Cómo sobrevivir a sismos, huracanes e inundaciones

Por:
Verónica Guerrero Mothelet

¿Por qué algunos se vuelven héroes en situaciones de riesgo y otros se paralizan? No puedes evitar los fenómenos naturales, pero sí aprender a prevenir a las catástrofes

El riesgo de las catástrofes

1
Sin Pie de Foto
terremoto  Sin Pie de Foto  (Foto: Agencias, )

Los desastres no son naturales, según la doctora Virginia García Acosta, directora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.

¿La razón? No lo que lo provoca el fenómeno natural, sino que es la mezcla de un cálculo incorrecto o nulo de lo que puede salir mal con las condiciones de vulnerabilidad de muchos grupos de personas.

Sólo algunos fenómenos naturales son predecibles, pero en una gran mayoría de los casos las personas podrían prevenir los desastres que ocasionan.

Por ejemplo: si una comunidad se instala en las tierras bajas de una zona deforestada bastará una tormenta para que haya un deslave y una inundación, con la consiguiente pérdida de bienes y vidas.

El crecimiento de la población, su traslado a zonas de riesgo y la pobreza elevan el peligro de que más personas sufran catástrofes tras fenómenos como terremotoshuracanesinundaciones o erupciones volcánicas.

¿Ser el héroe o la víctima?

2
terremoto
terremoto  terremoto  (Foto: Luis Miguel Cruz)

Al identificar una amenaza los seres humanos tienen como primera reacción un estado de alarma –reflejo instintivo– y el estrés produce una adrenalina que predispone a la pelea o a la huída.

Sin embargo, el psicólogo Gordon Gallup, de la Universidad de Albany, en Estados Unidos, observó que algunos animales entran en un estado inanimado al sentirse intimidados por una situación muy estresante.

Muchos humanos reaccionan igual. El psicólogo Daniel Johnson, experto en seguridad y factores humanos en Washington, encontró en accidentes y simulacros de aviación que cerca de 45% de las personas exhibe esta conducta durante 30 segundos o más, tiempo en el que podrían ponerse a salvo.

Esta reacción de "pánico negativo" o "inactividad conductual" también se produce cuando una persona se enfrenta repentinamente a una situación desconocida.

"Igualmente es posible que se deba a que han determinado que su situación no tiene salida, y crean que van a morir, por lo que no ven la necesidad de escapar", dice Johnson.

El efecto pasivo y activo de los humanos

3
terremoto
terremoto  terremoto  (Foto: Luis Miguel Cruz)

Los espectadores pasivos representan un fenómeno que produce inercia o apatía en las personas cuando existe la posibilidad de auxiliar al prójimo en situaciones peligrosas.

En la década de 1960, los psicólogos John Darley y Bibb Latané estudiaron que algunas personas se convertían en espectadores pasivos por la presencia de otras personas (diluye la responsabilidad), la "ignorancia plural" (confunde la calma con una señal de que no hay emergencia), e incluso cuestiones como tener prisa o menospreciar las características de la víctima.

También existe la otra cara de la moneda: el efecto denominado por el psicólogo húngaro Ervin Staub y el sociólogo polaco Samuel Oliner como espectador activo".

Se trata de personas que, al presenciar una emergencia, la reconocen y ayudan.

La diferencia entre uno y otro casos no siempre está determinada por los rasgos de personalidad. Más bien depende de contar con las habilidades o conocimientos que requiere una situación en particular.

Los investigadores indican que los individuos y familias que tienen la oportunidad de aprender cómo actuar durante un desastre también adquieren una mayor capacidad de autoprotección cuando éste se presenta.

¿Qué hacer en caso de terremoto?

4
terremoto
terremoto  terremoto  (Foto: Agencias, )

No existe indicio científico que sugiera un aumento en la actividad sísmica en México, aunque existe un riesgo latente en la brecha de Guerrero, donde el último terremoto ocurrió en 1911.

Aunque se han producido algunos de magnitud intermedia, como el de 1957, o incluso el de 1985 (de 8.1 grados Richter), algunos expertos calculan que en un futuro podrían producirse uno o dos de 8 grados o hasta 4 de 7.8.

Según Evaluación de Riesgos Naturales, empresa dedicada a inspeccionar obras, los edificios más vulnerables en la Ciudad de México son los que tienen entre 5 y 25 pisos.

Si tiembla en Guerrero, el Sistema de Alerta Sísmica del Centro de Instrumentación y Riesgo Sísimico activa una alarma 60 segundos antes de que tiemble en la capital del país.

Puede escucharse a través de radios que instala el CIRES, con un costo de cerca de 30,000 pesos, o por Quake Alarm, un dispositivo casero de 699 pesos más envío, funciona con un péndulo y usa baterías.

Los expertos recomiendan ubicar los domicilios y zonas de trabajo en el mapa de riesgo sísimico, así como las rutas de evacuación, extintores, mangueras y posibles refugios.

Durante el terremoto se recomienda desconectar el gas y la corriente eléctrica, y tratar de evitar elevadores y ventanas; si hay daños, olor a gas o químicos después del movimiento es mejor retirarse del inmueble.

La temporada de huracanes

5
huracan
huracan  huracan  (Foto: Reuters, )

El Sistema Nacional de Protección Civil utiliza un sistema de alerta por medio de colores.

En caso de huracán es necesario proteger ventanas por dentro con madera o cinta adhesiva si no es necesaria la evacuación, desconectar gas, luz y agua y resguardarse en un lugar preferentemente sin ventanas.

Al pasar el meteoro es importante desalojar el agua estancada para evitar plagas y permanecer dentro del refugio a pesar de la aparente calma.

¿Y qué pasa con las inundaciones?

6
inundacion
inundacion  inundacion  (Foto: Reuters, )

Es el fenómeno natural más común en México y sus efectos son más severos debido a las cada vez mayores poblaciones que se asientan donde hubo cauces de agua y otros factores como la erosión.

Riesgos de inundación

* En verano y excepcionalmente hasta noviembre, las lluvias más intensas se asocian con los huracanes que afectan al país.

* Durante el invierno, los frentes fríos son la principal causa.

Los expertos recomiendan siempre tener identificados los lugares más altos de la región y las rutas de acceso a refugios temporales, al igual que con otras catástrofes es necesario desconectar el gas, electricidad y agua en caso de siniestro y sobre todo mantener la calma.

Los estados con mayor precipitación anual promedio son Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Quintana Roo.