Cuatro métodos para detectar el cáncer de mama

Por:
Alhelí Lara

Esta enfermedad es la primera causa de muerte prevenible entre las mujeres y el segundo tipo de tumor más frecuente en México. Aprende a cuidarte

La prevención del cáncer de mama

1
cancer
cancer  cancer  (Foto: )

En México aún son pocas las mujeres que llevan a cabo una rutina para detectar a tiempo el cáncer de mama, a pesar de que es la primera causa de muerte prevenible y el segundo tipo de tumor más frecuente a nivel nacional.

Este 19 de octubre se conmemora el Día Internacional de Lucha contra el Cáncer de Mama, en el que en varios países se realizan actividades de difusión sobre la enfermedad y su prevención.

La Secretaría de Salud revela que, entre las principales causas de muerte por esta enfermedad, está la falta de detección oportuna, ya que entre el 50 y el 60% de quienes detectan una anomalía en sus mamas acuden a solicitar atención en etapas avanzadas (etapas 3 o 4).

"72 horas pasaron para que me dieran los resultados de una serie de estudios después de haberme detectado una bolita justo en el seno izquierdo. Fueron horas eternas, de angustia, impotencia, miedo y ansiedad. Era estar como en un laberinto oscuro.

"En ese momento me di cuenta de que no me había revisado en los últimos tres años. Eso me hizo reflexionar: cómo no entendemos nuestro cuerpo, cómo no lo escuchamos", narró la escritora Guadalupe Loaeza.

No hay excusas suficientes para olvidarse de la detección temprana. De acuerdo con el oncólogo Mario de la Garza, del Hospital Ángeles Metropolitano y médico adscrito al Hospital General de México, actualmente existen muchas armas para prevenir y detectar o tratar a tiempo un tumor en las mamas.

1. Autoexploración

2
cancer
cancer autoexploracion  cancer  (Foto: Cortesía SXC)

La técnica es observar y palpar los pechos. Es uno de los métodos más importantes porque ayuda a detectar tumores del tamaño de un chicharito.

Hay quienes recomiendan este método a partir de los 18 años, sobre todo si se tienen familiares cercanos con antecedentes de cáncer de mama. Sin embargo, otros especialistas consideran que está bien hacerlo entre los 20 y los 25 años.

Para este tipo de exploración se debe parar frente a un espejo con los brazos caídos y observar alguna asimetría, posteriormente levantarlos y analizar si hay algún hundimiento o bulto.

Tras esto, es necesario palpar cada una de las mamas con las yemas de los dedos índice, anular y medio en forma de círculos desde el pezón hasta la zona axilar.

Lo más importante es cubrir toda el área y poner especial énfasis en la zona de la axila, ya que hasta el 50% de los tumores mamarios se ubican en esta parte.

 ¿Qué debes detectar?

* Inflamación de alguna parte del seno.

* Irritación o hendiduras en la piel.

* Dolor del pezón o que el pezón se invierta.

* Enrojecimiento o descamación de la piel del seno o del pezón.

* Una secreción del pezón que no sea leche materna. Puede ser con sangre o de color amarillenta.

* Masa acumulada en la zona de debajo del brazo.

¿Cuándo hacerlo?

Una vez al mes, de tres a cinco días después de la menstruación. Si estás en el climaterio, también asigna un día al mes para autoexplorarte.

Pros: Indoloro, para todas las edades y fácil de realizar. 

Contras: Sólo detectas lesiones que van de uno a dos centímetros y puedes confundirte con un fibroma.

2. Mamografía

3
mamografia
mamografia  mamografia  (Foto: Alfredo Pelcastre, )

Se utiliza como un sistema preventivo o de diagnóstico para detectar masas más profundas; incluso para ver si el tumor es maligno o benigno, si se tiene un quiste, si la masa es sólida y observar sus dimensiones reales.

"Hasta ahora es uno de los principales métodos de auténtica prevención porque en la exploración puedes palpar una lesión de dos centímetros, pero al realizar la mamografía, te das cuenta de que es más grande o está extendido", explica la ginecóloga Diana Mendoza.

También se emplea para dar seguimiento a pacientes con sospecha de cáncer o que ya presentaron este tipo de tumor, si quedó alguna bolita o si no retiraron todo el pecho y evitar que no reaparezca la lesión. Además de que ayuda a detectar ganglios axilares y cánceres extendidos.

Los detectores digitales permiten magnificar cada área del seno y detectar cáncer en etapa cero (tumores del tamaño de una cabeza de alfiler), además de otros cambios en los tejidos asociados con este tipo de tumores, así como "penetrar" en tejidos densos.

La radiación es menor y hay quienes ofrecen imágenes en 3D (tridimensional volumétrica) o 4D (volumétrica en movimiento) cuya principal diferencia radica en la calidad y precisión de las imágenes.

Pros: Detectas lesiones en etapa 0.

Contras: Sólo está indicado en mujeres mayores de 40 años y recibes radiación (la concentración depende del tipo de mastógrafo).

