comparados con datos de los niños de familias heterosexuales.

Los resultados sorprendieron a Gartrell.

Me gustaría haber anticipado que los niños estarían tan bien como la muestra”, dijo. “No me esperaba nada mejor”.

Los niños de familias lesbianas calificaron con un nivel social, académico y de competencia más alto. También mostraron bajos índices en problemas relacionados con su vida social o de agresividad.

La participación de las madres puede ser un factor que contribuye, al ser embarazos planeados, dijo Gartrell.

Los niños “no llegaron por accidente”, dice. “Las mamás tenían más edad… estaban esperando la oportunidad de tener un niño y la edad les dio madurez para ser mejores padres”.

También pudo haber sucedido porque “crecer en una casa con menos énfasis en el poder y más interés de las madres en sus hijos, está relacionado con un ajuste psicológico saludable”, escribió Gartrell en el estudio.

Algunos de los adolescentes informaron que fueron estigmatizados por sus compañeros por la sexualidad de sus padres. Los investigadores compararon las cifras en términos de ajuste psicológico entre los niños que habían sufrido el estigma frente a los que no lo hicieron.

“No encontramos ninguna diferencia”, dijo Gartrell. “Eso nos lleva a cuestionarnos la razón, y cómo son los jóvenes discriminados. Ese será el tema de los futuros estudios. Veremos cuáles son los temas que les permiten hacer frente a las adversidades”.

El estudio de Gartrell esta enfocado únicamente a familias lésbicas, porque sus circunstancias que rodean a las familias homosexuales hombres son diferentes. Los gays que se convierten en padres son un fenómeno más reciente, pues sus opciones de adopción han sido más limitadas. Las lesbianas casi siempre conciben por medio de inseminación.  

“Este estudio demuestra que adolescentes de 17 años que han sido criados por familias lésbicas, son psicológicamente felices y altamente funcionales”. Dice Gartrell, una académica distinguida de la Escuela de Derecho Williams de la Universidad de Los Angeles. Las restricciones de la custodia de los niños y la tecnología para la reproducción basada en la orientación sexual, no se justifican, comentó.

Wright puso en duda la objetividad de la investigación de Gartrell, diciendo que el autor puede “seleccionar a las personas involucradas y la información que proporcionen”.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“En esencia, este estudio afirma que los niños criados por lesbianas, son mejores que los criados por parejas de heterosexuales”, comentó.

 “Hay que sospechar cuando el estudio afirma que los niños criados por parejas del mismo sexo educan mejor o tienen mejores resultados que los niños criados con una madre y un padre”, dijo. “Simplemente desafía el sentido común y la realidad”.

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×