LIFE publica fotos inéditas de una célebre pandilla de motociclistas de EU

Las fotografías de la famosa pandilla de motociclistas salen a la luz 45 años después de que el jefe de la revista LIFE las rechazara
pandilla
hells angels  pandilla
David Banks
Autor: David Banks
(Reuters) -

Estados Unidos ama a sus forajidos, pero pocos en realidad se atreven a llevar este estilo de vida. El veterano fotógrafo de LIFE Bill Ray se acercó más que cualquier otro a ellos, viajando con una famosa pandilla de motociclistas devotos de la Harley Davidson.

En 1965, los Hells Angels (Ángeles del Infierno) eran poco conocidos fuera del oeste de Estados Unidos. Ray pasó varias semanas en el sur de California, viajando y fotografiando a unos cuantos de la pandilla de San Bernardino, que pronto se volvería famosa por su actitud arrogante, hedonista y sin ley.

Los Hells Angels se convirtieron en un fenómeno mundial, establecido, autorizado y con marca. Sin embargo, la pandilla vivía al margen de la sociedad antes del Verano del Amor de 1967, con la eclosión del movimiento hippy, y cuatro años antes del multitudinario concierto de los Rolling Stones en el circuito automovilístico de Altamont, California, en el que murió una persona, y para el que se había contratado a los Ángeles del Infierno para controlar la seguridad.

En la época en la que los Beach Boys y los Beatles peleaban en una limpia batalla por los corazones y mentes de Estados Unidos, los Hells Angels eran, en palabras de Hunter S. Thompson, "el estallido de un trueno sucio" que conmocionaba a la gente allá donde iban.

Era el tiempo en el que el rugir de las Harleys y la imagen de los motociclistas de pelo largo en la carretera todavía era algo nuevo, extraño. Para el ciudadano común, algo peor que atemorizante.

Pasados 45 años de que el editor de LIFE rechazara la historia y las fotos de los Ángeles del Infierno, los documentos todavía tienen un valor de impacto. Un recuerdo de aquellos que viven al margen de la ley y que todavía tienen un lugar en la memoria estadounidense.

Ahora ve
No te pierdas