3. Ultrasonido

4
ultrasonido
ultrasonido  ultrasonido  (Foto: )

Un ultrasonido convencional o de alta resolución ayuda a localizar lesiones cancerosas en pacientes jóvenes, realizar biopsias o bien darte seguimiento después de haber presentado cáncer de mama.

Hay quienes han incorporado la aplicación del doppler con imágenes en 2D, 3D y 4D no sólo para encontrar lesiones, sino para evaluar la distribución de vasos sanguíneos, sus características y posible asociación con otro cáncer.

En Estados Unidos, se cuenta con el doppler de color de alta sensibilidad, que diagnostica cáncer oculto.

Pros: Rápido, buena definición, se puede utilizar en pacientes jóvenes. Si sufres prótesis de mama, es menos molesto o doloroso.

Contras: Las modalidades de 3D y 4D no están disponibles en todas las ciudades y el ultrasonido convencional podría dejar escapar un cáncer extendido.

4. Resonancia magnética nuclear

5
cancer
cancer  cancer  (Foto: Especial)

Este método (que consiste en acostarse en una banda y pasar por un túnel) es más efectivo para ver invasiones de cáncer (metástasis), analizar el daño en el músculo, clasificar el tipo de tumor, permitir la evaluación de la zona a extirpar por el especialista y analizar las lesiones en las glándulas mamarias.

Es una herramienta complementaria que se recomienda a mujeres de alto riesgo o ya con cáncer detectado.

Pros: Es posible, incluso, detectar metástasis de cáncer.

Contras: Sólo se recomienda en mujeres que ya presentan el tumor y su costo puede oscilar entre los 10,000 y los 50,000 pesos.

Las etapas del cáncer de mama

6
cancer
cancer  cancer  (Foto: Especial)

El diágnóstico por etapas se presenta de la siguiente forma:

* Etapa 0 o in situ: Es un tumor precoz que puede llegar a otros tejidos. Atenderlo de inmediato casi siempre garantiza un 100% de curación.

* Etapa 1: La bolita tiene un tamaño menor a dos centímetros y permanece en la mama. Las probabilidades de curación son cercanas al 90%.

* Etapa 2: Existen dos variantes. En la primera el cáncer mide menos de dos centímetros, pero ha llegado a los ganglios de las axilas, y en la segunda variante, el tumor tiene entre 2 y 5 cm sin llegar a la zona axilar. En este caso, las probabilidades de curación son del 50 al 80%.

* Etapa 3: Mide menos de 5 cm, ya se ha diseminado por los ganglios linfáticos axilares (bajo el brazo) y se ha adherido a otras estructuras. También puede extenderse a la piel, al área de las costillas o los músculos pectorales.

* Etapa 4: El cáncer ya ha invadido otros órganos del cuerpo: huesos, pulmones, hígado, cerebro, ganglios del cuello o cerca de la clavícula. En este caso ya no hay cura; sin embargo, se recurre a otro tipo de tratamientos para mejorar y alargar la vida de la paciente como las terapias blanco, a base de otros medicamentos.

Fuente: National Cancer Institute; Dra. Patricia Cortés, jefa del Servicio de Oncología Médica del Centro Médico Nacional Siglo 21.

Las investigaciones genómicas

7
microscopio
microscopio  microscopio  (Foto: Cortesía SXC)

Las investigaciones del genoma humano han comenzado a rendir sus primeros frutos en el terreno del cáncer mamario.

El laboratorio de Oncogenómica del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) realizó un estudio a 7,000 mujeres para detectar marcadores de riesgo de padecer cáncer de mama, encontrando que existen siete que elevan el riesgo entre el 1 y el 2%, de acuerdo con el doctor Alfredo Hidalgo.

También se investigan las alteraciones del ADN y la expresión genética para identificar nuevos subtipos de tumores.

"Acabamos de hacer un estudio con Carolina del Norte y encontramos la prevalencia en población mexicana", subraya el especialista.

Según los resultados de 100 muestras:

* 15% presentó tipo basal, que es uno de los más agresivos.

* 16% el conocido como HER2, que también es muy agresivo.

* 28% Luminar A.

* 22% Luminar B.

* 19% Normal.

"Además, ya que existe el tumor, podremos saber si sus genes expresan un riesgo de recaída después de la operación en un periodo de cinco años. Otro beneficio es conocer la respuesta a los diferentes esquemas de quimioterapia".

En el mercado existen pruebas para medir genes cancerígenos como la Oncotype DX de Genommic Healt, que estudia 21 genes del tumor en pacientes con cáncer de mama de estadios I y II.

Esto permite a los médicos oncólogos, cirujanos y patólogos decidir el tratamiento idóneo para la paciente y la probabilidad de una recurrencia de su cáncer de mama a 10 años; sin embargo, el costo es de 3,500 dólares, unos 44,000 pesos.

El especialista mexicano prevé que en los próximos cinco años México podría contar con pruebas propias a mucho menor costo.