No comunicarte de manera efectiva con tu pareja puede afectar tu salud

Una mala comunicación en el matrimonio podría enfermarlo; un estudio señala que el estrés en el matrimonio es peor el que estrés laboral
charlie sheen
charlie sheen  charlie sheen  (Foto: )
  • A+A-
Por: Elizabeth Cohen
Autor: Elizabeth Cohen
(CNN) -

Comes bien. Haces ejercicio. Probablemente piensas que está haciendo todo lo que puedes para mantenerte saludable.

Pero hay una cosa más que debes hacer: aprender cómo discutir con tu pareja.

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, muestra cuán físicamente dañino puede ser discutir de manera equivocada. En el estudio, 37 parejas casadas fueron llevadas a un laboratorio de investigación de un hospital, y con un pequeño dispositivo les ocasionaron ampollas de 8 milímetros en su brazos.

Cada pareja fue grabada en video mientras tenían conversaciones, y los investigadores los calificaron en sus habilidades comunicativas, notando quién tenía estilos angustiosos u hostiles de comunicación.

Después de 12 días, los investigadores notaron que las ampollas sanaban más rápido en las parejas que tenían estilos de comunicación más positivos, y que las ampollas sanaban de manera más lenta en las parejas con estilos más negativos.

¿Por qué las heridas físicas se curan más entre los mejores comunicadores? Los investigadores que hicieron el estudio piensan que puede tener algo que ver con la oxitocina.

“La oxitocina es una hormona protectora”, dice Janice Kiecolt-Glaser, la autora principal del estudio, que notó que los mejores comunicadores –a los que las heridas les sanaron más rápido- tenían los más altos niveles de oxitocina en la sangre.

El estudio fue recientemente publicado por la revista Psychoneuroendocrinology.

Hay muchos ejemplos de matrimonios famosos conflictivos. Por ejemplo, el actor Charlie Sheen fue arrestado por la pelea que tuvo con su esposa la pasada navidad. Pero maridos y esposas no siempre hacen la reflexión que matrimonios estresantes realmente pueden perjudicar su salud física.

“Las personas se sorprenden mucho cuando oyen que el estrés marital es en realidad peor para su salud que el estrés laboral”, dice Tara Parker-Pope, autora de “Para bien: la ciencia de un buen matrimonio”.

En general, las parejas con más estrés marital tienen una peor función inmune y mayor presión arterial y ritmos cardíacos, según Debra Umberson, una profesora de sociología de la Universidad de Texas, que estudia parejas y estrés.

“El estrés marital es tan pernicioso porque es crónico, de largo plazo, y uno no puede escapar a él”, dice. “Uno tiene esos problemas todos los días, año tras año, década, tras década”.

Mientras que ambos géneros sufren, algunos estudios, pero no todos, muestran que la mujer sufre más efectos físicos de un mal matrimonio que el hombre, añade Umberson.

Por supuesto, tener un matrimonio o una relación feliz es más fácil de decir que de hacer. Aquí hay algunos consejos para limitar el estrés marital y ser una persona más feliz y sana.

1. Discuta de manera correcta

Solemos enfocarnos en lo frecuente que peleamos: como en “‘hemos estado peleando mucho últimamente’ o ‘no hemos peleado mucho recientemente’”, cuenta Parker-Pope. “Pero eso en realidad es muy irrelevante. Lo que realmente importa es la calidad de las discusiones”.

Digamos, por ejemplo, que tu casa está desordenada. Tienes una opción: puedes decir algo como ‘Esta casa está muy desordenada, y tú nunca me ayudas a limpiarla’ o ‘Quiero que aprendamos a ser más ordenados’. La segunda, aseguran los expertos maritales, es mejor no sólo para tu matrimonio sino para su salud física y la de tu pareja.

“Cualquier elemento de crítica o de exigencia hacen que tus palabras sean estresantes”, dice Umberson.

Aquí otro ejemplo. Digamos que tu pareja acaba de hacer galletas y parece que hubiera pasado un huracán por la cocina.

“Podrías caminar a la cocina y notar el desorden pero no las galletas”, dice. “O podrías decir ‘Huele delicioso aquí, no puedo esperar para probar una de esas galletas, pero, vaya, está desordenado”.

Si piensas que el estilo no importa, recuerda el estudio de la Estatal de Ohio, agrega Parker-Pope.

“Piensa en esas ampollas, y en cuán lento se curaron después de un comentario desagradable”, dice. “Esto debería hacer que todo el mundo se detenga a pensar ‘tengo que considerar lo que le estoy haciendo a mi salud y a la salud de mi pareja y me tengo que asegurar que estoy luchando para mantenerme bien”.

 2. Su pareja es molesta: ¡acéptelo!

Umberson nota algo interesante en sus estudios de parejas felices.

“Siempre ha sido sorprendente para mí que cuando las personas se llevan bien, aceptan algo molesto sobre su pareja. No tratan de alterarlo”, dice.

Un ejemplo perfecto: la esposa en una de sus parejas felices tenía el hábito de apilar libros en varios lugares de la casa, incluida en la entrada. A su esposo no le gustaba mucho, pero aprendió a vivir con eso, y más.

“Él la vio a ella como una persona creativa, interesante, estrafalaria”, dice. “Lo vio sólo como el reflejo de por qué se había enamorado de ella en el primer lugar”.

3. No le grites a alguien que grita

Si estás casado con alguien que grita mucho, no le respondas con gritos, recomienda William Doherty, un terapeuta familiar y profesor en el Departamento de Ciencia Social Familiar en la universidad de Minnesota.

“Se fuerte sin gritar”, dice. Por ejemplo, si te enfrentas a un gritón crónico, puedes responder en una voz calmada: “Este comportamiento que estás teniendo no lo aceptaré en esta relación, y si continúas con él, me voy”.

 4. Limita el coro griego

Doherty dice que ha notado que las mujeres que son infelices en sus matrimonies con frecuencia le confían los problemas a sus amigas, y la respuesta típica suele ser “¡qué cretino!”.

Aunque está bien buscar apoyo en su círculo social, también es importante buscar un consejero profesional, quien hará más que condolerse, y realmente buscará una solución para sus problemas, que puede incluir identificar el papel que desempeñas en las dificultades maritales.

 5. Recuerda los momentos felices

Incluso en matrimonios estresantes, hay con frecuencia momentos felices. Tracy Todd, una terapeuta de matrimonio y familia, vocera de la Asociación Americana para la Terapia del Matrimonio y la Familia, recomienda analizar esos momentos.

“Piensa en momentos recientes en los que estaba bien ser positivo. ¿Cómo ocurrieron? ¿Qué hiciste para ayudar a crear esa situación? ¿Qué puedes hacer para recrear un ambiente más positivo?, dice. “Recuerda las excepciones a la amargura”.

(Sabriya Rice de CNN contribuyó a este informe)

Ahora ve