Sinestesia: cuando los sentidos hacen 'poesía' en el cerebro

Científicos mapean la sinestesia, una condición mental en la cual las personas pueden leer colores, oler sonidos y saborear el tacto
sabores
sinestesia  sabores  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Elizabeth Landau
Autor: Elizabeth Landau
(Reuters) -

Para un especial 2% de la población, el mundo es un poco más surrealista.

En una condición llamada sinestesia, existen conexiones adicionales entre las partes del cerebro relacionadas a sentidos individuales. La experiencia varía, pero la más común es cuando los números, letras, sonidos e incluso rostros parecen tener colores asociados que la mayoría de la gente no ve. Para algunos, sólo es una asociación; otros realmente creen que pueden ver esos colores.

La condición también existe en otros sentidos, como cuando tocar una superficie, ya sea más lisa o rugosa, hace que la comida sepa más dulce, o menos dulce. Incluso hay quienes sienten los sonidos como si se tratara de cambios en la temperatura.

Ahora, los científicos tienen nuevas pistas sobre cómo el cerebro de la gente con sinestesia crea estas aparentemente extrañas percepciones. El experto en sinestesia V.S. Ramachandran, de la Universidad de California en San Diego, presentó los hallazgos esta semana en una conferencia de prensa en Neuroscience 2010, en la reunión de la Sociedad de Neurociencia.

Entre los hallazgos se encuentra el hecho de que el hipocampo, una región cerebral esencial para la memoria, tiene conexiones extra en la gente que dice que ciertos números los remiten a colores en particular. En contraste, las áreas sensoriales del cerebro muestran mayor conectividad entre la gente que realmente cree ver los colores en los números.

Aún así, existen diferentes mecanismos neurales para estos dos niveles de sinestesia, según Romke Rouw, de la Universidad de Amsterdam.

Este estudio también descubrió que la gente con sinestesia puede tener más materia blanca, indicando una mayor conectividad en la circunvolución fusiforme, una zona del cerebro que procesa formas, colores y significados.

“Lo mejor que te puede pasar en la neurociencia es tener un fenómeno psicológico, raro y extraordinario y poder catalogarlo en términos de conexiones en el cerebro, con base en los genes”, dijo Ramachandran.

Las investigaciones presentadas por David Brang en la Universidad de California, en San Diego, sugieren que el cerebro de las personas con sinestesia emplea la mayor conectividad para transferir información de un área a otra. Él y sus colegas usaron la magnetoencefalografía, un método para grabar la actividad cerebral. Mostraron que la actividad en el cerebro de las personas con sinestesia fluye de las áreas visuales a las áreas de procesamiento visual al reconocer un número, y después se traslada a la zona de color del cerebro, entre 5 y 10 milisegundos después. Esto no ocurrió entre los participantes que no tienen la condición.

Ramachandran y sus colegas también identificaron un gen que parece participar en la condición. Aunque la sinestesia no necesariamente hace que la gente sea más artística, sí parece tener más presencia entre las personas creativas, por ejemplo, el literato Vladimir Nabokov, el físico Richard Feynman y el compositor Franz Liszt. La teoría de Ramachandran es que, genéticamente, la sinestesia ha persistido en los humanos a través de los siglos por su asociación con la creatividad.

Además de ver colores donde de otra forma no los habría, otros efectos de la sinestesia son incluso más misteriosos, por ejemplo, hay quien asocia los números con masculino y femenino.

Muchas personas con hijos autistas preguntan a Ramachandran y a Brang sobre la relación entre el autismo y la sinestesia, pues sus hijos parecen tener anormalidades sensoriales similares a las de esta condición. La relación no ha sido probada científicamente, pero Brang cree que sí podría haber alguna conexión.

En literatura, la sinestesia es la figura retórica que mezcla dos o más sentidos, como “dulce suavidad” o “azul melancolía”.

Ahora ve