La intimidación por Internet es peor que ser molestado en clase

La intimidación cibernética provoca que los adolescentes se sientan deshumanizados, desprotegidos y aislados
cyberbullyng
intimidacion cibernetica escolar  cyberbullyng  (Foto: )
Stephanie Smith
Autor: Stephanie Smith
(Reuters) -

No hay duda que los insultos ofensivos y venenosos dichos en la cafetería o en el pasillo de la escuela, hieren. Un nuevo estudio publicado en Journal of Adolescent Health encuentra que para las víctimas de intimidación escolar cibernética (por Internet o por mensajes de texto), esa herida puede ser más pronunciada.

"A diferencia de la intimidación tradicional que usualmente implica confrontación cara a cara, las víctimas cibernéticas pueden no ver o identificar al acosador", según el estudio.

"Por eso, las víctimas cibernéticas pueden ser más propensas a sentirse aisladas, deshumanizadas o indefensas en el momento del ataque".

Un grupo de 7,508 adolescentes entre el grado sexto a décimo llenaron una encuesta, en la que decían qué tan frecuentemente eran intimidados en línea o cara a cara.

La encuesta midió el tipo de intimidación –física, verbal, relacional o cibernética- y el nivel de depresión reportado tanto por la víctima como por el acosador.

Con la intimidación tradicional, tanto el acosador como la víctima reportaron sentirse deprimidos. Pero cuando se trata de intimidación cibernética, es la víctima la que es más propensa a reportar depresión. El instigador tiende a quedar indemne.

Parecería que cualquier insulto (virtual o cara a cara) hiere, pero la naturaleza virtual del Internet puede ser lo que empeora la intimidación para las víctimas.

"El hecho de que la audiencia pueda ser amplia es una preocupación", dijo Ronald Iannotti, el investigador principal de la encuesta y científico del Instituto Nacional de Salud Infantil y Humana Eunice Kennedy Shriver.

"Con Facebook, YouTube y todo lo demás, la víctima puede ni siquiera estar segura quién más ha visto u oído la intimidación, y debido a que no es cara a cara, no pueden responder tan fácil".

"Ser intimidado en Internet es peor", dijo un joven de 14 años de Nueva Jersey que comentó en una página web para el Cyberbullying Research Center, una organización sin ánimo de lucro dedicada a estudiar los efectos de la intimidación virtual.

"Es un tormento y hiere. Se dice 'palos y piedras pueden romper mis huesos, pero las palabras nunca me lastimarán'. Ese dicho es una mentira y no lo creo".

Otra víctima, un muchacho de 14 años de Nueva York, dijo: "Me hace sentir mal y deprimido. Como si no quisiera formar más parte de este mundo".

Anteriores estudios han encontrado que el hecho de tener padres que los apoyen está asociado a menores niveles de intimidación y victimización, agregó Ionnotti.

Así que la clave para aliviar la depresión, producto de todas las formas de intimidación, cibernética o no, puede estar en el hogar.

Ahora ve
No te pierdas